La im­por­tan­cia DE RE­LA­TI­VI­ZAR

AR - - EN NUESTRO BUZÓN -

Lo he pa­sa­do real­men­te bien con el re­por­ta­je que ha­béis de­di­ca­do a Lu­ján Ar­güe­lles y Nan­cho No­vo. De una ma­ne­ra de­sen­fa­da­da ha­blan un po­co de to­do aque­llo que pa­re­ce se­rio, pe­ro que al fi­nal no lo es tan­to. Me han pa­re­ci­do dos ami­gos que in­ter­cam­bian ideas so­bre las co­sas que, día a día, nos in­tran­qui­li­zan más de lo de­bi­do: el amor ‘con fe­cha de ca­du­ci­dad’, los sen­ti­mien­tos ‘reales’ de los hom­bres, el ‘prín­ci­pe azul’... Gra­cias por ha­ber­nos he­cho pa­sar es­te buen ra­to. Al fi­nal, lo que desea­mos es re­la­ti­vi­zar y tri­via­li­zar to­do aque­llo que – cree­mos– tie­ne más im­por­tan­cia de lo que me­re­ce.

Mer­ce­des Ló­pez Ar­nes­to

EL DE­RE­CHO DE HA­CER­SE MA­YOR Voy a com­prar el pe­rió­di­co a mi quios­co y AR me son­ríe des­de un mon­tón de re­vis­tas api­la­das. La re­vis­ta me atra­pa rá­pi­da­men­te, pe­ro lle­go a la pá­gi­na 45 y en­tro en erup­ción. ¿Be­lle­za zo­nas ín­ti­mas? ¿Pa­ra mu­je­res de 20 a 40? Pe­ro ¿es­to qué es? Es­toy can­sa­da de no po­der ser ma­yor, de que a no­so­tras se nos ha­ble de fla­ci­dez, ce­lu­li­tis, pa­tas de ga­llo y mil y un mi­la­gros pa­ra fre­nar un tiem­po que vivimos día a día por­que se­gui­mos vi­vas, por­que no se mue­re al cum­plir 40 ni 50 ni cual­quier de­ce­na. Por­que es un de­re­cho ser lo su­fi­cien­te­men­te mu­je­res co­mo pa­ra po­der acep­tar­nos ma­yo­res y no sen­tir­nos mal. Por­que la vi­da es más am­plia e ilu­sio­nan­te que sa­car­nos par­ti­do fí­si­co y en­trar en el jue­go de la se­duc­ción. Por­que, se­ño­ras, si no nos se­du­ci­mos a no­so­tras mis­mas y an­da­mos con la mi­ra­da se­ve­ra del que es­pe­ra un cuer­po eter­na­men­te ter­so, se­re­mos eter­na­men­te in­fe­li­ces. Yo, des­de lue­go, no quie­ro aca­bar con la amar­gu­ra del que pien­sa que no le que­da na­da por vi­vir. Un se­cre­to: tam­bién hay com­pre­sas pa­ra pér­di­das pa­ra hom­bres, so­lo que ellos no lo anun­cian. Da qué pen­sar. ¿O no?

Ana P. Ro­drí­guez

SO­LO SE VI­VE UNA VEZ Quie­ro fe­li­ci­ta­ros por el re­por­ta­je El

se­xo sa­le del ar­ma­rio, del nú­me­ro de agos­to. Pien­so que es ver­dad, que hay que de­ci­dir­se, que so­lo se vi­ve una vez y que los pre­jui­cios nun­ca nos han lle­va­do a na­da bueno. Mien­tras no se ha­ga da­ño a na­die, de­be­mos vi­vir en paz con no­so­tros mis­mos, li­be­rar­nos, amar. Diariamente es­cu­cha­mos ma­las no­ti­cias a tra­vés de los me­dios: qui­zás ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de que sen­ci­lla­men­te ca­da uno vi­va su vi­da pe­ro de ver­dad. Haz el amor... y na­da más. Be­sos y gra­cias por es­tar ahí.

Ro­cío Pa­ne­que Sán­chez-Tos­cano

EN FA­CE­BOOK

Blan­ca Fuen­tes Vi­nie­gra Es­toy le­yen­do el re­por­ta­je Que­da­da de ami­gas, con Raquel Me­ro­ño, Es­te­fa­nía Luyk y Mar Re­gue­ras, y ya me ha apun­ta­do el res­tau­ran­te Vál­ga­me Dios pa­ra ir a vi­si­tar­lo. ¡Gra­cias!

Ma­ría del Car­men

Me ha gus­ta­do mu­cho el úl­ti­mo nú­me­ro. Lo es­toy le­yen­do sin per­der una pá­gi­na. Y co­mo es­toy in­gre­sa­da en el hos­pi­tal de Pal­ma de Ma­llor­ca, las ho­ras pa­san más rá­pi­das. ¡Gra­cias!

EN TWIT­TER

@ma­las­ma­dres EL GE­NIAL BLOG de nues­tra bo­ti­ca­ria­gar­cia pa­sa des­de hoy a for­mar par­te de @re­vis­taAR ¡Esa es nues­tra chi­ca! YEAHHH.

@Ma­r_Ma­rF­lo­res #Bue­nos­Días en­can­ta­da de en­con­trar los bol­sos ét­ni­cos #so­li­da­rios #ar­te­sa­na­les #ma­deins­pain en @re­vis­taAR. GRA­CIAS.

@efrey­re1105:

¡Fe­liz en el AVE con mi @re­vis­taAR!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.