A pun­to de es­tre­nar dis­co tras tres años de si­len­cio, char­la­mos con la can­tan­te so­bre el amor, la fa­mi­lia y la amis­tad.

AR - - SUMARIO - Tex­to: RO­SA AL­VA­RES

Des­pués de tres años de si­len­cio, Amaia nos pre­sen­ta ‘Si Dios quie­re yo tam­bién’ en una en­tre­vis­ta que se con­vier­te en una char­la de ami­gas.

Si tu­vié­ra­mos que de­fi­nir a Amaia por nues­tro en­cuen­tro, las dos pa­la­bras que pri­me­ro nos ven­drían a la ca­be­za se­rían ‘cer­ca­na’ y ‘po­si­ti­va’. Lle­ga a nues­tra cita con pun­tua­li­dad bri­tá­ni­ca, dis­pues­ta a des­cu­brir­nos lo más per­so­nal que su nue­vo dis­co, Si Dios quie­re yo tam­bién (Sony), tie­ne de ella. Lo que pa­re­cía una en­tre­vis­ta al uso se con­vier­te en una es­pe­cie de char­la en­tre ami­gas que ha­ce tiem­po que no se ven. ¡ Aun­que en­tre­vis­ta­do­ra y can­tan­te ni si­quie­ra se co­no­cie­ran!

A pe­sar de ese si­len­cio con el que pre­ser­va su vi­da per­so­nal, se no­ta que Amaia sa­be muy bien lo que su­po­ne enamo­rar­se y tam­bién lo que sig­ni­fi­ca ale­jar­se de la per­so­na ama­da: “A es­tas al­tu­ras, pre­fie­ro pen­sar que las re­la­cio­nes nun­ca ter­mi­nan. Sen­ci­lla­men­te, se trans­for­man en otra co­sa. Por­que cuan­do algo pa­re­ce lle­gar a su fin, por mu­cho que nos due­la, en reali­dad es­tá dan­do pa­so a algo nue­vo. Y qui­zá ese amor que se mar­cha po­ne en el ca­mino el que de ver­dad es pa­ra ti. Es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­da de que, en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, lo que nos pa­re­ce que es lo peor que nos po­dría ocu­rrir se con­vier­te en lo me­jor que nos po­dría pa­sar”, di­ce mien­tras re­cuer­da Pa­la­bras, pri­mer sen­ci­llo de su nue­vo dis­co, que na­rra el do­lor de una rup­tu­ra inevi­ta­ble: “Hay mo­men­tos muy du­ros en los que lo más in­te­li­gen­te que se pue­de ha­cer es sa­car una lec­tu­ra po­si­ti­va de lo su­ce­di­do, por­que siem­pre la hay”, aña­de.

Co­mo ami­ga a la que llo­rar en el hom­bro cuan­do las co­sas no van bien, Amaia no de­be de te­ner pre­cio. En nues­tra char­la, sal­pi­ca­da de con­fe­sio­nes, re­sul­ta im­po­si­ble no con­tar­le que Pa­la­bras lle­ga al co­ra­zón de quien la es­cu­cha, que has­ta se es­ca­pa al­gu­na lá­gri­ma al oír­la por pri­me­ra vez: “¡Tú has te­ni­do que vi­vir es­to, por eso te ha to­ca­do en la qui­lla! –di­ce con com­pli­ci­dad–. En ese ca­so, me­jor es­cu­cha Dar­te mi vi­da, un te­ma de­di­ca­do a esa per­so­na que to­da­vía no ha apa­re­ci­do en nues­tras vi­das, pe­ro que sin du­da exis­te pa­ra no­so­tros en al­gún lu­gar del mun­do. ¡Tam­bién pa­ra ti!”.

Si Dios quie­re yo tam­bién es­tá re­ple­to de emo­cio­nes in­ten­sas, de pa­sio­nes, de­sen­ga­ños, du­das, des­pe­di­das... y tam­bién de es­pe­ran­zas: “¡Cla­ro que sí! Siem­pre hay que se­guir ade­lan­te: en el tra­ba­jo, en el amor, en la vi­da... Pue­des ha­cer un al­to en el ca­mino, pe­ro no pa­rar­te por com­ple­to; en­tre otras co­sas, por­que no hay otra op­ción

–ase­gu­ra Amaia–. Co­mo di­go en el te­ma To­do co­ra­zón, ¡no me he da­do por ven­ci­da! Ade­más, la vi­da da tan­tas vueltas que, al fi­nal, to­do se pue­de vol­ver po­si­ble, aun­que en un pri­mer mo­men­to no lo pa­rez­ca”.

