Una mu­jer de prin­ci­pios

Una mu­jer de prin­ci­pios

AR - - SUMARIO - Tex­to: ÁL­VA­RO FER­NÁN­DEZ–ES­PI­NA

La nue­va eta­pa de An­ge­li­na Jo­lie.

En po­co más de una dé­ca­da ha pa­sa­do de re­bel­de icono se­xual a ac­ti­vis­ta por los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro ¿quién es real­men­te An­ge­li­na Jo­lie? Re­pa­sa­mos las lu­ces y las som­bras de la ac­triz más ad­mi­ra­da de Holly­wood.

Ave­ces, la vi­da te po­ne a prue­ba con obs­tácu­los du­rí­si­mos en el ca­mino. Pe­ro no hay que de­jar­se ven­cer por los mie­dos sino afron­tar­los y to­mar el con­trol de la si­tua­ción”. Así de ca­te­gó­ri­ca con­cluía An­ge­li­na Jo­lie una emo­ti­va y con­tun­den­te car­ta pu­bli­ca­da en The New York

Ti­mes en ma­yo de 2013. En ella re­ve­la­ba la do­ble mas­tec­to­mía a la que se ha­bía so­me­ti­do me­ses an­tes de­bi­do al ele­va­do ries­go de pa­de­cer cán­cer de ma­ma. Una de­ci­sión du­rí­si­ma pe­ro ne­ce­sa­ria, en la que in­flu­yó la muerte de su ma­dre en 2007 tras ha­ber­lo pa­de­ci­do du­ran­te más de diez años. De es­te mo­do, la ac­triz se con­vir­tió en es­tan­dar­te y por­ta­voz pa­ra con­cien­ciar a las mu­je­res del mun­do de una en­fer­me­dad por la que, ca­da año, mue­ren ca­si me­dio mi­llón de per­so­nas: “De­ci­dí con­tar mi his­to­ria por­que hay mu­chí­si­mas mu­je­res que ig­no­ran que po­drían su­frir­lo y pa­ra que se­pan que, me­dian­te un test ge­né­ti­co, las op­cio­nes de com­ba­tir­lo con éxi­to au­men­tan”.

La va­len­tía y las con­vic­cio­nes de Jo­lie son ad­mi­ra­bles, un pa­pel que in­ter­pre­ta es­cru­pu­lo­sa­men­te co­mo si fue­ra cual­quie­ra de sus per­so­na­jes más fa­mo­sos de la gran pan-Pre­fie­ro di­ri­gir pe­lí­cu­las,

por­que así pue­do ha­cer eco a un men­sa­je

que ne­ce­si­ta ser oí­do”

ta­lla. Na­die me­jor que ella ha sa­bi­do con­ver­tir su po­pu­la­ri­dad en un ar­ma con la que dar voz y re­le­van­cia a las cau­sas so­cia­les y hu­ma­ni­ta­rias que pa­re­cen tan ale­ja­das del des­lum­bran­te gla­mour al que las alfombras ro­jas nos tie­nen acos­tum­bra­dos.

A pun­to de cum­plir cua­ren­ta años, su ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca in­clu­ye me­dio cen­te­nar de tí­tu­los. Hoy, la que fue­ra el sex sym­bol por an­to­no­ma­sia del nue­vo mi­le­nio ( Tomb Rai­der me­dian­te) ha evo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir­se en una fi­gu­ra de re­le­van­cia en el pa­no­ra­ma so­cial y po­lí­ti­co y a la que ni la mis­mí­si­ma La­ra Croft re­co­no­ce­ría. Pe­ro An­ge­li­na no es una san­ta. Y tam­po­co una pe­ca­do­ra.

La es­tre­lla re­bel­de

Des­de que era una ado­les­cen­te tu­vo muy cla­ro que que­ría de­di­car­se a la in­ter­pre­ta­ción. Un ca­mino al que la hi­ja de dos ac­to­res (Jon Voight y Mar­che­li­ne Ber­trand) pa­re­cía es­tar pre­des­ti­na­da, aun­que ella siem­pre ha ne­ga­do que su vo­ca­ción tu­vie­ra na­da que ver con lo que ha­bía vi­vi­do en ca­sa. Tras una épo­ca en Nue­va York sal­pi­ca­da de anec­dó­ti­cos es­car­ceos con el mun­do de la mo­da, el tea­tro y par­ti­ci­par en vi­deo­clips de Lenny Kra­vitz y Meat Loaf, en­tre otros, la jo­ven Jo­lie re­gre­só con su fa­mi­lia a Los Án­ge­les pa­ra pro­bar suer­te con el ci­ne.

Co­rrían me­dia­dos de los años no­ven­ta y la per­so­na­li­dad efer­ves­cen­te de An­ge­li­na bu­llía por de­rro­te­ros in­cier­tos. A su gus­to por la es­té­ti­ca gó­ti­ca se unió un com­por­ta­mien­to au­to­des­truc­ti­vo, de­cla­ran­do una irre­fre­na­ble atrac­ción por los cu­chi­llos y a au­to­in­fli­gir­se do­lor: “El ri­tual de cor­tar­me y sen­tir do­lor me da­ba una agra­da­ble y te­ra­péu­ti­ca sen­sa­ción de li­be­ra­ción”, afir­ma­ba sin ta­pu­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.