La his­to­ria de tres mu­je­res em­pren­de­do­ras pa­ra re­con­ver­tir­se la­bo­ral­men­te en tiem­pos de cri­sis.

Con pa­sión, mu­cha te­na­ci­dad y plan­tán­do­le ca­ra al mie­do y a los pre­jui­cios, han he­cho reali­dad su ma­yor ilu­sión. In­te­li­gen­tes y lu­cha­do­ras, es­tas tres em­pren­de­do­ras nos con­fie­san có­mo se han re­con­ver­ti­do pro­fe­sio­nal­men­te en tiem­pos di­fí­ci­les.

AR - - SUMARIO - Tex­to: VIR­GI­NIA MA­DRID. Fo­tos: NU­RIA SERRANO.

Se sue­le de­cir que quien no apues­ta no ga­na. Es­te pue­de ser el le­ma de las per­so­nas va­lien­tes, que tras que­dar­se sin tra­ba­jo se lan­zan a em­pren­der un nue­vo pro­yec­to. Ma­ría, Su­sa­na y Mar­ta son tres mu­je­res en bus­ca de un sue­ño. Con co­ra­je, en­tu­sias­mo y, por su­pues­to, mu­cho tra­ba­jo, han ini­cia­do una nue­va an­da­du­ra la­bo­ral. Se han va­li­do de su in­ge­nio, su ta­len­to y una bue­na do­sis de co­ra­je pa­ra ti­rar ade­lan­te en­fren­tán­do­se a sus ma­yo­res te­mo­res. Eins­tein de­cía que “en tiem­pos de cri­sis, so­lo la ima­gi­na­ción es más im­por­tan­te que el co­no­ci­mien­to”. Con es­tos dos fac­to­res co­mo prin­ci­pa­les ar­mas, es­tas mu­je­res le po­nen ros­tro a ese 36,4 % de nue­vas em­pren­de­do­ras que hay en nues­tro país.

MA­RÍA DE LA RI­CA La ilu­sión de con­ver­tir­se en em­pre­sa­ria

Es la tran­qui­li­dad y la se­re­ni­dad per­so­ni­fi­ca­da. Sin em­bar­go, a sus 31 años Ma­ría se cre­ce an­te las di­fi­cul­ta­des. Así fue co­mo, tras que­dar­se sin tra­ba­jo ha­ce tres años, de­ci­dió crear jun­to con una ami­ga de la uni­ver­si­dad Pretty Events, una em­pre­sa de­di­ca­da a la or­ga­ni­za­ción de even­tos, pre­sen­ta­cio­nes y bo­das.

Tra­ba­ja­bas en una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción, y con la cri­sis pe­gan­do fuer­te te que­das­te sin tra­ba­jo. Sí, lle­va­ba ca­si cua­tro años en una agen­cia rea­li­zan­do pre­sen­ta­cio­nes de mo­da y ac­cio­nes de re­la­cio­nes pú­bli­cas. Me en­tu­sias­ma­ba mi tra­ba­jo, por­que soy li­cen­cia­da en Di­se­ño de Mo­da y, ade­más, ca­da día su­po­nía un nue­vo re­to pa­ra mí. Pe­ro hu­bo re­cor­tes en la em­pre­sa y me que­dé sin tra­ba­jo.

¿Có­mo afron­tas­te es­ta nue­va eta­pa? Al prin­ci­pio, re­gu­lar. Ver­me en ca­sa sin te­ner na­da que ha­cer se me hi­zo muy cues­ta arri­ba. Era la pri­me­ra vez que me iba al pa­ro y re­cuer­do que me so­bra­ban ho­ras en el día. Me abu­rría mu­cho. Ade­más, por mi ca­rác­ter ne­ce­si­to sen­tir­me útil y desa­rro­llar­me a ni­vel pro­fe­sio­nal, y du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas me sen­tí muy frus­tra­da. Re­co­noz­co que fue una eta­pa bas­tan­te com­pli­ca­da.

