El psi­có­lo­go Ra­fael San­tan­dreu nos des­ve­la los diez enemi­gos de la fe­li­ci­dad.

Con la ayu­da del psi­có­lo­go Ra­fael San­tan­dreu nos pro­po­ne­mos iden­ti­fi­car y de­rro­tar a los diez ad­ver­sa­rios de la fe­li­ci­dad más re­sis­ten­tes. ¿La me­jor ar­ma? Nues­tra ca­pa­ci­dad de amar.

AR - - SUMARIO - Tex­to: MI­LA FER­NÁN­DEZ

AN­SIE­DAD

1 Cuan­do te fal­ta el ai­re... ¡res­pi­ra y pien­sa!

No pue­des dor­mir, tie­nes un con­ti­nuo nu­do en el es­tó­ma­go, es­tás al bor­de del ata­que de pá­ni­co... Pa­ra San­tan­dreu, la an­sie­dad es uno de los gran­des ma­les de nues­tra so­cie­dad, de­ri­va­do de la ‘ne­ce­si­dad’ de po­seer y del mie­do al fra­ca­so en las dis­tin­tas es­fe­ras de la vi­da: “Pa­ra cal­mar esa an­sie­dad de­be­mos dar­nos cuen­ta de que po­dría­mos des­pren­der­nos de to­do aque­llo que te­me­mos per­der y se­guir sien­do fe­li­ces. En la re­nun­cia es­tá la for­ta­le­za. Si po­de­mos ima­gi­nar que no te­ne­mos que ser hom­bres y mu­je­res de éxi­to, que no te­ne­mos que ser los más lis­tos, gua­pos, sim­pá­ti­cos... ma­ne­ja­re­mos bien lo que te­ne­mos en­tre ma­nos y lo ha­re­mos con ilu­sión, y sin an­sie­dad”. Y si crees que no pue­des eli­mi­nar­la, “en­ton­ces nos te­ne­mos que con­ven­cer de que no nos tie­ne que im­pe­dir ser fe­li­ces, aun­que nos per­si­ga”.

ASERTIVIDAD 2 No ne­ce­si­tas la apro­ba­ción de los de­más

No sa­ber de­cir que no y no atre­ver­nos a ex­pre­sar cier­tas co­sas pue­de lle­var­nos a si­tua­cio­nes in­có­mo­das. San­tan­dreu nos re­cuer­da que no ne­ce­si­ta­mos ser per­fec­tos pa­ra ser fe­li­ces: “En cuan­to asu­mes es­to, des­apa­re­ce el mie­do a que no te aprue­ben. Eso sí, sin con­fun­dir la asertividad con el im­pe­ra­ti­vo o la agre­si­vi­dad, que es la in­ter­pre­ta­ción que ha­cen mu­chos”. Ade­más, el psi­có­lo­go cree que la sin­ce­ri­dad es­tá so­bre­va­lo­ra­da: “Es­tán per­mi­ti­das las men­ti­ri­ji­llas, por­que no so­mos lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ros pa­ra re­ci­bir siem­pre la ver­dad. Tam­po­co es­toy de acuer­do con la exi­gen­cia de de­cir las co­sas a la ca­ra. Al fi­nal, pue­de ocu­rrir que no di­ga­mos lo que que­re­mos de­cir y ter­mi­ne­mos ha­cien­do lo que no que­re­mos”. Y su con­se­jo es­tre­lla: “Si tie­nes que de­cir algo di­fí­cil pue­des re­cu­rrir a la no­ta o el mail por­que pue­des ter­mi­nar di­cién­do­lo de la peor de las ma­ne­ras”.

