Tapiró, el pin­tor de Tán­ger

AR - - PLANES -

Re­des­cu­bre la fi­gu­ra y la obra de un pin­tor ol­vi­da­do cu­ya fa­ma fue in­ter­na­cio­nal.

Han pa­sa­do cien años des­de su muer­te y su obra, dis­per­sa por me­dio mun­do, vuel­ve a ocu­par un lu­gar des­ta­ca­do en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal de la pintura orien­ta­lis­ta. Pe­ro el ol­vi­do ha he­cho me­lla en su fi­gu­ra y mu­chos desconocen quién fue Jo­sep Tapiró.

Na­ci­do en Reus, fue el pri­mer pin­tor de la pe­nín­su­la que se ins­ta­ló en Tán­ger, en 1877, pa­ra po­der así acer­car­se a la vi­da tra­di­cio­nal ma­rro­quí. “Es­te pa­so de­ci­si­vo, cuan­do ya era un ar­tis­ta re­co­no­ci­do y con ta­ller en Roma, le lle­vó mu­cho más le­jos que a la ma­yo­ría de los pin­to­res orien­ta­lis­tas”, afir­ma el co­mi­sa­rio de la mues­tra, Jor­di À. Carbonell.

Tapiró ha­bía des­cu­bier­to Tán­ger años an­tes, en 1871, du­ran­te un via­je en com­pa­ñía de sus ami­gos pin­to­res Ma­rio For­tuny y Ber­nar­do Fe­rrán­diz. Fas­ci­na­do por la ciu­dad, don­de al­can­zó tan­to re­co­no­ci­mien­to que pu­sie­ron su nom­bre a la ca­lle don­de te­nía su es­tu­dio, se que­dó a vi­vir allí to­da su vi­da.

Su rea­lis­mo lo­gró una apro­xi­ma­ción ca­si cien­tí­fi­ca a una so­cie­dad con la que mu­chos so­ña­ban y en la que él con­si­guió en­trar en lu­ga­res ve­da­dos a ex­tran­je­ros. Has­ta se cuen­ta que se dis­fra­zó pa­ra co­lar­se en un gi­ne­ceo y asis­tir a la ce­re­mo­nia de pre­pa­ra­ción de una no­via. Con esos mim­bres, lo­gró pin­tar las fas­ci­nan­tes y elo­gia­das acua­re­las que ven­dió en Lon­dres a pre­cios ele­va­dos y de las que hoy po­de­mos dis­fru­tar en Bar­ce­lo­na.

1

2

3 1. Pa­ra­che, el bailarín de Ma­rra­kech. 2. Be­lle­za tan­ge­ri­na. 3. Jo­sep Tapiró con el pin­tor Jo­sep Llo­ve­ra y un ami­go en su es­tu­dio de Tán­ger en 1892. 4. Retrato de Jo­sep Tapiró ves­ti­do de tan­ge­rino en 1880, to­ma­do por el fo­tó­gra­fo An­to­nio Ca­vi­lla.

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.