Fit­ness

An­ti­gim­na­sia, hot yo­ga, fel­den­krais... Des­cu­bre có­mo con­se­guir el per­fec­to equi­li­brio en­tre cuer­po y men­te.

AR - - SUMARIO - Tex­to: LO­LA SO­TO.

“El yo­ga te ayu­da a en­ten­der qué ne­ce­si­ta tu cuer­po”

La mo­de­lo des­cu­brió el yo­ga ha­ce nue­ve años en Nue­va York, don­de re­co­no­ce que el es­trés in­ci­ta a lle­var­lo a ca­bo, y don­de, qui­zás no por ca­sua­li­dad, hay una ofer­ta in­nu­me­ra­ble de es­cue­las. Des­de en­ton­ces, no lo ha de­ja­do. Con el tiem­po, ha en­con­tra­do la mo­da­li­dad que va más con ella: el yo­ga ash­tan­ga. Es qui­zás el es­ti­lo más fí­si­co y, des­de lue­go, el más es­pec­ta­cu­lar, si nos ate­ne­mos a las fotos que cuel­ga la mo­de­lo en su cuen­ta de Twit­ter jun­to a su pa­re­ja, el fut­bo­lis­ta Car­les Pu­yol. Pa­ra ella, el yo­ga es im­pres­cin­di­ble pa­ra su bie­nes­tar fí­si­co y men­tal.

Mu­chas mo­de­los os de­cla­ráis fans de es­ta prác­ti­ca. ¿Sim­ple ca­sua­li­dad o hay al­go más? Creo que es por­que las mo­de­los te­ne­mos una vi­da nó­ma­da y prac­ti­car yo­ga es de lo más fá­cil: no ne­ce­si­tas ca­si na­da, ni tan si­quie­ra un gim­na­sio. Por eso nos va tan bien. Ade­más, a mí me ha si­do muy útil en mi pro­fe­sión, por­que me ha ayu­da­do a en­ten­der mi cuer­po.

¿Qué te ha se­du­ci­do del yo­ga?

Que me ha­ce sen­tir muy bien fí­si- ca­men­te. Ade­más, con él he con­se­gui­do re­co­no­cer o in­clu­so des­cu­brir par­tes de mi cuer­po que ni sa­bía que te­nía. Es bru­tal, in­clu­so te ayu­da a en­ten­der qué ne­ce­si­ta tu or­ga­nis­mo. Y a mí per­so­nal­men­te no so­lo me apor­ta bie­nes­tar fí­si­co, sino tam­bién men­tal.

Que, ima­gino, lo con­si­de­ra­rás igual de im­por­tan­te... Por su­pues­to. Yo in­ten­to me­di­tar a tra­vés del mo­vi­mien­to. El yo­ga te da la opor­tu­ni­dad de pa­rar la men­te y tran­qui­li­zar­la, de es­tar co­nec­ta­da con tu res­pi­ra­ción. Eso, sin du­da, fue lo que me en­gan­chó.

¿Es al­go que lue­go pue­das apli­car a tu vi­da dia­ria? To­tal­men­te. Por ejem­plo, a ve­ces tie­nes mie­do a cier­tas pos­tu­ras: no es que no pue­das ha­cer­las, es que al­go te pa­ra­li­za. De re­pen­te, en una cla­se ya no sien­tes mie­do y di­ces: “¿Por qué no?”. No es una cues­tión de fuer­za. Ese afán de su­pera­ción se tras­la­da tam­bién a la vi­da, lo que me pa­re­ce chu­lí­si­mo.

¿Ca­da cuán­to prac­ti­cas yo­ga? Ca­da tres días, más o me­nos. Lo ideal es ha­cer­lo por la ma­ña­na. Cuan­do via­jo y es­toy so­la lo ha­go así, an­tes de ir a tra­ba­jar, ¡muy tem­prano! Pe­ro cuan­do es­toy en ca­sa o en fa­mi­lia eso se com­pli­ca.

¿Prac­ti­cas tam­bién la me­di­ta­ción fue­ra del yo­ga? A ve­ces. Bá­si­ca­men­te ha­go res­pi­ra­cio­nes al ir­me a dor­mir o al des­per­tar. No soy cons­tan­te y de­be­ría. Pa­ra mí, la me­di­ta­ción va di­ri­gi­da a ser cons­cien­te de la res­pi­ra­ción, no­tar ca­da par­te de tu cuer­po y co­nec­tar­te con él. No se tra­ta de de­jar la men­te en blan­co: yo eso no lo he con­se­gui­do en mi vi­da.

¿Se­guis­te las cla­ses in­clu­so es­tan­do em­ba­ra­za­da de Ma­nue­la? Por su­pues­to, prac­ti­qué yo­ga in­clu­so el mis­mo día que di a luz. Y gra­cias a las cla­ses pu­de rec­ti­fi­car el do­lor de es­pal­da de em­ba­ra­za­da y no tu­ve ciática.

¿Te ve­re­mos prac­ti­car­lo con ella? En cuan­to pue­da, lo ha­ré. Me pa­re­ce muy di­ver­ti­do. Ade­más, los ni­ños son muy fle­xi­bles y no tie­nen mie­do, con lo cual es muy fá­cil que apren­dan. En Es­pa­ña es un po­co des­co­no­ci­da en ni­ños, pe­ro me en­can­ta­ría que se im­par­tie­ra en las es­cue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.