Pro­fe­sor par­ti­cu­lar pa­ra to­dos

La re­vo­lu­ción lle­ga a la edu­ca­ción.

AR - - SUMARIO - Tex­to: MI­LA FER­NÁN­DEZ

Sal­man Khan ha si­do por­ta­da de la edi­ción ame­ri­ca­na de la re­vis­ta For­bes al ser con­si­de­ra­do un re­vo­lu­cio­na­rio de la edu­ca­ción. Otra pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción, Ti­me, lo ha si­tua­do co­mo una de las cien per­so­nas más in­flu­yen­tes del mun­do. Y ¿quién es es­te chi­co de ras­gos hin­dúes y con as­pec­to de bue­na per­so­na? Un jo­ven de ori­gen ban­gla­de­sí de 38 años de Nue­va Or­leáns, in­for­má­ti­co e ingeniero eléc­tri­co, que ha es­tu­dia­do en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­sets y en Har­vard, y es el crea­dor de la Khan Aca­demy, la or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que ha na­ci­do con la in­ten­ción de re­vo­lu­cio­nar el mun­do de la edu­ca­ción... Y lo es­tá con­si­guien­do.

El ini­cio de la his­to­ria no tie­ne na­da de es­pe­cial. Un día, su pri­ma Na­dia, de 13 años, pi­dió a Sal­man ayu­da con las ma­te­má­ti­cas. La ni­ña vi­vía en Nue­va Or­leáns y a él, que tra­ba­ja­ba co­mo ana­lis­ta fi­nan­cie­ro en Bos­ton, se le ocu­rrió gra­bar ví­deos tu­to­ria­les en los que le ex­pli­ca­ba las lec­cio­nes e in­ten­ta­ba acla­rar aque­llo que no en­ten­día. La no­ti­cia de esas cla­ses par­ti­cu­la­res fue co­rrien­do en­tre fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros que tam­bién le de­man­da­ron ayu­da y le pi­die­ron que col­ga­ra los ví­deos en Youtu­be pa­ra ha­cer­los ac­ce­si­bles a más gen­te. Y es aquí don­de la his­to­ria co­mien­za a con­ver­tir­se en ex­tra­or­di­na­ria. El uso de sus tu­to­ria­les co­men­zó a ex­ten­der­se de for­ma vi­ral... In­clu­so los hi­jos de Bill Ga­tes eran usua­rios y aca­ba­ron des­per­tan­do el in­te­rés de su pa­dre por

es­te chi­co que ex­pli­ca­ba las co­sas tan bien y te­nía una in­creí­ble can­ti­dad de se­gui­do­res.

El éxi­to que con­si­guió Sal –co­mo le co­no­cen sus ín­ti­mos–, tras lle­gar a te­ner mi­les de se­gui­do­res en po­cos me­ses, le hi­zo re­plan­tear­se su vi­da. En sep­tiem­bre de 2006 crea­ba la Academia Khan, con el ob­je­ti­vo de fi­nan­ciar edu­ca­ción gra­tui­ta pa­ra to­do el pla­ne­ta a tra­vés de do­na­cio­nes. Has­ta que apa­re­ció en su vi­da Ann Doerr, una fi­lán­tro­pa es­ta­dou­ni­den­se que le pro­pu­so aban­do­nar su tra­ba­jo en Bos­ton y do­nó cien mil dolares pa­ra que pu­die­se de­di­car­se a tiem­po com­ple­to a su pro­yec­to. No du­dó en de­jar su la­bor de ana­lis­ta fi­nan­cie­ro de pro­duc­tos de al­to ries­go y en­ce­rrar­se en su cuar­to de­lan­te de un or­de­na­dor pa­ra em­pe­zar a pre­pa­rar sus cla­ses de ma­te­má­ti­cas.

Al mis­mo tiem­po, el pro­yec­to des­per­tó el in­te­rés del fun­da­dor de Mi­cro­soft, Bill Ga­tes, y de la mul­ti­na­cio­nal Goo­gle, que ayu­da­ron en la fi­nan­cia­ción de la academia apor­tan­do 15 mi­llo­nes de dolares. Aun­que no son es­tas las úni­cas gran­des do­na­cio­nes que ha re­ci­bi­do la Khan Aca­demy: des­de 2013, un acuer­do con la fun­da­ción del mag­na­te me­xi­cano Car­los Slim po­si­bi­li­ta la tra­duc­ción al es­pa­ñol de las cla­ses con el fin de que es­ta en­se­ñan­za gra­tui­ta sea ac­ce­si­ble a to­da la po­bla­ción his­pa­no­par­lan­te.

La cla­se se da la vuel­ta

En la ac­tua­li­dad, en la Khan Aca­demy tra­ba­jan 74 per­so­nas (en­tre in­ge­nie­ros, in­for­má­ti­cos, di­se­ña­do­res y pro­fe­so­res) y hay col­ga­das más de tres mil cla­ses en las diez len­guas más ha­bla­das del mun­do. Y no so­lo de ma­te­má­ti­cas: tam­bién de sa­lud y me­di­ci­na, quí­mi­ca or­gá­ni­ca, em­pren­di­mien­to, mú­si­ca o pro­gra­ma­ción. Y es­tos son los da­tos que de­mues­tran la mag­ni­tud de es­ta es­cue­la vir­tual: al mes re­ci­be la vi­si­ta de unos cua­tro mi­llo­nes de alum­nos, en el úl­ti­mo año más de cin­cuen­ta mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses han apren­di­do con Khan y ya hay ins­ti­tu­tos ame­ri­ca­nos que es­tu­dian con ese mé­to­do. Des­de Es­pa­ña re­ci­be al mes unas 400.000 vi­si­tas y el co­le­gio San Ig­na­cio Ikas­te­xea de San Se­bas­tián ya pu­so en mar­cha el pa­sa­do cur­so un pro­yec­to que in­cor­po­ra­ba cla­ses de la Academia Khan en pri­me­ro de ESO. El co­le­gio ha va­lo­ra­do los re­sul­ta­dos co­mo muy bue­nos, pues los alum­nos me­jo­ra­ron no­ta­ble­men­te sus ma­te­má­ti­cas y su in­glés.

“Aho­ra pue­do en­se­ñar de la for­ma en la que a mí me hu­bie­ra gus­ta­do que me en­se­ña­ran. Las cla­ses las di­se­ñé yo mis­mo, un ser hu­mano fas­ci­na­do por el mun­do que le ro­dea”, con-

fie­sa Sal­man en la web de la Khan Aca­demy. Por­que su in­ten­ción no se que­da en que sus ví­deos sir­van de ayu­da a los cha­va­les en sus es­tu­dios. Su pro­pues­ta, re­co­gi­da en sus dos li­bros,

The One World School Hou­se y The One World School Hou­se: Edu­ca­tion

Rei­ma­gi­ned, pre­ten­de dar la vuel­ta a los mé­to­dos uti­li­za­dos has­ta aho­ra y trans­for­mar la cla­se en el lu­gar en el que re­sol­ver las du­das. No se tra­ta de eli­mi­nar el au­la... pe­ro sí de trans­for­mar­la y apro­ve­char la tec­no­lo­gía en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.