AN­TE TO­DO, SI­GUE TU INS­TIN­TO

Uno de los re­cur­sos que Amaia guar­da en su ma­le­ta vi­tal co­mo algo muy va­lio­so es la in­tui­ción, una fa­cul­tad que, se­gún nos ase­gu­ra, nos per­mi­te se­guir cre­cien­do: “Uno no de­be per­der nun­ca ese ins­tin­to. Es im­por­tan­te te­ner con­fian­za en no­so­tros mis­mos y se­guir aque­llo que nos dic­ta nues­tra voz in­te­rior. Es cier­to que, mu­chas ve­ces, nos asus­ta­mos y no le ha­ce­mos ca­so, y así nos pa­sa, que lue­go Amaia e Idoia so­lo se lle­van diez me­ses, así que más que la her­ma­na ma­yor y la me­nor, pa­re­cen me­lli­zas: “¡Si mi ma­dre (en la fo­to, en el cen­tro) nos vis­tió iguales has­ta los 14 años!”, re­cuer­da la can­tan­te rien­do. Hoy per­ma­ne­cen igual de uni­das: “Te­ne­mos una re­la­ción muy es­pe­cial, so­mos un re­fe­ren­te una pa­ra la otra –con­fie­sa–. Idoia tie­ne un ta­len­to in­creí­ble: di­se­ña­do­ra, ilus­tra­do­ra... To­do el con­cep­to vi­sual de Si Dios quie­re yo tam­bién es co­sa su­ya. La por ta­da de Pa­la­bras es­ta­ba re­ple­ta de sím­bo­los y so­lo no­so­tras dos sa­be­mos su sig­ni­fi­ca­do”.

nos aca­ba­mos arre­pin­tien­do”. Y aun­que no se de­cla­ra una per­so­na es­pe­cial­men­te es­pi­ri­tual, re­co­no­ce que siem­pre per­si­gue la cal­ma y el equi­li­brio. Sus mo­men­tos de so­le­dad la ayu­dan a lo­grar­lo: “Creo que pue­des dis­fru­tar mu­cho con­ti­go mis­ma, apren­dien­do de ti mis­ma. Por­que cuan­to más apren­das de ti, más le pue­des dar a quie­nes es­tán con­ti­go. Aun­que re­co­noz­co que tam­bién hay un mo­men­to en el que lo que deseas es dejarte que­rer, de­jar que te mi­men, y eso tam­bién es muy bo­ni­to”.

UN MO­TI­VO PA­RA AL­ZAR LA VOZ

En ese equi­pa­je emo­cio­nal que acom­pa­ña a Amaia Mon­te­ro tam­bién hay un es­pa­cio pa­ra el com­pro­mi­so. La can­tan­te re­co­no­ce que hay mu­chas cau­sas que le ha­cen al­zar la voz, que le due­len, co­mo to­do lo que ocu­rre en nues­tra so­cie­dad con la sa­ni­dad, la edu­ca­ción y, en es­pe­cial, con la in­fan­cia: “En reali­dad, to­do lo que tie­ne que ver con los ni­ños me con­mue­ve pro­fun­da­men­te, por­que me pa­re­cen in­to­ca­bles. To­dos nos me­re­ce­mos, por lo me­nos, una in­fan­cia fe­liz. Des­pués, ya ven­drán los pro­ble­mas de los ma­yo­res. To­dos nos me­re­ce­mos, por lo me­nos, una in­fan­cia dig­na, sin so­bre­sal­tos, con las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y afec­ti­vas cu­bier­tas”.

