Via­jes

La vi­da ad­he­ri­da a la na­tu­ra­le­za, sus pro­duc­tos ar­te­sa­nos y pue­blos con en­can­to cen­te­na­rio ex­pli­can por qué la Tos­ca­na si­gue sien­do un des­tino chic.

AR - - SUMARIO - Tex­to: LO­LA SO­TO

Los nue­ve ca­pri­chos que no pue­des per­der­te de La Tos­ca­na.

No es de ex­tra­ñar que es­ta zo­na del no­roes­te de Ita­lia ha­ya si­do, y si­ga sien­do, lu­gar de ins­pi­ra­ción y pe­re­gri­na­je pa­ra gran­des ar­tis­tas y don­de mu­chos fa­mo­sos de­ci­den com­prar una ca­sa. La Tos­ca­na, con su sin­fín de cam­pi­ñas y lo­mas sal­pi­ca­das por vi­ñe­dos, su acu­mu­la­ción de mo­nu­men­tos y su cá­li­da tem­pe­ra­tu­ra me­di­te­rrá­nea, atra­pa al via­je­ro que re­co­rre sus tie­rras.

Es­te lu­gar de en­sue­ño es­con­de en ca­da rin­cón un se­cre­to por des­cu­brir, por lo que co­no­cer­la en un par de días re­sul­ta im­po­si­ble. Sin du­da, es el des­tino per­fec­to pa­ra aque­llos que bus­quen un lu­gar en el que dis­fru­tar de los pla­nes más va­rio­pin­tos y pa­ra los aman­tes de la vi­da na­tu­ral y del buen vi­vir.

Po­de­mos co­men­zar la jor­na­da con­tem­plan­do obras de ar­te y co­no­cien­do su apa­sio­nan­te his­to­ria, o re­co­rrien­do bou­ti­ques de mo­da de di­se­ña­do­res tos­ca­nos co­mo Guc­ci o Ferragamo, y ha­cer un des­can­so pa­ra de­gus­tar su gas­tro­no­mía gour­met. La tar­de in­vi­ta a dar un pa­seo en ves­pa por las lo­mas tos­ca­nas con el olor a ro­me­ro y es­plie­go co­mo com­pa­ñe­ros de via­je, pa­rar a com­prar al­gún pro­duc­to de be­lle­za en sus far­ma­cias na­tu­ra­les en ple­na cam­pi­ña, pa­ra ter­mi­nar el día des­can­san­do en uno de sus ho­te­les ro­dea­dos de ci­pre­ses.

To­do ello, a po­cos ki­ló­me­tros de nues­tro país y con vue­los dia­rios que se adap­tan a to­dos los bol­si­llos. Un pe­que­ño pa­raí­so don­de por fin po­drás co­no­cer con to­do lu­jo de de­ta­lles la dol­ce vi­ta ita­lia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.