Nu­tri­ge­nó­mi­ca: la die­ta que lle­va tu nom­bre

AR - - BELLEZA -

Pa­ra se­guir una die­ta, en prin­ci­pio, so­lo se ne­ce­si­ta fuer­za de vo­lun­tad. Que fun­cio­ne y los re­sul­ta­dos se man­ten­gan ya es otra co­sa. ¿Quién no se ha so­me­ti­do a un plan de adelgazamiento y a pe­sar de lle­var­lo a ra­ja­ta­bla ha com­pro­ba­do có­mo no ba­ja­ba de ta­lla o, peor aún, lue­go la re­cu­pe­ra­ba en tiem­po ré­cord? Has­ta aho­ra, las die­tas se ba­sa­ban en pau­tas ya es­ta­ble­ci­das que to­dos en­ten­de­mos co­mo sa­lu­da­bles y uni­ver­sa­les: por ejem­plo, a la ho­ra de per­der unos ki­los de­ja­mos de la­do el pan, co­me­mos fru­ta y ver­du­ra y nos pa­sa­mos a la ver­sión in­te­gral. Pues bien: qui­zá a tu ve­ci­na le va­ya de per­las, pe­ro en ti no sea efi­caz o te ha­ga in­clu­so en­gor­dar. Los re­sul­ta­dos de un test ge­né­ti­co ayu­dan a per­so­na­li­zar el plan de ali­men­ta­ción pa­ra con­se­guir una ba­ja­da de pe­so. Co­mo cuen­tan des­de Mira+Cue­to, los test que se ma­ne­ja­ban ha­ce años ana­li­za­ban es­ca­sos mar­ca­do­res del ADN re­la­cio­na­dos con el me­ta­bo­lis­mo: “La nu­tri­ge­nó­mi­ca 3.0 de hoy es un mé­to­do pre­ci­so y útil”. Pe­ro ¿có­mo se re­la­cio­nan nu­trien­tes y ge­nes? El pro­fe­sor Ordovás ex­pli­ca que los ge­nes tie­nen, co­mo los au­to­mó­vi­les, fre­nos y ace­le­ra­do­res que de­fi­nen a qué ve­lo­ci­dad tie­nen que fun­cio­nar: es cierto que no exis­te la die­ta to­tal­men­te a me­di­da, pe­ro sí po­de­mos ha­blar de la die­ta ‘de la ta­lla apro­pia­da’, la cual es­tá in­elu­di­ble­men­te mar­ca­da por el rit­mo de los ge­nes. El aná­li­sis ge­né­ti­co sport des­ve­la qué de­por­tes son más be­ne­fi­cio­sos pa­ra tu cuer­po, in­de­pen­dien­te­men­te de si eres me­ra afi­cio­na­da o atle­ta pro­fe­sio­nal. Así sa­brás con cuál per­de­rás pe­so, cuál es el ideal con­tra la hi­per­ten­sión o el co­les­te­rol, con cuál re­du­ces las le­sio­nes o cuál op­ti­mi­za tu ren­di­mien­to. “Hoy co­no­ce­mos in­clu­so en qué pe­rio­do de tiem­po ve­re­mos re­sul­ta­dos, qué en­tre­na­mien­tos ayu­dan a ca­da per­so­na a per­der gra­sa y si hay al­guno que pro­vo­ca que la ga­ne­mos”, di­cen des­de Mira+Cue­to.

Si el re­sul­ta­do de tu test es­pe­ci­fi­ca que te con­vie­nen los de­por­tes de ve­lo­ci­dad, haz running, ciclismo, te­nis o pádel.

Si tu aná­li­sis re­co­mien­da prac­ti­car ejer­ci­cios de fuer­za, lo tu­yo son las má­qui­nas del gim­na­sio, las pe­sas, el re­mo y los de­por­tes de com­pen­sa­ción, co­mo pi­la­tes o yo­ga.

¿En tu ADN es­tá mar­ca­da la re­sis­ten­cia fí­si­ca? Prue­ba con ca­rre­ras de fon­do. In­clu­so, si te lo pro­po­nes y en­tre­nas, ma­ra­to­nes o triatlo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.