Cui­da­dos de la piel en in­vierno

AR - - AR Y NIVEA -

“Me gus­tan mu­cho las tex­tu­ras li­ge­ras y por eso me sien­to có­mo­da con los sé­rums”

Com­ba­te la des­hi­dra­ta­ción Cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras co­mien­zan a ba­jar hay que pres­tar es­pe­cial aten­ción a la piel ya que el frío ha­ce que se re­se­que. Re­cu­rre a lo­cio­nes muy hi­dra­tan­tes ri­cas en agen­tes hu­mec­tan­tes. No ol­vi­des cui­dar tam­bién los labios. Re­cu­rre a an­ti­oxi­dan­tes Cual­quier mo­men­to es bueno pa­ra dar a nues­tro or­ga­nis­mo an­to­xi­dan­tes. Son idea­les pa­ra blo­quear la ac­ción de los ra­di­ca­les li­bres que da­ñan las cé­lu­las. Los fru­tos ro­jos son ri­cos en vi­ta­mi­na E y C. Añá­de­los a tu die­ta dia­ria. Pro­tec­ción so­lar Es uno de los pun­tos de nues­tra ru­ti­na dia­ria que no de­be va­riar ni en in­vierno ni el ve­rano. Pa­ra no aña­dir pa­sos ex­tra, ca­da ma­ña­na apli­ca tras el sé­rum una cre­ma que ade­más de hi­dra­tar la piel, la pro­te­ja de las ra­dia­cio­nes so­la­res. Aun­que no lo creas, has­ta en los dias gri­ses re­ci­bi­mos una gran can­ti­dad de sol en nues­tro ros­tro. Hi­dra­ta des­de el in­te­rior Cuan­do lle­ga el frío lo que más ape­te­ce son las be­bi­das ca­lien­tes. Las in­fu­sio­nes y los tés son per­fec­tos ya que ade­más apor tan agua con lo que es­ta­re­mos ayu­dan­do a nues­tro or­ga­nis­mo a hi­dra­tar­se tam­bién por den­tro. Al­go fun­da­men­tal es­ta tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.