IRA

3 Tú pue­des con­tro­lar ese mal ca­rác­ter

¿Tu ami­ga te ha vuel­to a de­jar plan­ta­da? ¿A tu pa­re­ja se le ha vuel­to a ol­vi­dar pa­sar por la tin­to­re­ría? ¡Cui­da­do, la ra­bia pue­de ga­nar­te la ba­ta­lla! Que­jar­te con ira o en­fa­da­da en ex­ce­so pue­de des­au­to­ri­zar­te, ade­más de que to­mar una de­ci­sión en esas con­di­cio­nes se ha­ce ca­si im­po­si­ble, pues nues­tra men­te se nu­bla, se blo­quea y se vuel­ve im­pul­si­va: “Te­ne­mos que apren­der que los de­más son im­per­fec­tos y eso es con­sus­tan­cial al hom­bre y al uni­ver­so. Es­to nos ayu­da­rá a con­tro­lar nues­tra ira, a bo­rrar la pa­la­bra ‘que­ja’ y a sus­ti­tuir­la por ‘su­ge­ren­cia’”, afir­ma con­tun­den­te San­tan­dreu. De es­ta ma­ne­ra se­re­mos más com­pren­si­vos y no nos en­fa­da­re­mos tan­to: “La ira, efec­ti­va­men­te, so­lo nos lle­va a em­peo­rar la si­tua­ción. Cuan­do no te en­fa­das, es­tás me­jor emo­cio­nal­men­te y eres ca­paz de su­ge­rir el cam­bio de for­ma agra­da­ble y pa­cí­fi­ca”.

TRIS­TE­ZA

4

Se pue­de con­vi­vir con ella

¿Quién no se ha sen­ti­do aba­ti­do por una pér­di­da, un fra­ca­so o una ad­ver­si­dad? Pa­ra San­tan­dreu no es di­fí­cil aca­bar con es­te sen­ti­mien­to por­que, la ma­yor par­te de las ve­ces, “uno se po­ne tris­te por­que cree que le fal­ta algo, que ha per­di­do algo o que no pue­de ac­ce­der a algo de gran va­lor pa­ra él. Pa­ra com­ba­tir la tris­te­za, de­bes abrir los ojos y dar­te cuen­ta de la abun­dan­cia de co­sas ma­ra­vi­llo­sas que sí tie­nes al­re­de­dor”. Y ¿cuan­do se tra­ta de afron­tar gran­des ad­ver­si­da­des? “Hay ar­gu­men­tos reales pa­ra que eso no te im­pi­da ser fe­liz. Yo co­noz­co gen­te que se ha que­da­do te­tra­plé­ji­ca y es fe­liz”. Pa­ra él, to­do lo que su­ce­de, aun­que sea ma­lo, ofre­ce opor­tu­ni­da­des de ha­cer algo hermoso: “¿Eres ca­paz de ha­cer co­sas va­lio­sas por ti y por los de­más? En la me­di­da que lo ha­gas, se­rás fe­liz”.

5 ¡Que na­da te pa­re!

AD­VER­SI­DAD

La ma­yor par­te de nues­tras que­jas an­te las ad­ver­si­da­des tie­nen que ver con la in­co­mo­di­dad: he per­di­do el tren, se me ha que­ma­do la ce­na... “Si te das cuen­ta de que las co­mo­di­da­des no son im­por­tan­tes pa­ra con­se­guir la fe­li­ci­dad, en­ton­ces las ad­ver­si­da­des de­jan de te­ner re­le­van­cia”. San­tan­dreu, in­clu­so, pre­su­me de re­ce­tar a sus pa­cien­tes in­co­mo­di­da­des: “Ya sé que pa­re­ce ra­ro re­co­men­dar­le a al­guien que ca­da se­ma­na es­co­ja me­ter­se en dos si­tua­cio­nes in­có­mo­das, co­mo ha­cer ayuno to­do un día o no dor­mir. Pe­ro a mu­chos de mis pa­cien­tes les va ge­nial: de­jan de ser cas­ca­rra­bias, de de­pri­mir­se, de que­jar­se de to­do...”. Se­gún el psi­có­lo­go, te­ne­mos en­dio­sa­do el con­cep­to de co­mo­di­dad y eso per­ju­di­ca se­ria­men­te nues­tra fe­li­ci­dad.