Y ¿qué de­ci­dis­te ha­cer? Re­fle­xio­nar, re­fle­xio­nar y re­fle­xio­nar so­bre qué ha­cer con mi vi­da. De re­pen­te, me di cuen­ta de que no sa­bía ha­cia dón­de en­ca­mi­nar mis pa­sos a ni­vel la­bo­ral. To­do eran du­das y te­mo­res. En­ton­ces, pe­dí con­se­jo a mi pa­dre y a mis ami­gos. To­dos me ani­ma­ron a que mon­ta­ra algo por mi cuen­ta. Y a fue­go len­to y tras con­sul­tar­lo mu­chas no­ches con la almohada, se fue ges­tan­do la idea de crear un ne­go­cio re­la­cio­na­do con los even­tos.

En­ton­ces, creas­te Pretty Events. Sí, en 2011. Me bus­qué una so­cia pa­ra em­pren­der es­ta aven­tu­ra: mi ami­ga Olaya Fer­nán­dez, que tra­ba­ja­ba co­mo di­se­ña­do­ra y se aca­ba­ba de que­dar sin em­pleo tam­bién. Des­de el prin­ci­pio tu­vi­mos cla­ro que for­má­ba­mos un buen equi­po. Ella es muy bue­na en la par­te crea­ti­va y en to­do lo re­fe­ren­te a la de­co­ra­ción, y yo me mue­vo co­mo pez en el agua en la par­te de már­ke­ting. Y con mul­ti­tud de pro­yec­tos por ha­cer, nos lan­za­mos a la pis­ci­na.

¿Qué re­cuer­dos guar­das de tus ini­cios? Co­men­za­mos des­de ce­ro. A tra­vés de un co­no­ci­do, nos de­ja­ron un des­pa­cho, com­pra­mos unos mue­bles de

segunda mano, di­mos de al­ta una lí­nea de te­lé­fono con In­ter­net y em­pe­za­mos a bus­car clien­tes. No te­nía­mos ho­ra­rio y tra­ba­já­ba­mos in­clu­so los fi­nes de se­ma­na. Po­co a po­co y tras ha­ber te­ji­do una bue­na red de con­tac­tos, nos em­pe­za­ron a caer las pri­me­ras bo­das de ami­gos y co­no­ci­dos, y ¡ge­nial! Fue en­ton­ces, cuan­do nos di­mos cuen­ta de que nues­tra ilu­sión se ha­bía he­cho reali­dad y en­ci­ma fun­cio­na­ba. La sa­tis­fac­ción y el or­gu­llo por el tra­ba­jo bien he­cho eran in­men­sos.

Sur­gen en­ton­ces, nue­vos re­tos en tu vi­da. Sí. En oto­ño de ese mis­mo año me pro­pu­sie­ron par­ti­ci­par co­mo co­pi­lo­to en el Rally Pa­rís Da­kar y acep­té. Siem­pre me ha apa­sio­na­do el mun­do de la au­to­mo­ción, y rea­li­zar es­ta tra­ve­sía por el de­sier­to era otro de mis sue­ños. Así que de­jé Pretty Events en ma­nos de mi so­cia y me cen­tré en dis­fru­tar al má­xi­mo de es­ta inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia en el de­sier­to du­ran­te ca­si quin­ce días.

Y en sep­tiem­bre de 2013 em­pe­zas­te tam­bién a tra­ba­jar en una mul­ti­na­cio­nal de pu­bli­ci­dad. Te­nía mu­chas ga­nas de des­cu­brir el tra­ba­jo en una gran mar­ca en el mun­do del már­ke­ting. Y co­mo ade­más ese año tu­vi­mos un des­cen­so en la or­ga­ni­za­ción de bo­das y even­tos en nues­tra em­pre­sa, pen­sé que de­bía apro­ve­char es­ta nue­va opor­tu­ni­dad. En la ac­tua­li­dad, me ocu­po de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.