Pre­pa­ra tu cuer­po pa­ra su­pe­rar el sín­dro­me post­va­ca­cio­nal.

El sol, el clo­ro, el sa­li­tre... son com­pa­ñe­ros ve­ra­nie­gos que, en ex­ce­so, ha­cen me­lla en nues­tro ros­tro, cuer­po y pe­lo. Pe­ro tran­qui­la: la bue­na no­ti­cia es que pue­den re­cu­pe­rar su vi­ta­li­dad con los cui­da­dos y los tra­ta­mien­tos ade­cua­dos. ¿Es­tás lis­ta pa­ra

AR - - SUMARIO - Tex­to: LE­TI­CIA AL­BI

Da igual dón­de pa­ses tus va­ca­cio­nes: la vuel­ta es siem­pre du­ra, tam­bién pa­ra tu piel y tu pe­lo. Las lar­gas jor­na­das en la pla­ya ya for­man par­te de nues­tros re­cuer­dos, y, sin em­bar­go, se­guir lu­cien­do la ‘piel de ve­rano’, lu­mi­no­sa y lle­na de vi­da es po­si­ble. So­lo ne­ce­si­tas la re­pa­ra­ción ade­cua­da. La cla­ve es­tá, so­bre to­do, en rehi­dra­tar­nos de pies a ca­be­za. ¿Có­mo? Con cos­mé­ti­ca que apor­te agua y tra­ta­mien­tos su­per­re­ge­ne­ra­do­res. Tam­bién con­vie­ne adap­tar nues­tra ru­ti­na de be­lle­za dia­ria a la nue­va tem­po­ra­da, el oto­ño, ya que la piel se pue­de re­sen­tir con el cam­bio de es­ta­ción.

RECUPERA EL

AGUA

El efec­to más evi­den­te que el ve­rano de­ja en la piel es la se­que­dad. ¿Có­mo se ma­ni­fies­ta? Ti­ran­tez, fal­ta de luz, de sua­vi­dad. En de­fi­ni­ti­va, de con­fort, ya que es­tá me­nos elás­ti­ca, más ru­go­sa e in­clu­so pue­de des­ca­mar­se en al­gu­nas zo­nas.

La ra­zón es sen­ci­lla: “Agre­sio­nes co­mo el sol y el ba­ño fre­cuen­te en aguas con clo­ro irri­tan y se­can mu­cho la piel, que pier­de gran par­te de agua en la ca­pa cór­nea. Ade­más, se al­te­ra la ba­rre­ra pro­tec­to­ra de lí­pi­dos que to­dos te­ne­mos de for­ma na­tu­ral”, ase­gu­ra Paloma Bo­rre­gón No­fuen­tes, der­ma­tó­lo­ga de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV) y de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra de Ma­drid: “La di­fe­ren­te hu­me­dad am­bien­tal y los al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción que en­con­tra­mos en las gran­des ciu­da­des tam­bién pue­den au­men­tar la se­que­dad de la piel”, aña­de la der­ma­tó­lo­ga Ma­ría Mar­cos, di­rec­to­ra mé­di­ca de la Uni­dad de Der­ma­to­lo­gía de la Clí­ni­ca Be­te­ré Mar­cos, en Ma­drid.

El ob­je­ti­vo en es­te mo­men­to es rehi­dra­tar y re­ge­ne­rar la piel, tan­to por den­tro, in­gi­rien­do su­fi­cien­tes lí­qui­dos, co­mo por fue­ra, apli­can­do a dia­rio cos­mé­ti­cos que, por una par­te, den de be­ber a la piel y, por otra, evi­ten su eva­po­ra­ción. Pa­ra re­ge­ne­rar­la, Ma­ría Mar­cos re­co­mien­da los pro­duc­tos ri­cos en vi­ta­mi­nas, ya que “es­ti­mu­lan las fun­cio­nes de la piel”. Los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos pro­fe­sio­na­les tam­bién pue­den ser de gran ayu­da pa­ra po­ner­la a pun­to pa­ra la vuel­ta.

CUI­DA­DOS

BÁ­SI­COS

Tras el ve­rano, cuan­do la piel del cuer­po y del ros­tro ha su­fri­do más de lo ha­bi­tual, es ne­ce­sa­rio, se­gún la der­ma­tó­lo­ga Paloma Bo­rre­gón, ha­cer hin­ca­pié en la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.