Tú­nez con los cin­co sen­ti­dos

Pai­sa­jes de en­sue­ño, aro­mas in­con­fun­di­bles, una gas­tro­no­mía ‘gour­met’ y so­ni­dos inol­vi­da­bles. Un lu­gar don­de dis­fru­tar con to­dos los sen­ti­dos, y sin que su­fra tu bol­si­llo. ¿Te apun­tas?

AR - - SUMARIO - Tex­to y fotos: LO­LA SO­TO

Des­cu­bre una nue­va ver­sión del país más pe­que­ño del Ma­greb.

Tú­nez es un país en el que ca­da mi­nu­to se vuel­ve úni­co: una cul­tu­ra ri­ca en di­ver­si­dad, ciu­da­des que de­jan sin alien­to, una gas­tro­no­mía que enamo­ra a los más gour­mets y rin­co­nes de en­sue­ño en don­de me­re­ce la pe­na des­per­tar. Su geo­gra­fía ofre­ce gran­des con­tras­tes y per­mi­te vi­vir mu­chas emo­cio­nes en po­co tiem­po: ba­ñar­te en su cos­ta o pa­sear en el si­len­cio­so de­sier­to, alo­jar­te en coloridas ca­sas tu­ne­ci­nas o en lu­jo­sos ho­te­les, des­cu­brir va­lles y la­gos en en­tor­nos ári­dos... Un lu­jo pa­ra es­pí­ri­tus ador­me­ci­dos a pre­cio low-cost.

1 Per­der­se en el zo­co.

Uno de los gran­des atrac­ti­vos de la ca­pi­tal en su zo­co. Pre­si­di­do por la puer­ta del Mar, se abren ca­mino dos pa­sa­di­zos que te trans­por­tan a una nue­va di­men­sión. Ca­lle­jue­las que se cru­zan, mi­les de tien­das que ofre­cen sus pro­duc­tos, que van des­de ali­men­ta­ción a ves­ti­dos de bo­da, y pe­que­ñas te­te­rías con un cons­tan­te vai­vén de tu­ris­tas y lo­ca­les. Aden­trar­se sin guías en­tra­ña el ries­go de per­der­se, pe­ro la ama­bi­li­dad ca­rac­te­ri­za a la gen­te de es­te país, y no du­da­rán en ayu­dar­te a en­con­trar la sa­li­da. Un pa­raí­so pa­ra las aman­tes de las com­pras. Des­pués de tan­to aje­treo pue­des de­jar­te mi­mar en el lu­jo­so ho­tel The Re­si­den­ce (ce­ni­za­ro.com).

2 Dor­mir en sus ca­sas.

A po­cos ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal (a unos 20 mi­nu­tos en co­che), se en­cuen­tra Si­di Bou Said, uno de los pue­blos cos­te­ros más bo­ni­tos del país. Ca­sas en­ca­la­das con ven­ta­nas azu­les, es­qui­nas ro­dea­das de bu­gan­vi­llas, ca­lles ado­qui­na­das y em­pi­na­das con el mar de fon­do, to­do ha­ce que ca­da rin­cón sea digno de fo­to­gra­fiar. Pa­ra dis­fru­tar

al má­xi­mo lo me­jor es ir con cal­ma y pa­rar­se en ca­da una de las pe­que­ñas ga­le­rías y pues­tos de ar­te­sa­nía que se es­con­den en­tre sus la­be­rín­ti­cas ca­lles. No ol­vi­des pe­dir un bam­ba­lu­ni (una es­pe­cie de chu­rro) y de­gus­tar­lo mien­tras con­tem­plas las vis­tas. Co­mo co­lo­fón, pue­des alo­jar­te en una de las ma­ra­vi­llo­sas ca­sas tu­ne­ci­nas, co­mo Dar Fat­ma (dar­fat­ma.com), don­de te sen­ti­rás una más del lu­gar. El tra­to di­rec­to con los due­ños, siem­pre pen­dien­tes has­ta del úl­ti­mo de­ta­lle, pro­me­te una ex­pe­rien­cia úni­ca.

