LA RE­VIS­TA DE ANA RO­SA QUIN­TA­NA

AR - - PORTADA -

Es­cri­bo es­ta car­ta des­de Nue­va York. Ha­cía ca­si tres años que no vol­vía a es­ta ciu­dad que con­si­de­ro co­mo mía. Ca­da vez que me re­en­cuen­tro con ella es co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez: esa es su ma­gia, siem­pre dis­tin­ta pa­ra per­ma­ne­cer igual.

Vi­ne con de­ma­sia­do tra­ba­jo, ni­ños, obli­ga­cio­nes. Y ¿si ocu­rre al­go cuan­do no es­toy? Has­ta que ocu­rre y su­ce­de cuan­do no es­tás, y ¡qué mas da!, lo inevi­ta­ble es que su­ce­de, y re­sul­ta que no so­mos tan im­pres­cin­di­bles co­mo cree­mos o nos ha­cen creer, por pu­ro egoís­mo en am­bos ca­sos.

Es un gran de­fec­to de las mu­je­res, y es­pe­cial­men­te de las ma­dres: cree­mos que el mun­do se sos­tie­ne so­bre nues­tros hom­bros y que sin nues­tra in­ter­ven­ción na­da va a fun­cio­nar, has­ta que des­cu­bri­mos que los via­jes que nos he­mos per­di­do, las meriendas con ami­gas o las es­ca­pa­das con nues­tra pa­re­ja que he­mos de­ja­do de ha­cer no han ser­vi­do pa­ra na­da. El mun­do si­gue gi­ran­do, nues­tra em­pre­sa fun­cio­nan­do, los hi­jos nun­ca lo van a va­lo­rar y no­so­tras he­mos he­cho el pri­mo.

Pro­pó­si­to pa­ra el 2015: un po­co mas de hu­mil­dad y con­fian­za en nues­tro en­torno, ma­ri­do, hi­jos, com­pa­ñe­ros... To­do el día re­pe­ti­mos eso de que na­die es im­pres­cin­di­ble, pe­ro en el fon­do no lo pen­sa­mos, y no por ego u or­gu­llo, sino por ese ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad que las mu­je­res es­pa­ño­las lle­va­mos en nues­tro có­di­go ge­né­ti­co y que nos afec­ta a to­das por igual.

Sí, me he ve­ni­do a Nue­va York, he fal­ta­do dos días a mi tra­ba­jo por pri­me­ra vez en diez años, mis hi­jos se han que­da­do con sus abue­los, no he co­gi­do el te­lé­fono, ni mi­ra­do el co­rreo elec­tró­ni­co, y, ¡oh, mi­la­gro!, to­do si­gue en su si­tio, y lo que es me­jor, no ten­go ma­la con­cien­cia.

Lec­ción de es­te año que aca­ba y que per­so­nal­men­te quie­ro per­der de vis­ta. Adiós 2014, ve­te co­mo ella (mi ma­dre) se fue. Es­tas son pa­ra mí unas Na­vi­da­des de au­sen­cia y año­ran­za, de si­lla va­cía y lá­gri­mas aho­ga­das, pe­ro tam­bién de homenaje a su obra, una fa­mi­lia uni­da que se quie­re y se ayu­da. Ador­na­re­mos la ca­sa, pon­dre­mos la me­jor me­sa y brin­da­re­mos por ha­ber­la te­ni­do tan­tos años.

Por las no­ches, cuan­do me acues­to y le cuen­to lo que me preo­cu­pa o me ago­bia, le pro­me­to que con el año nue­vo le voy a ha­cer por fin ca­so: “Sí, ma­má: voy a pen­sar un po­co más en mí, me voy a cui­dar más y voy a tra­ba­jar me­nos”.

Y sien­to que des­de don­de es­tén las per­so­nas bue­nas que nos de­jan, me son­ríe y me aca­ri­cia el pe­lo.

Fe­liz Na­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.