Ce­le­bran­do a Ba­len­cia­ga

AR - - ARTE -

Nos es­ca­pa­mos a su mu­seo en Getaria con mo­ti­vo del 120 aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to.

Eran las 5 de la tar­de del 21 de enero de 1895 cuan­do Mar­ti­na Ei­za­gui­rre, una cos­tu­re­ra que tra­ba­ja­ba pa­ra fa­mi­lias de la aris­to­cra­cia, dio a luz a un ni­ño al que lla­mó Cris­tó­bal. Y aquí co­mien­za lo que po­dría ser un cuen­to, pe­ro que es la vi­da real de un be­bé na­ci­do en una fa­mi­lia hu­mil­de de Getaria (Gui­púz­coa) que aca­bó con­ver­ti­do en un hombre que con­quis­tó el mun­do con sus mo­de­los de al­ta costura: Ba­len­cia­ga.

Des­de pe­que­ño, Cris­tó­bal so­ña­ba con ser mo­dis­to y su ta­len­to era tan gran­de que, con só­lo 13 años, la mar­que­sa de Ca­sa Torres le dio un tro­zo de te­la pa­ra que co­pia­ra uno de sus ves­ti­dos, co­sa que el jo­ven hi­zo a la per­fec­ción. Fue así co­mo la aris­tó­cra­ta se con­vir­tió en la me­ce­nas del más im­por­tan­te crea­dor de mo­da es­pa­ñol.

Pa­ra co­no­cer me­jor su ar­te y com­pren­der de pri­me­ra mano la ad­mi­ra­ción que des­per­ta­ba en­tre con­tem­po­rá­neos su­yos co­mo Coco Cha­nel, Gi­venchy o Ch­ris­tian Dior, quien de­cía de él que era “el maes­tro de to­dos”, na­da me­jor que vi­si­tar el fa­bu­lo­so mu­seo de­di­ca­do a su fi­gu­ra y su obra en Getaria. Allí, en un mag­ní­fi­co edi­fi­cio, se ex­hi­ben unas 1.600 pie­zas. Es la co­lec­ción más im­por­tan­te de­di­ca­da al di­se­ña­dor,

Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, en su sa­lón de costura de Pa­rís. A la de­re­cha, dos mo­de­los lu­cen sus ves­ti­dos en los años se­sen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.