Ju­dit Mas­có

Re­cién cum­pli­dos los 45 y con una vi­da re­ple­ta de ex­pe­rien­cias, Ju­dit, por­ta­voz de ‘Ex­ce­llen­ce Cre­me’, de L’Oréal Pa­ris, nos da las cla­ves de su be­lle­za se­re­na. Ade­más, nos aden­tra­mos en su mun­do más per­so­nal ayu­da­dos por la ma­gia del ci­ne clá­si­co que ins

AR - - SUMARIO - Tex­to: SO­NIA FOR­NIE­LES. Fotos: LUIS BAR­TA. Rea­li­za­ción: ÁL­VA­RO FER­NÁN­DEZ-ES­PI­NA.

Se me­te en la piel de las gran­des di­vas del ci­ne clá­si­co.

Lle­ga a las diez de la ma­ña­na: ha ve­ni­do en Ave des­de Bar­ce­lo­na, lo que sig­ni­fi­ca que el des­per­ta­dor no le ha so­na­do des­pués de las cin­co y me­dia. Lle­va el pe­lo re­co­gi­do al tun­tún, la ca­ra la­va­da y tie­ne ga­nas de po­ner­se a tra­ba­jar. Es­tá gua­pa, aca­ba de cum­plir 45 años y tie­ne cua­tro hi­jas. No pa­re­ce más jo­ven, no es eso, pe­ro son sin du­da los 45 por los que to­das ma­ta­ría­mos.

Pa­ra la se­sión he­mos re­crea­do un ca­me­rino de di­va del ci­ne clá­si­co. A la mo­de­lo le gus­ta la idea de ci­ne ne­gro y esas ac­tri­ces con un pun­to de tor­men­to “de­bi­do a la ad­mi­ra­ción mun­dial que des­per­ta­ban”, cuen­ta Ju­dit. Y es que an­tes las di­vas eran ‘las di­vas’, y se con­ta­ban con los de­dos de una mano. Aho­ra, el pas­tel es­tá mu­cho más re­par­ti­do. Des­pués de la se­sión de fotos char­la­mos ya sin el es­trés que im­pli­ca una pro­duc­ción.

¿Te has sen­ti­do di­va mu­chas ve­ces? ¡Hoy un po­co! Es un pla­cer co­mo mu­jer y co­mo mo­de­lo po­sar y com­par­tir la pa­sión de unas fotos co­mo las que he­mos he­cho.

Te has pues­to en la piel de di­fe­ren­tes ac­tri­ces de los años cua­ren­ta, cin­cuen­ta y se­sen­ta. ¿Con cuál te que­das? To­das tie­nen su en­can­to y por eso lle­ga­ron le­jos. Me si­guen sor­pren­dien­do la sen­sua­li­dad in­na­ta de Brigitte; la mez­cla de ele­gan­cia, be­lle­za intrigante y cla­se de Gra­ce Kelly; la mi­ra­da in­quie­tan­te de Mar­le­ne Die­trich y el es­ti­lo de Lau­ren Ba­call o Veronica La­ke.

Eres una re­fe­ren­cia en el mun­do de la mo­da y la be­lle­za, pe­ro ¿pre­di­cas con el ejem­plo? ¿Te cui­das la piel con­cien­zu­da­men­te? Sí. Lim­pio la piel dos ve­ces al día y me apli­co la cre­ma hi­dra­tan­te con un ma­sa­je pa­ra que pe­ne­tre me­jor y ac­ti­ve la cir­cu­la­ción.

¿Y el pe­lo? Una vez al mes voy a mi pe­lu­que­ra, Emi­lia Mar­tí, en Bar­ce­lo­na, pa­ra que me ha­ga una hi­dra­ta­ción a fon­do del ca­be­llo. Pe­ro si ten­go even­tos voy a la ‘pe­lu’ to­das las ve­ces que ha­ga fal­ta.

¿Te preo­cu­pa en­ve­je­cer? ¿Es al­go en lo que pien­sas a me­nu­do? Sí, pien­so en ello pe­ro no me preo­cu­pa ex­ce­si­va­men­te. Me en­fren­to al fu­tu­ro con la ilu­sión de sa­ber que lo que he po­di­do ha­cer has­ta aho­ra ha va­li­do la pe­na. El pa­sa­do ya ha pa­sa­do y el fu­tu­ro es­tá por lle­gar, así que si los po­nes en or­den tie­nes el pre­sen­te re­suel­to. Es­toy en un mo­men­to bueno y tran­qui­lo, pe­ro tam­bién ten­go cla­ro que es cuan­do más me ten­go que cui­dar.

¿Te ha­ces tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos? Sí, voy al cen­tro Oxi­gen: aho­ra es­toy pro­ban­do las on­das de cho­que, un tra­ta­mien­to na­da in­va­si­vo que me­jo­ra la cir­cu­la­ción, eli­mi­na to­xi­nas, dre­na y tonifica. Apar­te de es­to, me ha­go ma­sa­jes de dre­na­je lin­fá­ti­co pa­ra des­car­gar las pier­nas. Tam­bién me ha­go ma­sa­jes tra­di­cio­na­les re­la­jan­tes pa­ra des­ace­le­rar el rit­mo de vi­da que lle­vo.