En ese sen­ti­mien­to tie­nen mu­cho que ver los re­cuer­dos fe­li­ces de cuan­do ella mis­ma era pe­que­ña: “Iba a pes­car atu­nes con mi pa­dre, su­bía­mos al mon­te... ¡yo era un au­tén­ti­co te­rre­mo­to! Y sé que esas vi­ven­cias fe­li­ces siem­pre te acom­pa­ñan y son bá­si­cas pa­ra en­ca­rar la vi­da cuan­do te ha­ces adul­to”, co­men­ta. Y, en un flash­back, si­gue ha­blán­do­nos con una son­ri­sa de aque­lla épo­ca in­fan­til cuan­do, en los via­jes fa­mi­lia­res en co­che, le de­cía a su pa­dre: “Ai­tat­xo, ai­tat­xo... ¡da­le la vuel­ta al ca­se­te, da­le la vuel­ta al ca­se­te!”. Y a pa­pá no le que­da­ba más re­me­dio que vol­ver a po­ner la cin­ta pa­ra oír, por enési­ma vez, la can­ción fa­vo­ri­ta de su in­sis­ten­te hi­ja. Han pa­sa­do mu­chos

“Cuan­do algo pa­re­ce lle­gar a su fin, por mu­cho que due­la, en reali­dad es­tá dan­do pa­so a algo nue­vo y, qui­zá, me­jor”

años, y aque­lla ni­ña si­gue sin­tien­do la mú­si­ca con igual en­tu­sias­mo: “Ha si­do mi pa­sión des­de siem­pre, una for­ma de co­mu­ni­car­me con los de­más –nos con­fie­sa la can­tan­te–. Aun­que tam­bién pen­sa­ba que era muy di­fí­cil de­di­car­me a es­to. ¡Mi­ra que no ha­bría chi­cas que qui­sie­ran can­tar! Y la vi­da me te­nía pre­pa­ra­do es­to. Era mi des­tino...”.

AÑOS PA­RA RE­FLE­XIO­NAR

Tres años es el tiem­po que ha trans­cu­rri­do des­de que Amaia pu­bli­có su úl­ti­mo ál­bum. Sin em­bar­go, ha apro­ve­cha­do muy bien to­dos es­te tiem­po en que no he­mos te­ni­do no­ti­cias de ella: “Lle­va­ba mu­cho sin des­can­sar, ne­ce­si­ta­ba un tiem­po de re­fle­xión. En­tre otras co­sas, por­que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio y vi­tal pa­ra com­po­ner –di­ce–. Hay ve­ces en que es­cri­bo so­bre la mar­cha, mien­tras es­toy de gi­ra, en­tre una co­sa y otra... Pe­ro cuan­do me plan­teo ha­cer un nue­vo dis­co, pa­ra mí se de­tie­ne el mun­do. No es una re­fle­xión cons­cien­te, pe­ro las le­tras van sa­lien­do: tie­nes que que­dar­te en un es­ta­do tan tu­yo, en un es­pa­cio apar­ta­do, tan in­te­rior, en el que vas sa­can­do las con­clu­sio­nes o las sen­sa­cio­nes que te han to­ca­do, que te han con­mo­vi­do, có­mo sien­tes la vi­da. Con la edad, ya no ves las co­sas co­mo cuan­do te­nías vein­te años... Eso de­be de ser la ma­du­rez. Y un dis­co nue­vo su­po­ne una es­pe­cie de ac­tua­li­za­ción de to­do lo que sien­tes. De al­gún mo­do,

ca­da uno de los te­mas que lo con­for­man fun­cio­nan co­mo fo­to­gra­fías ac­tua­les de lo que pien­sas, de lo que te nu­tre, de lo que aho­ra tie­ne prio­ri­dad”.

