Des­cu­brien­do a Tur­ner

AR - - ARTE -

La ge­nia­li­dad y la lo­cu­ra del pin­tor in­glés son el mo­tor de una pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca que nos lle­va a que­rer co­no­cer­le me­jor.

Su ar­te hi­zo que le con­si­de­ra­sen un ge­nio y tam­bién un lo­co. De he­cho, cuan­do su es­ti­lo ro­zó la abs­trac­ción mu­chos no com­pren­die­ron lo que ha­cía y di­je­ron que era obra de un de­men­te, eti­que­ta que les fue fá­cil atri­buir­le no so­lo de­bi­do a su ca­rác­ter an­ti­pá­ti­co y ex­tra­va­gan­te, sino a sus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res –su ma­dre ha­bía es­ta­do in­gre­sa­da cua­tro años en un ma­ni­co­mio–. Pe­ro Jo­seph Ma­llord Wi­lliam (1775-1851) fue un vi­sio­na­rio, un pin­tor que más allá de atra­par la luz de los pai­sa­jes fue ca­paz de cap­tar su tem­pe­ra­men­to y re­fle­jar las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas en sus lien­zos.

Aho­ra, el bri­llan­te hi­jo de un fa­bri­can­te de pe­lu­cas que con tan so­lo 14 años en­tró en la Ro­yal Aca­demy of Arts lle­ga al ci­ne en­car­na­do por Ti­mothy Spall. El ac­tor, que ha te­ni­do que dar­le un to­que ani­mal a su per­so­na­je pa­ra ha­cer­lo más hos­co, lo­gra una in­ter­pre­ta­ción tan rea­lis­ta que me­re­ció el pre­mio al me­jor ac­tor en el pa­sa­do Fes­ti­val de Can­nes.

Con to­do, Tur­ner ama­só una for­tu­na en vi­da y de­jó un le­ga­do de obras co­mo ‘ El Te­me­ra­rio’ re­mol­ca­do a di­que se­co, es­co­gi­do co­mo el me­jor cuadro in­glés y que se en­cuen­tra en la Na­tio­nal Ga­llery, o Mo­dern Ro­meCam­po Vac­cino, aho­ra en la mues­tra de la Ta­te Bri­tain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.