Cui­da­do con la bás­cu­la

AR - - SALUD -

Des­pués de una ma­la no­che ¿sien­tes que aca­bas con­vir tién­do­te en el mons­truo de las ga­lle­tas? La ra­zón es sen­ci­lla, y es que cuan­do se al­te­ra el ci­clo del sue­ño el cuer­po ex­pe­ri­men­ta una se­rie de cam­bios que lo lle­van a te­ner más ham­bre y, so­bre to­do, a pre­fe­rir ali­men­tos ca­ló­ri­cos. Por eso se sue­le de­cir que dor­mir po­co en­gor­da. ¿Un con­se­jo? Pro­cu­ra sus­ti­tuir­los por le­che, nue­ces o fram­bue­sas: te ayu­da­rán a des­can­sar. Ade­más, la fal­ta de sue­ño al­te­ra nues­tro me­ta­bo­lis­mo, lo que pro­vo­ca que que­me­mos ca­lo­rías de for­ma me­nos efi­cien­te y ter­mi­ne­mos acu­mu­lan­do gra­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.