¿Te atre­ves con es­tos tres in­ter­na­cio­na­les?

AR - - GASTRO -

Ser un re­fe­ren­te del gus­to por las bue­nas pro­fe­sio­na­les que hay y las que triun­fan, co­mo Jan­cis Robinson, Mo­ni­ca Lar­ner y por su­pues­to la gran Jean­nie Cho Lee, con la que ten­go el gus­to de com­par­tir es­ta char­la.

Tra­di­cio­nal­men­te ha si­do un sec­tor do­mi­na­do por hom­bres, pe­ro al­go ha cam­bia­do. ¿Qué?

La edu­ca­ción, por ejem­plo. Pe­ro ha­cen fal­ta más cam­bios. Es ne­ce­sa­rio que los dia­rios, las re­vis­tas y los pro­gra­mas de te­le­vi­sión acer­quen la cul­tu­ra del vino a los ciu­da­da­nos de a pie. Soy la pri­me­ra mu­jer asiá­ti­ca que pro­mue­ve el vino des­de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, y eso se ha vis­to des­de fue­ra co­mo un lo­gro. Yo lo in­ter­pre­to co­mo un pa­so más en la bús­que­da de la igual­dad.

Ha cam­bia­do la ma­ne­ra de vi­vir el vino. Es más abier­to, sen­si­ble, vi­sual, gas­tro­nó­mi­co, co­mu­ni­ca­ti­vo, po­pu­lar, ar­te­sa­nal y sen­so­rial, y en to­dos es­tos cam­pos las mu­je­res do­mi­nan con cre­ces.

¿En qué cam­pos las mu­je­res es­tán ga­nan­do te­rreno en el sec­tor vi­ní­co­la?

Yo creo que no­so­tras do­mi­na­mos co­mo na­die la co­mu­ni­ca­ción de las sen­sa­cio­nes. Sin du­da, so­mos las rei­nas al ha­blar de emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos, y eso nos va a abrir mu­chas puer­tas.

En Asia es­tá to­do por ha­cer. Su pre­sen­cia en el sec­tor vi­ní­co­la si­gue sien­do sim­bó­li­ca. De he­cho a las mu­je­res que ven­den al­cohol se las con­si­de­ra ca­si co­mo pros­ti­tu­tas. ¡Ima­gi­na a qué ni­vel es­ta­mos! Sea co­mo sea, la Som­me­lier de sa­la y pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da. Coin­ci­do con Me­rit­xell en que las mu­je­res se es­tán ha­cien­do un hue­co im­por­tan­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ca­da vez hay más blogs, webs, fo­ros, ar­tícu­los de opi­nión o pro­gra­mas de ra­dio y te­le­vi­sión en los que par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te. Si el ob­je­ti­vo es sor­pren­der, pue­des pro­bar un vino internacional. Pe­ro ¿cuál? El club de vi­nos Vi­no­se­lec­ción nos orien­ta así: “Si eres aman­te de lo eco­ló­gi­co, el tin­to por tu­gués Pe­dra Can­ce­la Eco-Friendly (8 €) te en­can­ta­rá. Es sua­ve y li­ge­ro. Más in­ten­so es el chi­leno Ca­sa La­pos­to­lle Car­me­nè­re (11 €), con un sa­bor afru­ta­do más po­ten­te. En­tre los blan­cos, el ar­gen­tino Los Ha­rol­dos (29 €) es in­ten­so con no­tas cí­tri­cas: muy es­pe­cial. Al­ba­ri­ño per­fec­to pa­ra ma­ri­dar con pes­ca­dos. Su bo­te­lla tan es­pe­cial se de­be a los di­se­ña­do­res de mo­da Al­varno (36

¿Qué per­fi­les son los más de­man­da­dos?

men­ta­li­dad va cam­bian­do po­co a po­co, y apues­to a que las mu­je­res se­rán las ar­tí­fi­ces de la pró­xi­ma gran re­vo­lu­ción en ese sec­tor.

En los úl­ti­mos años va­rias mu­je­res han ga­na­do el con­cur­so Na­riz de Oro. ¿Es eso una se­ñal inequí­vo­ca de la ma­yor pre­sen­cia fe­me­ni­na?

En mi opi­nión, la ana­to­mía del ce­re­bro de la mu­jer tie­ne más co­ne­xio­nes en­tre los dos he­mis­fe­rios. Eso les fa­ci­li­ta la per­cep­ción sen­so­rial y el co­no­ci­mien­to de los me­ca­nis­mos de de­gus­ta­ción, lo que ha­ce que se in­cor­po­re con más éxi­to a pro­fe­sio­nes tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nas, co­mo ca­ta­do­ras o na­ri­ces por ejem­plo. Na­ce de la me­jor par­ce­la de la bo­de­ga y se ca­rac­te­ri­za por unas no­tas dul­zo­nas que re­cuer­dan a fru­ta de hue­so ma­du­ra y con un to­que cí­tri­co (13

Mar de Fra­des.

€).

Au­ra.

€).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.