3 Pues­ta de sol inol­vi­da­ble.

Los afi­cio­na­dos al ci­ne es­tán de en­ho­ra­bue­na. En­tre las du­nas, cer­ca de la ciu­dad de To­zeur, se en­cuen­tra uno de los de­co­ra­dos de Star Wars. Las ca­sas don­de se gra­ba­ron al­gu­nas se­cuen­cias se man­tie­nen in­tac­tas en me­dio del de­sier­to, por lo que ima­gi­nar­se en ple­na es­ce­na de ac­ción es ca­si irre­me­dia­ble. Si sois un gru­po gran­de, las agen­cias or­ga­ni­zan ce­nas y cóc­te­les en lo al­to de las du­nas, pa­ra po­der dis­fru­tar de un atar­de­cer digno de pe­lí­cu­la, o en me­dio del de­co­ra­do. Una ex­pe­rien­cia que te ha­rá sen­tir co­mo una ver­da­de­ra es­tre­lla de Holly­wood (news­pa­ce­tu­ni­sia.com).

4 Emo­cio­nan­te pai­sa­je lu­nar.

Tie­rra y cie­lo uni­dos sin prin­ci­pio ni fi­nal. En­tre To­zeur y Ke­bi­li se en­cuen­tra el lago Sa­la­do, un es­pec­tácu­lo vi­sual que, en épo­ca de se­quía, deja a la vis­ta un man­to blan­co de sal. Un pai­sa­je inigua­la­ble en el que crees ver ob­je­tos vo­lan­tes jun­to a la cor­di­lle­ra de fon­do cuan­do en reali­dad se en­cuen­tran en la tie­rra. Un pa­no­ra­ma ex­tra­or­di­na­rio ca­paz de po­ner los pe­los de pun­ta.

5 Si­len­cio se­pul­cral.

Pa­sa­do el pue­blo de Douz, co­no­ci­do co­mo ‘la Puer­ta del De­sier­to’, co­mien­za la im­pa­ra­ble su­ce­sión de du­nas. El Saha­ra se abre en to­do su es­plen­dor y da pa­so a un re­co­rri­do fas­ci­nan­te. Un en­vol­ven­te si­len­cio, una to­tal so­le­dad sin un ho­ri­zon­te ina­mo­vi­ble y el am­bien­te ca­lu­ro­so pro­me­ten mo­men­tos inol­vi­da­bles. Sen­tar­se al atar­de­cer en lo al­to de una du­na en la fi­ní­si­ma are­na, aún ca­lien­te, mi­rar al in­fi­ni­to y ver có­mo el sol va des­apa­re­cien­do, mien­tras el frío em­pie­za a azo­tar, es una de las sen­sa­cio­nes más es­pe­ra­das e inol­vi­da­bles del via­je.

6 Aven­tu­ras por las du­nas.

La me­jor ma­ne­ra de re­co­rrer el de­sier­to es en 4x4, fá­cil de en­con­trar en agen­cias co­mo De­sert Ex­plo­rer (de­sert-ex­plo­rer.com.tn) y en los pro­pios ho­te­les y resorts. Prepárate pa­ra es­cu­char las his­to­rias de los con­duc­to­res so­bre su país y su cul­tu­ra mien­tras subes y ba­jas por las are­nas saha­ria­nas en una emo­cio­nan­te ru­ta de cons­tan­te zig­za­gueo. Un tra­yec­to de lo más mo­vi­do te lle­va­rá al so­sie­go de las jai­mas. En Douz se en­cuen­tra Pe­ga­se Saha­ra (pe­ga­se­saha

ra.com), don­de te ofre­cen dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des más tran­qui­las, co­mo pa­seos en dro­me­da­rios, ca­ba­llo o quad, pa­ra que no pa­res ni un mi­nu­to y dis­fru­tes del gran de­sier­to.

7 No­che en la jai­ma.

To­do via­je­ro que quie­ra vi­vir co­mo au­tén­ti­co be­duino tie­ne que dor­mir, al me­nos una no­che, en mi­tad del gran Saha­ra. En me­dio de la na­da sur­gen cam­pa­men­tos de jai­mas con-

ver­ti­dos en per­fec­tos asen­ta­mien­tos pa­ra los via­je­ros. Con to­do ti­po de co­mo­di­da­des, co­mo el Camp Ya­dis Ksar Ghilane (ya­dis.com), o más pri­mi­ti­vos, co­mo el cam­pa­men­to Tim­bai­ne, eli­ge la me­jor op­ción pa­ra vi­vir una no­che a la luz de las estrellas. Si la idea de dor­mir en el de­sier­to no te con­ven­ce, pue­des co­mer y ha­cer al­gún des­can­so en al­gu­na jai­ma-te­te­ría que en­con­tra­rás a lo lar­go del de­sier­to.

