Se­gu­ro que has oí­do ha­blar de él en for­ma de in­yec­cio­nes an­ti­edad. Pe­ro ¿sa­bías que el áci­do hia­lu­ró­ni­co tam­bién es­tá pre­sen­te en los cos­mé­ti­cos que usas ca­da día?

AR - - BELLEZA - Tex­to: LE­TI­CIA AL­BI

Las in­yec­cio­nes de áci­do hia­lu­ró­ni­co son, des­de ha­ce quin­ce años, el tra­ta­mien­to es­tre­lla pa­ra lo­grar un ros­tro más jo­ven. Es­tas in­fil­tra­cio­nes (en su ver­sión re­ti­cu­la­da) re­lle­nan las arru­gas des­de el in­te­rior y con­si­guen así una piel más li­sa. Sin em­bar­go, las vir­tu­des de es­te po­de­ro­so ac­ti­vo no se que­dan so­lo en su po­der an­ti­edad. De he­cho, su prin­ci­pal pro­pie­dad es cap­tar y re­te­ner el agua de la piel, pa­ra man­te­ner­la pro­fun­da­men­te hi­dra­ta­da. Por ello no es de ex­tra­ñar que se ha­ya con­ver­ti­do en un in­gre­dien­te fun­da­men­tal en mu­chas cre­mas, y no so­lo an­ti­edad.

¿Qué es?

Es una sus­tan­cia pre­sen­te de for­ma na­tu­ral en nues­tro or­ga­nis­mo, pues se en­cuen­tra tan­to en las ar­ti­cu­la­cio­nes co­mo en los car­tí­la­gos, y por su­pues­to tam­bién en la piel. Se ca­rac­te­ri­za por re­lle­nar el es­pa­cio en­tre las fi­bras cu­tá­neas, lo que lo con­vier­te en un ex­tra­or­di­na­rio agen­te hi­dra­tan­te. “Re­vi­ta­li­za la piel de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea apor­tan­do sua­vi­dad, elas­ti­ci­dad y fres­cu­ra”, co­men­ta Pe­dro Ca­ta­lá, cos­me­tó­lo­go y fun­da­dor de Twel­ve Beauty Su se­cre­to es­tá en su ca­pa­ci­dad pa­ra ab­sor­ber agua, has­ta mil ve­ces su pe­so en lí­qui­do. “Es muy efi­caz pa­ra atraer y fi­jar mo­lé­cu­las de agua a la piel”, aña­de Pe­dro. Por ello, el buen as­pec­to de nues­tro ros­tro es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con es­te po­de­ro­so in­gre­dien­te, que apor­ta ter­su­ra, tur­gen­cia y man­tie­ne la piel fle­xi­ble y sua­ve. Aun­que su prin­ci­pal efec­to es el de hi­dra­tar, co­mo con­se­cuen­cia tam­bién pue­de te­ner una fun­ción an­ti­edad, al ayu­dar a man­te­ner la piel más elás­ti­ca. Co­mo ase­gu­ra Pe­dro, “una piel se­ca y po­co cui­da­da es mas pro­pen­sa a en­ve­je­cer de for­ma más rá­pi­da”.

¡No lo pier­das!

Con el pa­so del tiem­po, nues­tra piel va en­ve­je­cien­do, y el ca­pi­tal de áci­do hia­lu­ró­ni­co pre­sen­te en la ca­pa me­dia de la piel, la der­mis, va dis­mi­nu­yen­do

Al es­tar pre­sen­te de for­ma na­tu­ral en nues­tra piel, su in­cor­po­ra­ción en cre­mas y otros cos­mé­ti­cos no crea pro­ble­mas de in­to­le­ran­cia, por lo que es ap­ta pa­ra to­do ti­po de pie­les, in­clu­so las más de­li­ca­das. Su fun­ción, ade­más de hi­dra­tar, es la de fa­ci­li­tar la pe­ne­tra­ción de otras sus­tan­cias en las ca­pas más pro­fun­das.

A ve­ces cree­mos que si nues­tra piel es gra­sa o mix­ta, un in­gre­dien­te hi­dra­tan­te va a au­men­tar el ni­vel de se­bo, pe­ro no es así. En pa­la­bras de la der­ma­tó­lo­ga, “el áci­do hia­lu­ró­ni­co por sí mis­mo no apor­ta gra­sa, y es que ‘hi­dra­tar’ sig­ni­fi­ca ‘apor­tar agua’ a la piel, no nu­trir­la”. Por eso las cre­mas ri­cas en áci­do hia­lu­ró­ni­co son ap­tas pa­ra las pie­les se­cas y tam­bién pa­ra las mix­tas y gra­sas.

Es im­po­si­ble fre­nar la pér­di­da de áci­do hia­lu­ró­ni­co en nues­tra piel, eso es un he­cho, pe­ro po­de­mos apor­tar­le un plus pa­ra me­jo­rar su as­pec­to ex­terno. ¿Có­mo? Con pro­duc­tos

Pe­se a que siem­pre que ha­bla­mos del áci­do hia­lu­ró­ni­co pa­re­ce que ha­bla­mos de in­yec­cio­nes, lo cier­to es que su ver­sión en cre­ma es, aun­que me­nos co­no­ci­da, igual­men­te efec­ti­va pa­ra lo­grar un ros­tro cui­da­do. Tal y co­mo ase­gu­ra Pe­dro Ca­ta­lá, “los pro­duc­tos que con­tie­nen áci­do hia­lu­ró­ni­co ayu­dan a las pie­les se­cas y ma­du­ras a re­cu­pe­rar la elas­ti­ci­dad na­tu­ral que inevi­ta­ble­men­te se re­du­ce con el pa­so del tiem­po. Con la edad, la con­cen­tra­ción de áci­do hia­lu­ró­ni­co en la ma­triz ex­tra­ce­lu­lar [es de­cir, el es­pa­cio en­tre las cé­lu­las del der­ma) se re­du­ce: por es­ta ra­zón los pro­duc­tos con es­te in­gre­dien­te ayu­dan a man­te­ner la piel elás­ti­ca y más hi­dra­ta­da”.

A la ho­ra de apli­car el áci­do hia­lu­ró­ni­co en cre­ma en el ros­tro hay dos for­mas en las que po­de­mos ha­cer­lo. La pri­me­ra es con fór­mu­las a ba­se de mi­ni­mo­lé­cu­las, que al te­ner un pe­so mo­le­cu­lar ba­jo pe­ne­tran me­jor en la piel, y de es­te mo­do se con­si­gue “no so­lo un efec­to hi­dra­tan­te, sino tam­bién uno tem­po­ral de re­lleno de arru­gas en el ros­tro”, co­men­ta el cos­me­tó­lo­go Pe­dro Ca­ta­lá. La segunda es uti­li­zan­do mo­lé­cu­las de ma­yor ta­ma­ño, que no son ab­sor­bi­das por la piel y que crean una pe­lí­cu­la permea­ble e in­vi­si­ble ca­paz de man­te­ner la hi­dra­ta­ción en la su­per­fi­cie cu­tá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.