“A par­tir de los 45 años, cam­bia la es­truc­tu­ra cu­tá­nea y sur­ge la fla­ci­dez”

AR - - INFO -

Jun­to a las arru­gas, la pér­di­da de vo­lu­men es uno de los sig­nos que más edad apor­ta al ros­tro. Juan Are­nas, mé­di­co ase­sor de Eu­ce­rin, ex­pli­ca qué es y có­mo pue­de pre­ve­nir­se. ¿Por qué el pa­so de los años mo­di­fi­ca el vo­lu­men fa­cial? Por­que los te­ji­dos y las ca­pas de la piel van per­dien­do el con­tac­to y apa­re­cen la fla­ci­dez, el des­col­ga­mien­to y la au­sen­cia de fir­me­za: los vo­lú­me­nes se des­pla­zan por el efec­to de la gra­ve­dad y el óva­lo fa­cial pier­de su for­ma trian­gu­lar y an­gu­lo­sa. ¿Có­mo se pue­de pre­ve­nir? Hu­yen­do, en la me­di­da de lo po­si­ble, de los cam­bios drás­ti­cos de pe­so, de la so­bre­ex­po­si­ción so­lar sin pro­tec­ción y de la des­hi­dra­ta­ción de la piel. Los pro­ble­mas de fla­ci­dez o la fal­ta de fir­me­za que ten­gan un com­po­nen­te ge­né­ti­co y aque­llos que se han ins­tau­ra­do en nues­tro ros­tro ha­ce mu­chos años son los más di­fí­ci­les de re­du­cir. ¿Los tra­ta­mien­tos cos­mé­ti­cos son efec­ti­vos? Por su­pues­to, exis­ten pro­duc­tos de der­mo­far­ma­cia que es­ti­mu­lan la sín­te­sis de los ele­men­tos que apor­tan vo­lu­men a nues­tra piel allí don­de han des­apa­re­ci­do o han dis­mi­nui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.