“De pe­que­ña que­ría qui­tar­me las pe­cas. Aho­ra me las cui­do pa­ra que no sal­gan mas”

AR - - BELLEZA -

Be­lén lle­ga pun­tual a nues­tra cita, con la ca­ra la­va­da: es­tá gua­pa. In­con­ta­bles pe­cas la ador­nan “y ca­da año más, pe­ro es­tá con­tro­la­do”. Ha­bla y ríe ca­si con la mis­ma fre­cuen­cia... y no ca­lla. Es­tá desean­do des­can­sar: “Me que­dan tres días de ro­da­je con la se­rie Amar es pa­ra siem­pre, y ne­ce­si­to re­car­gar las pi­las pa­ra vol­ver a to­pe”, nos cuen­ta. Ha si­do un año lleno de pro­yec­tos y bue­nas no­ti­cias. ¿La más emo­cio­nan­te? “Mi no­mi­na­ción al Go­ya por 15 años y un día, de Gra­cia Que­re­je­ta”. Nos cuen­ta que va a po­ner rum­bo al sur en cuan­to aca­be la se­sión. Bus­ca sol, pe­ro sa­be que es un ar­ma de do­ble fi­lo pa­ra su piel. Pre­ci­sa­men­te por eso Be­lén pro­ta­go­ni­za nues­tra se­sión de fo­tos, por­que que­re­mos ha­blar de pe­cas, man­chas, tono de­sigual en el ros­tro... con ella, que, co­mo di­ce, “en eso ten­go un más­ter”, y con Elio Es­té­vez, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción Cien­tí­fi­ca de Olay y gran co­no­ce­dor del te­ma.

Pe­cas, ¿pa­ra qué os quie­ro?

“De pe­que­ña que­ría qui­tár­me­las: no me gus­ta­ba te­ner tan­tas y em­pe­cé a in­ves­ti­gar có­mo ha­cer­lo. Cuan­do en­ten­dí que no era po­si­ble me di cuen­ta de que me ha­cían muy es­pe­cial y co­men­cé a cui­dar­las pa­ra man­te­ner­las en el me­jor es­ta­do po­si­ble y evi­tar que apa­re­cie­ran mu­chas más”. Así cuen­ta Be­lén có­mo hi­zo su­ya la má­xi­ma: “Si no pue­des con tu enemi­go, úne­te a él”. Las pe­cas son man­chas pig­men­ta­rias pro­du­ci­das por el sol, pe­ro no son las úni­cas. “Ade­más de las pe­cas y los lu­na­res, hay otro ti­po de man­chas, co­mo los lentigos y melasmas. To­das tie­nen re­la­ción di­rec­ta con una ex­po­si­ción ex­ce­si­va al sol sin la pro­tec­ción ade­cua­da”, ex­pli­ca Elio. Aun­que hay una di­fe­ren­cia en­tre ellas, el me­las­ma (o cloas­ma) es­tá re­la­cio­na­do con fac­to­res hor­mo­na­les y son más pro­pen­sas a te­ner­los las mu­je­res em­ba­ra­za­das o las que to­man an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les. Por el con­tra­rio, cual­quier per­so­na, hom­bre o mu­jer, es sus­cep­ti­ble de desa­rro­llar lentigos. “Ade­más de la edad y el sol, hay otros fac­to­res que ‘fa­ci­li­tan’ que las man­chas apa­rez­can: pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, ma­la ali­men­ta­ción, tono de piel ex­ce­si­va­men­te cla­ro...”, apun­ta Es­té­vez.

Siem­pre pro­te­gi­da

“No te voy a en­ga­ñar –se po­ne se­ria Be­lén–: no soy mu­cho de cre­mas de sol por­que sue­len te­ner una tex­tu­ra de­ma­sia­do den­sa que no me gus­ta. Pe­ro co­mo es­toy con­cien­cia­da in­ten­to usar cre­mas hi­dra­tan­tes con pro­tec­ción. Aho­ra es­toy con 3 Áreas

de cui­da­dos in­ten­si­vos, de Olay, que tie­ne un SPF 30 y es bas­tan­te li­ge­ra”. En es­te pun­to Elio es ta­jan­te: “Es in­dis­pen­sa­ble usar un pro­tec­tor a dia­rio con un SPF mí­ni­mo de 15 pa­ra el in­vierno y un 30 pa­ra el ve­rano”. Y es que el cos­mé­ti­co an­ti­edad más efi­caz, se­gún la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía, es un buen pro­tec­tor so­lar. Pe­ro ¿bas­ta pa­ra pre­ve­nir las man­chas? No siem­pre, so­bre to­do en el ca­so de las man­chas con com­po­nen­te hor­mo­nal.

Cos­mé­ti­ca pa­ra pre­ve­nir

“Del mis­mo mo­do que ocu­rre con las lí­neas de ex­pre­sión o las arru­gas, no es po­si­ble bo­rrar o pre­ve­nir al 100 % las man­chas úni­ca­men­te con el uso de cos­mé­ti­cos. Pe­ro sí es fac­ti­ble una re­duc­ción y un re­tra­so de su apa­ri­ción, tal y co­mo mues­tran los di­ver­sos es­tu­dios que se han he­cho a es­te res­pec­to”, cuen­ta Elio Es­té­vez. En el ca­so de que una man­cha de co­lor ma­rrón sea muy in­ten­sa y per­sis­ta en la piel se po­dría plan­tear el uso de tra­ta­mien­tos lá­ser pa­ra eli­mi­nar­la (aun­que si es hor­mo­nal pue­de vol­ver a apa­re­cer). Be­lén Ló­pez lo ha he­cho al­gu­na vez: “Yo ha­bi­tual­men­te uti­li-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.