Vuel­ve el ja­bón

¿Por qué no con­ver­tir la du­cha en una ex­pe­rien­cia úni­ca y cui­dar tu piel al mis­mo tiem­po? Dé­ja­te se­du­cir por las esen­cias y be­ne­fi­cios de los ja­bo­nes só­li­dos, que se con­vier­ten en el com­ple­men­to más ‘co­ol’ de nues­tro ba­ño.

AR - - SUMARIO -

Las pas­ti­llas se con­vier­ten en ob­je­to de de­seo.

el uni­ver­so de la cos­mé­ti­ca se rin­de a los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y, con ellos, a los ja­bo­nes só­li­dos, que pa­san a ser los re­yes de nues­tro to­ca­dor. La ra­zón es sen­ci­lla: “Los be­ne­fi­cios de los pro­duc­tos que la na­tu­ra­le­za nos apor­ta pue­den ser igua­les o in­clu­so me­jo­res que los desa­rro­lla­dos quí­mi­ca­men­te”, ase­gu­ra Es­te­ban Vidal, pro­pie­ta­rio y di­rec­tor de la fir­ma de cos­mé­ti­ca ar­te­sa­nal Sa­bon en Es­pa­ña. Es­te mis­mo plan­tea­mien­to fue lo que lle­vó a Ame­lia Pérez a crear, jun­to a su ma­ri­do, Los Ja­bo­nes de Mi Mu­jer, una fir­ma de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción y ven­ta de ja­bo­nes cien por cien ar­te­sa­na­les: “Ten­go la piel muy de­li­ca­da y no me iba na­da de lo que pro­ba­ba, has­ta que em­pe­cé a ha­cer los míos pro­pios. So­lo con­tie­nen acei­tes vír­ge­nes y man­te­cas na­tu­ra­les, na­da sin­té­ti­co, y des­de en­ton­ces mi piel se sien­te más có­mo­da. Al no te­ner agen­tes quí­mi­cos, so­lo nutritivos, es­te ti­po de ja­bón es ideal pa­ra pie­les sen­si­bles o pro­ble­má­ti­cas, aun­que va bien pa­ra to­das, ya que las en­ri­que­ce”, di­ce Ame­lia Pérez. Vic­to­ria Sán­chez, crea­do­ra de la fir­ma de cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca Sa­per, ase­gu­ra que los ja­bo­nes só­li­dos es­tán com­pues­tos al 100 % de prin­ci­pios ac­ti­vos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la piel, fren­te a otros ti­pos que sue­len in­cluir más agua en su com­po­si­ción.

Ade­más, por sus aro­mas y co­lo­res pue­den pro­por­cio­nar to­da una ex­pe­rien­cia sen­so­rial: “Pe­se a nues­tro aje­trea­do rit­mo de vi­da, bus­ca­mos mo­men­tos en los que po­da­mos des­co­nec­tar, aun­que sea du­ran­te 15 mi­nu­tos, de nues­tra ru­ti­na dia­ria”, aña­de Es­te­ban Vidal. Glo­ria Pa­vía, de la fir­ma de cos­mé­ti­ca fres­ca Lush, aña­de: “Desa­rro­lla­mos ja­bo­nes no so­lo

Se en­ri­que­cen con in­gre­dien­tes co­mo el acei­te de ar­gán pa­ra re­ge­ne­rar

pa­ra lim­piar, sino tam­bién pa­ra acon­di­cio­nar la piel, ex­fo­liar­la, cal­mar­nos o ac­ti­var el cuer­po... to­do con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. Cree­mos que un ja­bón de­be ser to­da una ex­pe­rien­cia”.

Cues­tión de piel

¿Sa­bías que hay una va­rie­dad ca­si in­fi­ni­ta de ja­bo­nes en fun­ción de sus in­gre­dien­tes? Ade­más, ca­da uno de ellos apor­ta un ex­tra a nues­tro ri­tual de be­lle­za. Por ejem­plo, la la­van­da es, ade­más de re­la­jan­te, muy to­ni­fi­can­te; el aloe ve­ra re­ge­ne­ra, el ger­men de tri­go apor­ta elas­ti­ci­dad y el acei­te de al­go­dón es ri­co en vi­ta­mi­na E, un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te.

To­dos los com­po­nen­tes se se­lec­cio­nan en fun­ción del ti­po de piel al que van di­ri­gi­dos. Tan­to pa­ra las sen­si­bles co­mo pa­ra las gra­sas, la ba­se es el acei­te de oli­va, que apor­ta la do­sis de hi­dra­ta­ción que to­das ne­ce­si­tan. Los que es­tán de­di­ca­dos a las pri­me­ras sue­len in­cluir tam­bién acei­te de ar­gán o de ro­sa mos­que­ta, ya que tie­nen pro­pie­da­des re­ge­ne­ran­tes y un al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na E, mien­tras que pa­ra las pie­les mix­tas o gra­sas se en­ri­que­cen con ar­ci­lla ver­de, que lim­pia en pro­fun­di­dad, y acei­tes esen­cia­les as­trin­gen­tes, co­mo el de ár­bol de té.

Los re­yes del to­ca­dor

Sus atrac­ti­vas for­mas, sus in­ten­sos co­lo­res y, so­bre to­do, sus ri­cos aro­mas con­vier­ten es­tos ja­bo­nes en pie­zas es­té­ti­cas per­fec­tas pa­ra de­co­rar los ba­ños. Ade­más, son idea­les pa­ra perfumar cual­quier habitación. No ol­vi­des el an­ti­guo tru­co ca­se­ro de me­ter­nos den­tro del ar­ma­rio: da­rán aro­ma a to­da tu ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.