Alma salvaje

AR - - CINE -

los bra­zos de cual­quie­ra que qui­sie­ra dár­se­lo, has­ta que, un buen día, se dio cuen­ta de que te­nía un gran agu­je­ro en el co­ra­zón im­po­si­ble de lle­nar. Pe­ro, co­mo la pro­pia Cheryl con­fie­sa, “sa­bía que no es­ta­ba des­ti­na­da a ser así, a vi­vir así, a fra­ca­sar tan som­bría­men­te”. Fue en­ton­ces cuan­do me­tió to­do lo que te­nía en una mo­chi­la y se em­bar­có en un via­je que la lle­vó a re­co­rrer los más de cua­tro mil ki­ló­me­tros que se­pa­ran el de­sier­to de Mo­ja­ve del puen­te de los Dio­ses del río Co­lum­bia (que une los es­ta­dos de Ore­gón y Was­hing­ton). Un via­je en el que se des­pi­dió de to­do pa­ra co­no­cer­se y co­men­zar una nue­va vi­da.

La adap­ta­ción al ci­ne

Más abs­trac­ta que el li­bro, Alma salvaje re­co­ge per­fec­ta­men­te to­da esa so­le­dad, la fa­ti­ga y tam­bién la paz que Cheryl vi­vió du­ran­te esos mi­les de ki­ló­me­tros que en par­te tam­bién ha te­ni­do que re­co­rrer Ree­se: “Creo que eso hi­zo que es­ta his­to­ria real­men­te me lle­ga­ra al co­ra­zón. Me gus­ta por­que ha­bla de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras, que lu­chan, que sien­ten, de esas que co­noz­co en la vi­da real y que po­cas ve­ces veo per­so­ni­fi­ca­das en guio­nes de Holly­wood”. Tan emo­cio­na­da se mues­tra con es­te tra­ba­jo que ya ha anun­cia­do que quie­re ha­cer más pe­lí­cu­las con es­te ti­po de pa­pe­les: “Quie­ro ver a mu­je­res que mues­tren ese as­pec­to tan hu­mano, que li­dien con un sin­fín de si­tua­cio­nes y sal­gan vic­to­rio­sas”. Di­rec­ción: Jea­nMarc Vallée. In­tér­pre­tes: Ree­se Whi­ters­poon y Lau­ra Dern. ¿Sa­bías que...? El di­rec­tor es el mis­mo que nos sor­pren­dió el año pa­sa­do con la ma­gis­tral Da­llas Bu­yers Club.

El li­bro

La ac­triz Lau­ra Dern, mag­ní­fi­ca tam­bién en su pa­pel, es en la fic­ción la ma­dre de Cheryl, la per­so­na a la que ella más ama y quien al mo­rir la deja to­tal­men­te ro­ta. Es­te la­zo tan fuer­te era ne­ce­sa­rio reflejarlo en el fil­me pa­ra en­ten­der el pos­te­rior hun­di­mien­to de la es­cri­to­ra: “Acep­tar una pér­di­da tan im­por­tan­te es un pro­ce­so lar­go. En mu­chos sen­ti­dos, yo acep­té la muerte de mi ma­dre allí, en ese tra­yec­to. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que, años más tar­de, no ha­ya te­ni­do que lle­gar a una com­pren­sión más pro­fun­da de ese sen­ti­mien­to de pér­di­da. De he­cho, cuan­do me con­ver­tí en ma­dre lo sen­tí de nue­vo de una for­ma muy agu­da. Yo siem­pre la voy a echar de me­nos, pe­ro aho­ra tam­bién acep­to que se ha­ya ido”, ex­pli­ca la au­to­ra.

Con to­dos es­tos mim­bres y la sen­si­bi­li­dad y el buen gus­to con la que Salvaje ha si­do lle­va­da al ci­ne nos ve­mos obli­ga­das a re­co­men­dar­te y mu­cho que dis­fru­tes de la pe­lí­cu­la. Por to­do lo que apor­ta, por­que es un bál­sa­mo pa­ra el alma y por­que a ve­ces en las his­to­rias más per­so­na­les de los de­más po­de­mos en­con­trar tam­bién, en par­te, la nues­tra pro­pia.

La ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria es Cheryl Stra­yed

(dcha.), que na­rra su pro­pia ex­pe­rien­cia en el

li­bro (Ed. Ro­ca, 19 € ).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.