6 Tres ya no son mul­ti­tud

CE­LOS

¿Que la apa­ri­ción de un ter­cer miem­bro en la pa­re­ja pue­de con­tri­buir a ha­cer­nos más fe­li­ces? Pa­ra la ma­yor par­te de no­so­tros es­ta fra­se no tie­ne sen­ti­do. Pa­ra San­tan­dreu sí, y así nos lo ex­pli­ca: “Ca­si to­do el mun­do cree que los ce­los son un pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad, de ba­ja au­to­es­ti­ma, pe­ro no: son un pro­ble­ma de ex­ce­si­va mo­no­ga­mia y sen­ti­mien­to de po­se­sión”. Por eso, la apa­ri­ción de un ter­cer ele­men­to que aca­pa­ra el in­te­rés del otro, co­mo pue­de ser la fa­mi­lia, un ami­go o el tra­ba­jo, pue­de agu­di­zar los ce­los. “Con­ven­cer­nos de que la otra per­so­na no es tu­ya es la cla­ve pa­ra de­jar de ator­men­tar a nues­tra pa­re­ja con sos­pe­chas y ma­len­ten­di­dos. So­lo de es­ta ma­ne­ra se pue­de dis­fru­tar de una re­la­ción se­re­na y fe­liz”.

7 No vivimos en un mun­do equi­ta­ti­vo, ¿y qué?

APE­GO A LA JUS­TI­CIA

“No es jus­to que as­cien­dan a mi com­pa­ñe­ra y no a mí”. “Es muy in­jus­to que sea yo la que pa­gue por vues­tra dis­cu­sión”. “¿Por qué me ha to­ca­do a mí es­ta des­gra­cia?”. En la so­cie­dad ac­tual es cons­tan­te la in­ter­pe­la­ción a la jus­ti­cia co­mo cau­san­te de una gran par­te de nues­tras des­di­chas. Pa­ra nues­tro psi­có­lo­go, es­te exa­ge­ra­do ape­go es “una co­sa muy in­fan­til y muy lo­ca. La jus­ti­cia com­ple­ta no exis­te y no la ne­ce­si­tas pa­ra ser fe­liz. Y pues­to que no exis­te, te­ne­mos que ser cons­cien­tes de que va­mos a te­ner un cu­po de in­jus­ti­cias. Lo que pier­des por cul­pa de ellas no es im­por­tan­te. Así que, en vez de que­jar­te, haz co­sas va­lio­sas por los de­más, que lue­go te se­rán de­vuel­tas”.

8 ¿To­do el mun­do con­tra ti?

SUS­CEP­TI­BI­LI­DAD

Vivimos con la erró­nea creen­cia de que to­do el mun­do nos tie­ne que tra­tar bien to­do el tiem­po. Por eso, en mu­chas oca­sio­nes y cir­cuns­tan­cias nos vol­ve­mos hi­per­sen­si­bles y pa­ra­noi­cos an­te los de­más, pro­te­gién­do­nos de quien nos pue­da ofen­der y ais­lán­do­nos. De­jar de ser sus­cep­ti­ble im­pli­ca un du­ro tra­ba­jo. Pa­ra ello San­tan­dreu con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble crear­se una só­li­da au­to­es­ti­ma. ¿Có­mo lo ha­ce­mos? “Con­ven­cién­do­nos de que so­mos ge­nia­les. Y no por­que sea­mos gua­pos, ri­cos, lis­tos... sino por­que so­mos hu­ma­nos con ca­pa­ci­dad de amar, la úni­ca cua­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra te­ner una vi­da vi­bran­te y her­mo­sa. So­lo así, si al­guien nos qui­ta una cua­li­dad o nos in­sul­ta, se­re­mos ca­pa­ces de se­guir sien­do fe­li­ces”.