¿Re­cu­rri­rías a la ci­ru­gía pa­ra me­jo­rar tu ima­gen? Me da mu­cho res­pe­to y ten­go mie­do de caer en el error de que­rer pa­re­cer lo que no soy. Es­toy más a fa­vor de téc­ni­cas po­co o na­da agre­si­vas. La pre­ven­ción y la cons­tan­cia son pa­ra

“Me da res­pe­to

la ci­ru­gía es­té­ti­ca: ten­go mie­do de pa­re­cer

lo que no soy” “No me preo­cu­pa en­ve­je­cer. Sé que me ten­go que cui­dar más que

nun­ca”

mí los me­jo­res alia­dos. Es bueno cui­dar­se y es bueno que­rer sen­tir­se bien.

Siem­pre has lle­va­do el pe­lo ru­bio. Aho­ra que te lo ti­ñes, ¿no­tas que se es­tro­pea más que an­tes? Rubia y con pe­lo lar­go: así gus­to a los clien­tes pa­ra los que tra­ba­jo. Es la ima­gen que ten­go y la que me gus­ta dar. Siem­pre he si­do rubia na­tu­ral, y aho­ra me cu­bro las ca­nas con Ex­ce­llen­ce Cre­me, de L’Oréal. Con­si­go un co­lor ri­co y cui­da­do por­que lle­va que­ra­ti­na y co­lá­geno.

Y el pe­so, ¿có­mo lo man­tie­nes? Lle­vo una ali­men­ta­ción va­ria­da y equi­li­bra­da, ca­da vez con me­nos car­nes ro­jas y más pes­ca­do, so­bre to­do azul. Tam­bién to­mo mu­cha ver­du­ra. En ge­ne­ral, me cui­do bas­tan­te.

Pe­ro al­gún ca­pri­cho te da­rás... ¡Cla­ro que sí! Me encantan el cho­co­la­te y las pa­ta­tas fri­tas. Ah, y las acei­tu­nas los do­min­gos pa­ra to­mar el ape­ri­ti­vo.

¿De ejer­ci­cio có­mo an­da­mos? Mi vi­da es muy po­co se­den­ta­ria. Doy dos cla­ses de yo­ga y una de pi­la­tes a la se­ma­na. Los fi­nes de se­ma­na ha­go nor­dic wal­king, que no deja de ser ca­mi­nar con pa­los pa­re­ci­dos a los de mon­ta­ña. Ade­más, a dia­rio ha­go es­ti­ra­mien­tos y unos mi­nu­tos de me­di­ta­ción.

No sé si sien­tes que te has per­di­do co­sas de tí­pi­ca ado­les­cen­te al em­pe­zar a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo jus­to en esa épo­ca de tu vi­da... Pue­de ser, pe­ro no de una for­ma trau­má­ti­ca: com­pa­gi­na­ba mis via­jes y mi tra­ba­jo en un mun­do de adul­tos con mi fa­mi­lia y ami­gos de to­da la vi­da.

Ima­gino que pa­ra una mo­de­lo no es fá­cil te­ner cier­ta es­ta­bi­li­dad sen­ti­men­tal cuan­do es­tás via­jan­do y des­cu­brien­do co­sas ca­da día. Tú lle­vas más de 20 años con Eduar­do. ¿Cuál ha si­do vues­tro se­cre­to? No lo hay. Hay ilu­sión por com­par­tir y des­cu­brir co­sas jun­tos. Pa­ra que el amor flu­ya de­be ha­ber en­ten­di­mien­to, em­pa­tía, in­tere­ses en co­mún y an­te to­do, li­ber­tad.

Y pa­ra con­ci­liar tra­ba­jo y cua­tro hi­jas ¿hay o no hay se­cre­to?

Eso no re­sul­ta na­da fá­cil. Mis hi­jas son mi prio­ri­dad. El tiem­po es co­mo un rom­pe­ca­be­zas: hay si­tio pa­ra mu­chas pie­zas y hay que en­ca­jar­las bien y no que­rer co­lo­car más de las que ca­ben. He des­cu­bier­to que con un po­co de or­ga­ni­za­ción se pue­de lle­gar a to­do: hay que re­vi­sar las prio­ri­da­des...

Eres la úni­ca mo­de­lo es­pa­ño­la que ha si­do por­ta­da de Vo­gue USA... Es al­go que va­lo­ro más aho­ra, en la dis­tan­cia, pe­ro en ese mo­men­to fue una por­ta­da internacional más, en un mo­men­to en el que no ha­bía ni tiem­po pa­ra pen­sar­lo ni ce­le­brar­lo. En EE.UU. me fue muy bien y en­ca­jé en el si­tio y en el mo­men­to ade­cua­dos.

