San­ti Mi­llán

Char­la­mos con el ac­tor de mo­da en un es­ce­na­rio de lu­jo: el Pa­lau de la Mú­si­ca Ca­ta­la­na.

AR - - SUMARIO - Tex­to: SA­RA CAM­PE­LO. FOTOS: CÉ­SAR NÚ­ÑEZ.

Co­mo el chef en­fu­rru­ña­do de Chi­rin­gui­to de Pe­pe (Te­le­cin­co), show­man en su es­pec­tácu­lo San­ti

Mi­llán Li­ve! o co­ne­ji­llo de in­dias de Pa­blo Mo­tos en El hor­mi

gue­ro, de An­te­na 3, San­ti Mi­llán tie­ne mu­chas fa­ce­tas pe­ro una so­la ca­ra, esa faz de caradura en­can­ta­dor que le ha lle­va­do a con­ver­tir­se en el hombre del mo­men­to. El ac­tor, que lle­va 25 años subido en­ci­ma de un es­ce­na­rio, vi­ve con su pa­re­ja y sus dos hi­jos en Bar­ce­lo­na. Re­suel­to, po­li­fa­cé­ti­co y te­rri­ble­men­te sim­pá­ti­co, Mi­llán tie­ne la ma­ra­vi­llo­sa cos­tum­bre de acom­pa­ñar ca­da res­pues­ta con una son­ri­sa que re­zu­ma des­par­pa­jo y na­tu­ra­li­dad.

7H GH¿QHV FRPR μWULDFWRU¶ HUHV IDQ GHO WULDWO­yQ \ GLFHV TXH WX YLGD VH VXVWHQWD HQ WUHV SLODUHV VH[R KXPRU \ P~VLFD ¢$SXHVWDV WRGR DO WUHV R MXHJDV GH IDURO" Que pa­ra mí sean co­sas tan esen­cia­les no quie­re de­cir que so­lo me de­di­que a esos tres me­nes­te­res las 24 ho­ras del día, sino que son los bie­nes a los que as­pi­ro, el mo­tor de to­do.

¢1R FUHHV TXH D OD VRFLHGDG OH KDFHQ IDOWD PiV VH[R \ KXPRU" Exac­to. Hay un pro­ble­ma de ba­se que es con­fun­dir el hu­mor con la fal­ta de se­rie­dad y es jus­to lo con­tra­rio. No hay na­da más rea­lis­ta: el hu­mor es acep­tar la vi­da co­mo es. No sig­ni­fi­ca huir de lo que pa­sa, sino afron­tar­lo pa­ra su­pe­rar­lo. Es te­ra­péu­ti­co. Pa­ra mí es al­go más: no es so­lo una vo­ca­ción pro­fe­sio­nal, es una ac­ti­tud vi­tal que apli­co a to­do, Sí, soy cons­cien­te de que doy esa ima­gen. Yo creo que es por­que ten­go mi par­te fe­me­ni­na bas­tan­te desa­rro­lla­da y soy un tío em­pá­ti­co. Siem­pre me pon­go en el lu­gar del otro que ten­go en­fren­te y eso ayu­da bas­tan­te a que me vean en el rol de con­se­je­ro, pa­ño de lá­gri­mas en asun­tos del co­ra­zón y des­ti­na­ta­rio de con­fi­den­cias.

Soy muy em­pá­ti­co y ten­go mi par­te ‘‘ fe­me­ni­na muy desa­rro­lla­da. Por eso mis ami­gas me ven en el rol de con­fi­den­te

a la ho­ra de tra­ba­jar, de re­la­cio­nar­me, de vi­vir. Me en­can­ta reír­me de to­do, pa­sár­me­lo bien y creo que eso se no­ta.

¢< HQ OR TXH VH UH¿HUH DO VH[R" En es­te país se prac­ti­ca muy, muy po­co... y de ahí vie­nen la ma­yo­ría de nues­tros pro­ble­mas.

1R Vp VL HV SRU DTXHO DQXQFLR TXH SURWDJRQL]DVWH HQ FDO]RQFLOORV SRU WX VHQWLGR GHO KXPRU R SRU HVH SRUWH GH JDOiQ GHVJDUEDGR SHUR GDV OD LPDJHQ GH VHU HVH DPLJR JXD\ TXH VLHPSUH QRV YD D HQWHQGHU (QWRQFHV ¢W~ HUHV HVH DPLJR ¿HO DO TXH ODV FKLFDV OH FRQI­tDQ VXV SUREOHPDV FRQ HO RWUR VH[R" Sí, pe­ro sin dis­tin­guir en­tre ami­gos o ami­gas, ojo. Cuan­do me vie­nen con pro­ble­mas de ín­do­le amo­ro­so, me com­por­to igual tan­to si esa amis­tad pro­vie­ne de un hombre co­mo si pro­vie­ne de una mu­jer.

¢< W~" ¢%XVFDV XQ KRPEUR DPLJR HQ HO TXH DSR\DUWH FXDQGR ODV FRVDV QR VDOHQ FRPR KDE­tDV SODQHDGR"

Uf, no mu­cho. Soy más d e es­cu­char.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.