9 En bus­ca de la en­fer­me­dad te­mi­da

HIPOCONDRIA

Creer que de­trás de un do­lor de ca­be­za hay un tu­mor, exa­mi­nar ca­da uno de los lu­na­res del cuer­po por­que pa­re­ce que tie­nen ma­la pin­ta, bus­car una segunda opi­nión so­bre lo que se ha diag­nos­ti­ca­do co­mo una sim­ple aler­gia... Es­ta desor­bi­ta­da e irra­cio­nal preo­cu­pa­ción por la en­fer­me­dad es cau­sa fre­cuen­te de in­fe­li­ci­dad. De­trás de esa neu­ro­sis se es­con­de el mie­do a la en­fer­me­dad y, so­bre to­do, a la muer­te. “El te­mor a las en­fer­me­da­des se ba­sa en la creen­cia de que si es­tás en­fer­mo no vas a po­der ser fe­liz. ¡Co­mo si no hu­bie­se gen­te fe­liz que es­tá en­fer­ma, y muy en­fer­ma! La segunda preo­cu­pa­ción es el te­mor a la muer­te. Y a es­ta la he­mos de mi­rar de ma­ne­ra di­fe­ren­te a co­mo nos han en­se­ña­do. La muer­te es ne­ce­sa­ria, es bue­na por­que es un pro­ce­so que res­pon­de a unas le­yes na­tu­ra­les, igual que el na­ci­mien­to... Pa­ra un cien­tí­fi­co la muer­te es tan her­mo­sa co­mo un na­ci­mien­to, un pa­sa­je a otro plano...”. Acep­tar­la y en­ten­der­la, la nues­tra y la de nues­tros se­res que­ri­dos, es uno de los te­mas que más neu­ras nos pro­du­cen: “Que yo me mue­ra no de­pen­de de mí y, ade­más, es un pro­ce­so bueno, ne­ce­sa­rio y bo­ni­to. Es el fi­nal del ci­clo. Aun­que no lo en­ten­da­mos, es pre­cio­so”, afir­ma con­ven­ci­do el psi­có­lo­go.

10 ¿Más va­le lo ma­lo co­no­ci­do que lo bueno por co­no­cer?

MIE­DO AL CAM­BIO

Nos pro­du­ce an­gus­tia pen­sar que nues­tros hi­jos tie­nen que aban­do­nar el ho­gar, nos da mie­do cam­biar de tra­ba­jo, nos ate­rro­ri­za que nues­tra pa­re­ja nos pue­da de­jar, nos asus­ta la idea de em­pren­der un ne­go­cio... To­do es­to se tra­du­ce en mie­do a to­mar de­ci­sio­nes, al fin y al ca­bo. Mie­dos que nos pa­ra­li­zan e im­pi­den avan­zar: “Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las per­so­nas sa­nas y fuer­tes es que le echan pa­sión a lo que tie­nen en­tre ma­nos. Pe­ro lo ha­cen lú­di­ca­men­te”. Esa es la cla­ve, to­mar­te ca­da re­to co­mo un jue­go en el que no im­por­ta el re­sul­ta­do, aun­que me­jor si se lo­gra el éxi­to, y se dis­fru­ta de to­do el pro­ce­so: “Eso es po­si­ble por­que son cons­cien­tes de qué es lo esen­cial: co­mer, be­ber y amar la vi­da y a los de­más. Por eso son ca­pa­ces de em­pren­der ne­go­cios, via­jes, re­la­cio­nes y to­da cla­se de pro­yec­tos con la ac­ti­tud del mu­cha­cho que par­ti­ci­pa en un apa­sio­nan­te par­ti­do de fút­bol”. Co­men­zar una nue­va eta­pa la­bo­ral o for­mar par­te de otro gru­po so­cial es so­lo cues­tión de afron­tar­lo co­mo un di­ver­ti­men­to, sa­bien­do que pa­ra ser fe­liz no es ne­ce­sa­rio el éxi­to en ca­da una de las ta­reas que em­pren­da­mos... So­lo dis­fru­tar del ca­mino, sin mie­dos ni com­ple­jos.

El ator­men­ta­do Brick de La ga­ta so­bre el te­ja­do de cinc no sa­be en­fren­tar­se a la gran ad­ver­si­dad de su vi­da: re­co­no­cer su ho­mo­se­xua­li­dad.

En la vi­da de la dul­ce Ame­lie las ad­ver­si­da­des se su­ce­den... Pe­ro ella las es­pan­ta dis­fru­tan­do de los pe­que­ños pla­ce­res de la vi­da.

En Hanna y sus hermanas, Woody Allen da vi­da a un hi­po­con­dria­co que se en­fren­ta a lo ‘me­jor’ que le pue­de pa­sar: que el mé­di­co con­fir­me que pa­de­ce una en­fer­me­dad, qui­zás un tu­mor ce­re­bral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.