Y ¿có­mo es eso de que te ofre­cie­ron ser chi­ca Bond y lo re­cha­zas­te...? Era a prin­ci­pios de los no­ven­ta y es­ta­ba en pleno apo­geo co­mo mo­de­lo pro­fe­sio­nal. Que­ría cen­trar­me en mi ca­rre­ra, ya que me exi­gía mu­chos via­jes y de­di­ca­ción. Al­gu­nas ofer­tas de ci­ne lle­ga­ron en ese mis­mo mo­men­to, ofer­tas sin con­cre­tar, co­mo es ló­gi­co, pen­dien­tes de prue­bas en di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes. Co­mo ac­triz me sen­tía in­se­gu­ra, aun­que ha­bía par­ti­ci­pa­do en dos pe­lí­cu­las ro­dea­da de gran­des ac­to­res co­mo Adol­fo Mar­si­llach, Fernando Rey o Vit­to­rio Gass­man.

“Re­cha­cé pa­pe­les de ci­ne pa­ra cen­trar­me en mi ca­rre­ra de mo­de­lo”

“A ve­ces ne­ce­si­to ma­sa­jes re­la­jan­tes pa­ra des­ace­le­rar mi rit­mo de vi­da”

Te­nía una ca­rre­ra internacional co­mo mo­de­lo por la que lu­char y de­ci­dí cen­trar­me en eso.

Aho­ra, con 45 años, ¿có­mo ves tu fu­tu­ro la­bo­ral? Pues em­pe­cé a los 13 años con pu­bli­ci­dad en te­le­vi­sión y pa­re­ce que vuel­vo a ello. Pe­ro sé que me que­da mu­cho por apren­der de otras fa­ce­tas en las que me he mo­vi­do úl­ti­ma­men­te, co­mo la de co­la­bo­ra­do­ra en ra­dio o es­cri­to­ra de li­bros re­la­cio­na­dos con la sa­lud y el bie­nes­tar. Los re­tos y los nue­vos pro­yec­tos me ha­cen cre­cer y evo­lu­cio­nar. Aho­ra con­fío más en mi ca­pa­ci­dad de dar res­pues­ta a di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des que me sur­gen. La vi­da me da lo que ne­ce­si­to pa­ra se­guir apren­dien­do. Tam­bién fuis­te pre­sen­ta­do­ra de

Su­per­mo­de­lo. ¿Vol­ve­rías a ha­cer un pro­gra­ma de ese ti­po? El re­to de pre­sen­tar aquel pro­gra­ma, en di­rec­to, de más de tres ho­ras, don­de ha­bía que im­pro­vi­sar y don­de los sen­ti­mien­tos de las chi­cas que par­ti­ci­pa­ban es­ta­ban a flor de piel, hi­zo que to­do fue­ra du­ro pa­ra mí. Pe­ro tam­bién he de de­cir que de la mano del di­rec­tor y la pro­duc­to­ra apren­dí mu­chí­si­mo y ga­né en se­gu­ri­dad. Y pa­ra res­pon­der a tu pre­gun­ta: sí, lo vol­ve­ría a pre­sen­tar.

El con­tra­pun­to del gla­mour que ro­dea tu pro­fe­sión lo po­ne lo in­vo­lu­cra­da que es­tás en di­fe­ren­tes cau­sas so­cia­les. ¿Dón­de crees que fa­lla­mos más? ¿En qué as­pec­to so­mos me­nos so­li­da­rios? En la fal­ta de em­pa­tía es don­de co­jea­mos más. Hay su­fri­mien­to aña­di­do a lo que es­ta­mos vi­vien­do, co­mo co­rrup­ción, ma­la pra­xis po­lí­ti­ca, abu­sos fi­nan­cie­ros, desahu­cios y una lar­ga lis­ta que em­po­bre­ce el sen­ti­do de nues­tras vi­das. To­do res­pon­de a una fal­ta de con­cien­cia mo­ral. Na­die sa­le y di­ce: “Lo sien­to”. Es co­mo si la éti­ca y la mo­ral no for­ma­ra par­te de no­so­tros. Es bueno des­cu­brir que la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad con­sis­te en ha­cer el bien con bue­nos sen­ti­mien­tos que nos mue­ven a ac­tuar.

Tu ma­ri­do y tú vi­si­tas­teis al con­de­na­do a muerte Joa­quín Jo­sé Mar­tí­nez, en Flo­ri­da. Fi­nal­men­te fue ab­suel­to. ¿Có­mo vi­vis­te aque­llo? Muy in­ten­sa­men­te. Siem­pre he pen­sa­do que la vi­da se da, pe­ro no se qui­ta. Es­toy en con­tra de la pe­na de muerte. Apo­yé la cam­pa­ña es­pa­ño­la de la re­co­gi­da de fon­dos pa­ra que pu­die­ra pa­gar­se un buen abo­ga­do y mi ma­ri­do y yo lo vi­si­ta­mos en la pri­sión Orient Road, en el es­ta­do de Flo­ri­da. Sus pa­dres fue­ron muy lu­cha­do­res y de­mos­tra­ron su inocen­cia. Apren­dí lo in­jus­tas que pue­den ser las si­tua­cio­nes en las que so­lo el di­ne­ro pue­de de­mos­trar la inocen­cia. La ma­yo­ría de los con­de­na­dos a muerte eran ne­gros e his­pa­nos sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.