Cre­mas con co­bre

Es­te mi­ne­ral se ha con­ver­ti­do en un po­ten­te ac­ti­vo an­ti­edad. To­dos sus be­ne­fi­cios.

AR - - SUMARIO - Tex­to: LE­TI­CIA AL­BI. Fotos: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO.

Sa­ca los mi­ne­ra­les de la ta­bla pe­rió­di­ca y tras­lá­da­los a tu ne­ce­ser. Sue­na ra­ro, ¿verdad? Has­ta hoy no era ex­tra­ño oír ha­blar de cre­mas con oro, con pla­ta e in­clu­so con pla­tino pe­ro... ¿con co­bre o cinc? A par­tir de aho­ra te fa­mi­lia­ri­za­rás con ellos, ya que se han con­ver­ti­do en los in­gre­dien­tes es­tre­lla de la nue­va cos­mé­ti­ca an­ti­edad y es­tán pre­sen­tes en cre­mas, sé­rums, con­tor­nos de ojos o lo­cio­nes ex­fo­lian­tes por­que ofre­cen in­con­ta­bles be­ne­fi­cios pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo por fue­ra y por den­tro.

Des­de el in­te­rior

“Los mi­ne­ra­les desem­pe­ñan una im­por­tan­te fun­ción en la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar y son ne­ce­sa­rios pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de nues­tro cuer­po. Sien­do la piel el ma­yor ór­gano que po­see­mos, es ló­gi­co que los mi­ne­ra­les tam­bién sean fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner­la en con­di­cio­nes óp­ti­mas. De he­cho, es­tá com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que la ca­ren­cia de al­gu­nos de ellos pue­de tra­du­cir­se en una es­ca­sa re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar”, ase­gu­ra In­ma­cu­la­da Cam­pos, di­rec­to­ra téc­ni­ca de Na­tu­ra Bis­sé. Son mu­chos los mi­ne­ra­les que in­ter­vie­nen en el buen es­ta­do de la piel y la man­tie­nen jo­ven y elás­ti­ca. De en­tre to­dos ellos des­ta­ca el co­bre, que ayu­da a me­jo­rar la apa­rien­cia del ros­tro y a com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres, res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar. Tam­bién es un ex­ce­len­te ci­ca­tri­zan­te. Ade­más, el lla­ma­do ‘me­tal ro­jo’ es fun­da­men­tal pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo. Es ne­ce­sa­rio pa­ra la for­ma­ción de los gló­bu­los ro­jos y pa­ra el man­te­ni­mien­to de los va­sos san­guí­neos. Es­tá pre­sen­te en los hue­sos, los car­tí­la­gos, los múscu­los, el ce­re­bro, el co­ra­zón... En to­tal, el cuer­po hu­mano dis­po­ne so­la­men­te de en­tre 100 y 150 mg de co­bre, y pa­ra que esa can­ti­dad se man­ten­ga siem­pre inal­te­ra­ble es ne­ce­sa­rio to­mar unos 2 mg al día, al­go per­fec­ta­men­te fac­ti­ble a tra­vés de la die­ta dia­ria. Las le­gum­bres, los fru­tos se­cos o los ce­rea­les son ali­men­tos que nos apor­ta­rán ese co­bre que ne­ce­si­ta­mos, con lo cual la ne­ce­si­dad in­ter­na de es­te mi­ne­ral es­ta­rá más que cu­bier­ta.

EL CO­BRE RO­JO APOR­TA

FIR­ME­ZA AL ROS­TRO, YA QUE FA­VO­RE­CE LA ES­TI­MU­LA­CIÓN DE CO­LÁ­GENO Y

ELAS­TI­NA

Cui­da­dos a flor de piel

Sin em­bar­go, hay oca­sio­nes en las que un apor­te ex­tra no vie­ne mal, so­bre to­do cuan­do ha­bla­mos de cui­da­do de la piel: “La apli­ca­ción tó­pi­ca de pro­duc­tos cos­mé­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.