Úl­ti­mas no­ve­da­des mi­gra­ño­sas

AR - - SALUD -

La mi­gra­ñas tam­bién son más fre­cuen­tes en mu­je­res. Tie­nen un com­po­nen­te he­re­di­ta­rio im­por tan­te, se cal­cu­la que en torno al 70 % de las per­so­nas que la su­fren tie­nen an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. El do­lor se pro­du­ce por al­te­ra­cio­nes en los va­sos san­guí­neos del ce­re­bro que, en oca­sio­nes, pue­den en­san­char­se o com­pri­mir­se más de lo nor­mal (va­so­di­la­ta­ción o va­so­cons­tric­ción). Se tra­ta con me­di­ca­ción, agen­tes es­pe­cia­li­za­dos que pue­den re­sol­ver si­tua­cio­nes con­cre­tas, co­mo son los epi­so­dios de mi­gra­ña con do­lor in­ten­so. Cuan­do ya hay do­lor, una so­lu­ción que pue­de ser muy in­tere­san­te pa­ra el tra­ta­mien­to de al­gu­nos ti­pos de mi­gra­ña (los que tie­nen su ori­gen en el ner vio tri­gé­mino) es un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co lla­ma­do Ce­faly. Se co­lo­ca en la ca­be­za a mo­do de dia­de­ma o co­ro­na de lau­rel y fun­cio­na en­vian­do im­pul­sos ner vio­sos al ner vio in­vo­lu­cra­do en el do­lor. Es­tos im­pul­sos son se­gu­ros y no so­lo no ge­ne­ran do­lor, sino que, ade­más, fun­cio­nan co­mo ma­nio­bra de dis­trac­ción y evi­tan que el ner vio per­ci­ba la sen­sa­ción do­lo­ro­sa de la mi­gra­ña. Po­dría de­cir­se que ac­túan blo­quean­do los im­pul­sos que ge­ne­ran do­lor. No tie­ne efec­tos se­cun­da­rios y pue­den uti­li­zar­lo in­clu­so las em­ba­ra­za­das y du­ran­te la lac­tan­cia. Exis­ten es­tu­dios clí­ni­cos que ava­lan su se­gu­ri­dad y efi­ca­cia (ce­faly.com). Pa­ra pre­ve­nir exis­te un tra­ta­mien­to re­la­ti­va­men­te no­ve­do­so: las in­yec­cio­nes de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca ti­po A (sí, el ar­chi­co­no­ci­do bó­tox). Se rea­li­za des­de ha­ce años en hos­pi­ta­les es­pa­ño­les y pa­re­ce es­tar dan­do muy buen re­sul­ta­do en la pre­ven­ción de mi­gra­ñas cró­ni­cas re­sis­ten­tes a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.