5 ideas pa­ra lo­grar sim­pli­fi­car tus re­la­cio­nes

AR - - EN PORTADA -

Mar Can­te­ro, coach y au­to­ra del li­bro La vi­da es fá­cil si sa­bes sim­pli­fi­car, par te de la idea de que la vi­da no es sen­ci­lla, pe­ro que no­so­tros mis­mos nos en­car­ga­mos de com­pli­car­la aún más al creer que vi­vir con pro­ble­mas cons­tan­tes es lo nor­mal. Las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res tam­bién son fuen­te de hos­ti­li­da­des que, a me­nu­do, no sa­be­mos afron­tar. Es­tas son las cla­ves, se­gún la au­to­ra, pa­ra ha­cer más fá­ci­les nues­tras re­la­cio­nes con el en­torno fa­mi­liar. ¿Tus ac­ti­tu­des de­pen­den de có­mo ac­túen los otros? Es­to su­ce­de cuan­do de­ja­mos que lo que ha­gan los de­más nos afec­te has­ta el pun­to de que nues­tras ac­cio­nes pa­san a con­ver tir­se en reacciones. Reac­cio­nar y ac­tuar no son lo mis­mo. Y eso sig­ni­fi­ca que res­pon­des a una ac­tua­ción de otro con tus emo­cio­nes des­con­tro­la­das y en­tran­do en el jue­go de otra per­so­na, lo quie­ras o no. Si ac­túas, lo ha­ces des­de ti mis­ma, ges­tio­nan­do tus emo­cio­nes. No siem­pre de­ci­mos lo que que­re­mos trans­mi­tir. A ve­ces es di­fí­cil ha­cer­se en­ten­der por los de­más por­que no pen­sa­mos an­tes en lo que que­re­mos lo­grar. ¿Cuál es tu ob­je­ti­vo al ha­blar? Si lo que quie­res es que los de­más te en­tien­dan, di lo que real­men­te quie­res co­mu­ni­car. Nues­tras pa­la­bras son nues­tra car­ta de pre­sen­ta­ción an­te quie­nes nos es­cu­chan. No per­si­gas los pa­sos aje­nos. No in­ten­tes al­can­zar el rit­mo de los de­más, ol­vi­dán­do­te del pro­pio. In­ten­tar se­guir el rit­mo que mar­can la sociedad, el tra­ba­jo, o las per­so­nas de al­re­de­dor es una for­ma real­men­te efi­caz de com­pli­car­te la vi­da.

Deja de mi­rar te con los ojos de otros: no siem­pre los de­más tie­nen ra­zón, pue­den equi­vo­car­se. Pien­sa que la opi­nión que ten­gan de ti de­pen­de de la que tú ten­gas so­bre ti mis­ma. Si tie­nes una opi­nión po­si­ti­va so­bre ti, tu tra­ba­jo, tus re­la­cio­nes y tu vi­da en ge­ne­ral, los otros tam­bién lo ve­rán y to­do en tu vi­da se­rá mu­cho más fá­cil.

El es­trés com­pli­ca mu­cho la vi­da. To­dos te­ne­mos po­co tiem­po y de­ma­sia­do en lo que ocu­par­nos, pe­ro cuan­do nos de­ja­mos arras­trar por el tra­ba­jo, la fa­mi­lia y otras co­sas, nos ol­vi­da­mos de lo im­por tan­tes que so­mos y de lo pri­mor­dial que es ocu­par­nos de no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.