CON LOS PIES EN LA TIE­RRA

A sus 37 años, Amaia se sien­te una mu­jer con las co­sas muy cla­ras. Ese tiem­po de me­di­ta­ción que ha trans­cu­rri­do en­tre su dis­co an­te­rior y el que nos pre­sen­ta le ha ser­vi­do pa­ra com­pren­der mu­chas co­sas, pa­ra re­co­lo­car pie­zas en su vi­da. Ade­más, es­tá muy sa­tis­fe­cha de esa es­pe­cie de ra­dio­gra­fía emo­cio­nal que su­po­ne su ter­cer ál­bum en so­li­ta­rio, se­gún nos cuen­ta: “Ha si­do un pro­ce­so in­ten­so, me he de­ja­do muy li­bre pa­ra lo que vi­nie­ra. Com­po­ner es un ac­to muy ín­ti­mo, una for­ma de des­nu­dar­se. Es­cri­bir can­cio­nes es una ex­pe­rien­cia li­be­ra­do­ra pa­ra mí, una te­ra­pia que me desaho­ga”. Tras 17 años en el mun­do de la mú­si­ca –cuan­do co­men­zó con La Ore­ja de Van Gogh–, si­gue man­te­nien­do el equi­li­brio, aun­que, con el éxi­to que siem­pre la ha acom­pa­ña­do, en oca­sio­nes pue­da re­sul­tar di­fí­cil no per­der de vis­ta la reali­dad: “In­ten­to man­te­ner los pies en tie­rra fir­me. A ve­ces no lo lo­gras, por­que uno no se ve co­mo lo ven los de­más. Pe­ro es una suer­te ve­nir de una fa­mi­lia sen­ci­lla, con va­lo­res que a mí has­ta me pa­re­ce que ca­si es­tán pa­sa­dos de mo­da. So­mos gen­te ho­nes­ta con las co­sas cla­ras pa­ra ser bue­nas per­so­nas en la vi­da”. Ce­lo­sa de su vi­da per­so­nal, Amaia so­lo de­ja que al­gu­nos de esos sen­ti­mien­tos más ín­ti­mos aso­men por sus can­cio­nes: “Al­gu­nas son bio­grá­fi­cas, otras no. Pe­ro siem­pre me ins­pi­ro en lo co­ti­diano. Lo que me pa­sa a mí, lo que una ami­ga me cuen­ta... Y tam­bién en lo que veo, por­que des­de pe­que­ña soy tre­men­da­men­te ob­ser­va­do­ra”. Ese qui­zá sea el se­cre­to pa­ra co­nec­tar con tan­tí­si­mas per­so­nas a tra­vés de su mú­si­ca: “Me gus­ta­ría creer que esa es la cla­ve del éxi­to, pe­ro no es­toy se­gu­ra. ¡Si lo su­pié­ra­mos, la uti­li­za­ría­mos to­dos! Aho­ra bien, cuan­do en mis can­cio­nes ha­blo de amor, de re­la­cio­nes per­so­na­les, in­ten­to ser rea­lis­ta. Y lo es­cri­bo de una for­ma sen­ci­lla, lla­na, di­rec­ta. Por­que así soy yo”. Esas vir­tu­des su­yas tam­bién cons­ti­tu­yen sus de­fec­tos, que no le cues­ta con­fe­sar: “A ve­ces, uno es su peor enemi­go. Re­co­noz­co que soy muy ca­be­zo­ta, muy per­fec­cio­nis­ta, lo que pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo. Y tam­bién pue­do lle­gar a ser muy in­ten­sa [ri­sas]”.

QUE­DAN EMO­CIO­NES PA­RA RA­TO

Los pró­xi­mos me­ses, Amaia no ten­drá ni un mi­nu­to li­bre en su agen­da, pe­ro no le im­por­ta. Ha dis­fru­ta­do com­po­nien­do y gra­ban­do Si Dios quie­re yo tam­bién, y aho­ra lle­ga el mo­men­to de pre­sen­tar­lo en so­cie­dad. Y se sien­te sa­tis­fe­cha con el re­sul­ta­do. De he­cho, en so­lo unas ho­ras des­de que se pu­so a la ven­ta en iTu­nes, el dis­co se con­vir­tió en uno de los más ven­di­dos de la pla­ta­for­ma. Y su cuen­ta de Twit­ter re­ci­be con­ti­nuos men­sa­jes que di­cen co­sas co­mo “me en­cuen­tro en to­das tus le­tras...”. An­te eso, la can­tan­te no pue­de ex­pre­sar más que gratitud: “Que al­guien con­vier­ta tu mú­si­ca en la ban­da so­no­ra de su vi­da es lo más gran­de a lo que pue­do as­pi­rar. Esa es la me­jor re­com­pen­sa que pue­do ob­te­ner”, con­clu­ye. Des­pués de tres años sin su mú­si­ca, ya iba sien­do ho­ra de re­en­con­trar­nos con Amaia Mon­te­ro. Por­que to­da­vía le que­dan emo­cio­nes in­ten­sas pa­ra ra­to.

Mi her­ma­na, mi ami­ga

4

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.