“Pri­var­se de to­do lo que te gus­ta es un error”

AR - - NUTRICIÓN -

Es li­cen­cia­da en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía y tie­ne un más­ter en Cien­cias de la Ali­men­ta­ción. En su li­bro In­te­li­gen­cia nu­tri­cio­nal (Ed. Pla­ta­for­ma Edi­to­rial) ana­li­za to­dos los fac­to­res, tan­to in­ter­nos co­mo ex­ter­nos, que in­flu­yen en nues­tra ali­men­ta­ción. Uno de sus prin­ci­pa­les con­se­jos es que las per­so­nas de­jen de uti­li­zar ex­cu­sas co­mo “no adelgazo por­que re­ten­go lí­qui­dos, co­mo mu­cho fue­ra de ca­sa o no ten­go tiem­po pa­ra co­ci­nar”. Mag­da cen­tra uno de sus pri­me­ros ca­pí­tu­los en lo que con­si­de­ra un pa­so esen­cial pa­ra con­se­guir bue­nos há­bi­tos y éxi­to en la die­ta: la lis­ta de la com­pra.

Do­sis in­di­vi­dua­les con­flic­ti­vos.

de

ali­men­tos

Ca­da uno tie­ne ali­men­tos que nos son irre­sis­ti­bles: una cho­co­la­ti­na, unas ga­lle­tas, que­sos... “Es con­tra­pro­du­cen­te pri­var­nos de for­ma drás­ti­ca de to­do aque­llo que nos en­can­ta, pues au­men­ta te­rri­ble­men­te nues­tro de­seo. Lo me­jor es do­si­fi­car y pre­miar­nos con lo que nos gus­ta de una for­ma ra­zo­na­ble –nos ex­pli­ca–. Hay que ser rea­lis­tas y há­bi­les y pro­cu­rar com­prar pe­que­ñas do­sis de es­te ti­po de ali­men­tos pa­ra no caer en la ten­ta­ción”, ex­pli­ca.

A la com­pra con tiem­po y sin ham­bre.

Co­mo ase­gu­ra la doc­to­ra, quien va con pri­sas y a con­tra­rre­loj, ter­mi­na­rá por ele­gir mal y es­to re­per­cu­ti­rá en sus me­nús de to­da la se­ma­na: “Y, des­de lue­go, con el es­tó­ma­go va­cío no es la me­jor ma­ne­ra de com­prar con in­te­li­gen­cia. Cuan­do la sen­sa­ción de ham­bre es in­ten­sa nues­tro ce­re­bro di­fí­cil­men­te se­rá rea­lis­ta”.

La des­pen­sa de la su­per­vi­ven­cia.

En mu­chas oca­sio­nes el tiem­po es­ca­sea o el can­san­cio nos im­po­si­bi­li­ta pla­ni­fi­car la com­pra. Pa­ra es­tas oca­sio­nes, Mag­da su­gie­re te­ner en la des­pen­sa ten­tem­piés que ate­núen el ape­ti­to ex­ce­si­vo y “los in­gre­dien­tes su­fi­cien­tes pa­ra co­mer más o me­nos bien, aun im­pro­vi­san­do... Es prác­ti­co di­vi­dir los ali­men­tos por gru­pos [pro­teí­nas, ver­du­ras, gra­sas...]. De es­ta ma­ne­ra ase­gu­ra­mos que la die­ta, in­clu­so en pleno es­ta­do de im­pro­vi­sa­ción, pue­da ser equi­li­bra­da y com­ple­ta”. www.eu­gin.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.