En­tre ma­dre e hi­ja

Da­vid Ch­ris­tian, la mar­ca de mo­da

AR - - SUMARIO - Tex­to: MI­LA FER­NÁN­DEZ. Fotos: AN­GÉ­LI­CA HERAS.

Las dos mu­je­res de­trás de la fir­ma Da­vid Ch­ris­tian.

“Es­ta­mos or­gu­llo­sas de ver dón­de he­mos lle­ga­do con nues­tros pro­pios re­cur­sos y con mu­cha ilu­sión”

Pa­lo­ma y Ma­ría no so­lo tie­nen los mis­mos gus­tos a la ho­ra de ves­tir. Tam­bién com­par­ten ho­ras de tra­ba­jo, sue­ños e ilu­sio­nes. Gra­cias a su la­bor de equi­po al fren­te de Da­vid Ch­ris­tian, han con­ver­ti­do sus pren­das en una apues­ta se­gu­ra pa­ra cual­quier fies­ta.

La fir­ma Da­vid Ch­ris­tian se ha con­ver­ti­do en to­do un re­fe­ren­te a la ho­ra de ves­tir a no­vias e in­vi­ta­das. Pe­ro en los úl­ti­mos me­ses ha ido un po­co más allá: ha con­se­gui­do ex­ten­der su área de in­fluen­cia, y ya son mu­chas las ce­le­bri­ties que con­fían en sus per­so­na­les pie­zas pa­ra asis­tir a fies­tas, pre­sen­ta­cio­nes y ce­le­bra­cio­nes de cual­quier ti­po. El nom­bre no de­be con­fun­dir­nos. No es un hombre el que es­tá de­trás de los di­se­ños. Son dos mu­je­res y, pa­ra más se­ñas, ma­dre e hi­ja. Pa­lo­ma Cha­cón y Ma­ría Ro­ca son el tán­dem per­fec­to, “co­mo una pa­re­ja de enamo­ra­dos bien ave­ni­da”, afir­man mien­tras in­ter­cam­bian mi­ra­das cómplices.

Con es­fuer­zo y tra­ba­jo han lo­gra­do ha­cer reali­dad el de­seo de la ma­dre, por­que la costura siem­pre ha for­ma­do par­te de su vi­da: “Siem­pre me ha gus­ta­do mu­cho la ro­pa: yo mis­ma les ha­cía a mis hi­jas los ves­ti­dos de fies­ta des­de que eran pe­que­ñas”. Sin em­bar­go, fue su her­ma­na la que em­pe­zó a co­ser y di­se­ñar: “De he­cho, el nom­bre de la mar­ca, Da­vid Ch­ris­tian, era de ella. Cuan­do fa­lle­ció de­ci­dí con­ti­nuar con él co­mo una es­pe­cie de homenaje”.

En el ca­so de Ma­ría, pa­re­ce que su des­tino es­ta­ba cla­ro. Con ape­nas vein­te años, cuan­do es­tu­dia­ba el se­gun­do cur­so de Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas, se unió al pro­yec­to que aca­ba­ba de ini­ciar su ma­dre, y com­pa­gi­nó las dos co­sas has­ta que fi­nal­men­te ob­tu­vo su li­cen­cia­tu­ra. Aho­ra se mues­tra en­can­ta­da y en­tu­sias­ma­da por­que tras los du­ros ini­cios –to­do em­pe­zó en su pro­pia ca­sa– ha vis­to có­mo su pro­yec­to se iba con­so­li­dan­do y em­pe­za­ba a cre­cer: “Con Da­vid Ch­ris­tian voy a

por to­das. Que­re­mos se­guir cre­cien­do y am­pliar ca­da vez más la mar­ca”.

Nos reuni­mos con ellas en su re­cién es­tre­na­da tien­da, jun­to al Pa­seo del Pra­do de Ma­drid, en la ca­lle Al­mir an­te. En­tre bo­vi­nas de hi­lo, mues­tra­rios de te­las, di­se­ños, pa­tro­nes y al­fi­le­res dis­cu­rre nues­tro en­cuen­tro. Por­que ese es su día a día: ca­si diez hor as de tr aba­jo en las que no par an de a ten­der a clien­tas y arre­glar pren­das par a que que­den per­fec­tas o plan­tear nue­vos di­se­ños y ele­gir te­ji­dos y a pli­ca­cio­nes par a su n ue­va co­lec­ción: “Es­ta­mos ca­si to­do el día yen­do y vi­nien­do: del ta­ller a la tien­da y de la tien­da al ta­ller. A par­tir del mes de mar­zo y has­ta oc­tu­bre es cuan­do más tr aba­ja­mos... Hay ve­ces que ha­ce­mos jor­na­das de has­ta 16 ho­ras. Cu­rran­tas so­mos un ra­to”, con­fie­sa Ma­ría.

Lo ha­céis to­do jun­tas: di­se­ñáis, ele­gís te­ji­dos, su­per­vi­sáis e in­clu­so ha­céis la­bo­res co­mer­cia­les. Ima­gino que no siem­pre es­ta­réis de acuer­do en to­do... ¿El pro­ble­ma pue­de ir más allá y afec­tar en el plano per­so­nal y fa­mi­liar?

Ma­ría: No, nun­ca. Por su­pues­to, hay oca­sio­nes en las que te­ne­mos opi­nio­nes di­fe­ren­tes y una de las dos tie­ne que ce­der. A ve­ces es mi ma­dre y a ve­ces soy yo.

Pa­lo­ma: Nos en­ten­de­mos fe­no­me­nal, y eso que en al­gu­nas co­sas te­ne­mos cri­te­rios muy di­fe­ren­tes. Pe­ro, bueno, nos adap­ta­mos, ve­mos lo que es más ra­zo­na­ble... A lo me­jor a mí se me ocu­rre una co­sa y ella en prin­ci­pio no es­tá de acuer­do. En­ton­ces lo ha­bla­mos, lo so­pe­sa­mos, lo va­lo­ra­mos y al fi­nal to­ma­mos la de­ci­sión de mu­tuo acuer­do.

Ma­ría, al con­tra­rio de lo que se pue­da pen­sar, pa­re­ce que tu ma­dre es la lan­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.