Dis­fru­tar el pre­sen­te

AR - - REFLEXIÓN -

Hay una ex­pre­sión zen que sig­ni­fi­ca “des­vin­cu­lar­se del an­tes y del des­pués”.

Sig­ni­fi­ca que no de­be­mos arre­pen­tir­nos del pa­sa­do ni preo­cu­par­nos por el fu­tu­ro, sino vi­vir ple­na­men­te el pre­sen­te y el aho­ra y es­for­zar­nos al má­xi­mo pa­ra no arre­pen­tir­nos pos­te­rior­men­te. Si apli­ca­mos es­ta idea a la pu­ri­fi­ca­ción del es­pí­ri­tu me­dian­te la lim­pie­za se­ría: “No de­jes pa­ra mañana lo que pue­das ha­cer hoy”.

Hoy día to­do el mun­do an­da muy aje­trea­do. ¿Quién no ha vuel­to a ca­sa ago­ta­do y se ha que­da­do dor­mi­do de­jan­do los pla­tos y la co­la­da sin la­var?

Pe­ro al día si­guien­te, al des­per­tar­nos, no nos sen­ti­mos pre­ci­sa­men­te fres­cos ni des­can­sa­dos. Em­pe­zar un nue­vo día ro­dea­do por la su­cie­dad del día an­te­rior ha­ce que nos sin­ta­mos ape­sa­dum­bra­dos. Y no se de­be úni­ca­men­te a que se­gui­mos ro­dea­dos por el des­or­den y la su­cie­dad del día an­te­rior, sino por­que

nos acos­ta­mos sin­tién­do­nos cul­pa­bles y esa sen­sa­ción ator­men­tó nues­tra con­cien­cia a lo lar­go de la no­che.

Al­gu­nos in­clu­so sue­ñan que es­tán lim­pian­do, y cuan­do por fin ter­mi­nan de lim­piar se des­pier­tan y tie­nen que ocu­par­se de nue­vo de la lim­pie­za en el mun­do real.

“Des­vin­cu­lar­se del an­tes y el des­pués”. No arre­pen­tir­nos del pa­sa­do ni preo­cu­par­nos por el fu­tu­ro.

Vi­vir ple­na­men­te el día a día no es sim­ple­men­te una ac­ti­tud, sino un prin­ci­pio que de­be ir acom­pa­ñan­do nues­tras ac­cio­nes. De­jar las co­sas pa­ra el día si­guien­te o arras­trar preo­cu­pa­cio­nes del día an­te­rior equi­va­le a sem­brar pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos que de­be­mos eli­mi­nar. Cuan­to más tiem­po de­je­mos que las im­pu­re­zas man­chen nues­tro es­pí­ri­tu, más es­fuer­zo cos­ta­rá eli­mi­nar­las.

No de­je­mos pa­ra mañana lo que po­da­mos ha­cer hoy, y dis­fru­te­mos del día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.