8 Un pic­nic es­pe­cial.

To­zeur es una pe­que­ña ciu­dad con el en­can­to de un pue­blo: cuen­ta con una ca­lle prin­ci­pal don­de los hom­bres se sien­tan a to­mar un té o lag­mi y las mu­je­res pa­sean en­tre los pues­tos. En­tre las ca­lle­jue­las se su­ce­den las bó­ve­das y las fa­cha­das cons­trui­das con mi­les de bri­ques, unos la­dri­llos que di­bu­jan im­pre­sio­nan­tes com­po­si­cio­nes. Aquí, pue­des de­gus­tar una co­mi­da tí­pi­ca ro­dea­da de ve­ge­ta­ción en el Mu­seo del Dá­til (siem­pre que seáis un gru­po) o dar un pa­seo en co­che de ca­ba­llos por la ciu­dad.

9 Res­pi­ro en el oa­sis.

Cer­ca de es­ta ciu­dad se en­cuen­tra lo que has­ta aho­ra ha­bían si­do dos gran­des des­apa­re­ci­dos: el agua y la ve­ge­ta­ción. Jun­to a la fron­te­ra de Ar­ge­lia, y con la cor­di­lle­ra del Atlas que acom­pa­ña a lo lar­go del ca­mino, los oa­sis de Mi­des y Che­bi­ka co­bi­jan a los vi­si­tan­tes ba­jo las som­bras de las ho­jas de las ma­jes­tuo­sas pal­me­ras. Una pa­ra­da obli­ga­da es el gran ca­ñón de Mi­des, en el que es inevi­ta­ble em­pe­que­ñe­cer­se en­tre las ro­cas ero­sio­na­das, con co­lo­res que cam­bian se­gún la po­si­ción del sol. Al filo del iri­dis­cen­te acan­ti­la­do, pues­tos de tur­ban­tes, flo­res del de­sier­to y de ro­cas con cris­ta­les re­cla­man la aten­ción a to­dos los vi­si­tan­tes que se con­gre­gan ad­mi­ran­do las vis­tas. A po­cos mi­nu­tos, en Che­bi­ka, sor­pren­de el co­lor tur­que­sa del agua que sur­ge de las gran­des mon­ta­ñas, per­fec­tas pa­ra re­fres­car­se. Un pe­que­ño pa­raí­so en me­dio del so­fo­can­te de­sier­to.

10 De­gus­ta­ción exó­ti­ca.

Des­de pla­tos prin­ci­pa­les a pos­tres, pa­san­do por en­tran­tes y pi­co­teos, la gas­tro­no­mía de es­te país es ri­ca y de ca­li­dad. Pa­ra abrir el ape­ti­to es ha­bi­tual en­con­trar­se un pla­to con atún y acei­tu­nas acom­pa­ña­do de una sal­sa pi­can­te. De pri­me­ro, las en­sa­la­das son ha­bi­tua­les jun­to con bricks (pas­ta brick fri­ta, re­lle­na con in­gre­dien­tes al gus­to), co­mo los de­dos de Fá­ti­ma. Co­mo pla­to prin­ci­pal, el cus­cús con cor­de­ro, ver­du­ras o pes­ca­do. To­do ello siem­pre es­pe­cia­do con sa­bo­res exó­ti­cos inol­vi­da­bles. Y de pos­tre, la ba­kla­wa (fru­tos se­cos mo­li­dos con miel y una ca­pa de ho­jal­dre por en­ci­ma). Pue­des de­gus­tar­lo en el res­tau­ran­te El Djeld (da­rel­jeld. com).

Arri­ba, el pue­blo azul, Si­di Bou Said, es por su be­lle­za uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos del via­je­ro en Tú­nez. Aba­jo, pa­sear en dro­me­da­rio es di­ver­ti­do y úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.