El hom­bre so­ña­do

AR - - CINE -

En ‘Chap­pie’, su nue­va pe­lí­cu­la, in­ter­pre­ta a un sol­da­do hos­co y mal­va­do. To­da una trans­for­ma­ción del ac­tor de pectorales de ace­ro que nos tie­ne cau­ti­va­das.

Di­ce que es un ‘ti­ri­llas’ y que su muscu­loso cuer­po per­te­ne­ce a Lo­bezno, ese per­so­na­je que le ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla co­no­ci­da en el mun­do en­te­ro: “Mi re­la­ción con él es como un ma­tri­mo­nio, lle­va­mos ya 14 años jun­tos y sie­te pe­lí­cu­las, de mo­men­to”. Sin em­bar­go, Hugh Jackman nun­ca qui­so ser fa­mo­so. Era so­lo un jo­ven fas­ci­na­do con ac­tuar que, tras aca­bar la ca­rre­ra de Pe­rio­dis­mo, se ma­tri­cu­ló en la Aca­de­mia de Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal de Ar­tes Es­cé­ni­cas. Y no le fue na­da mal, por­que al po­co de em­pe­zar con­si­guió su primer pa­pel en la se­rie de la ABC Co­rre­lli, pro­ta­go­ni­za­da por la que hoy es su mu­jer, De­bo­rra-Lee Fur­ness.

Cues­ta aho­ra ver­le tan jo­ven –te­nía 27 años en aque­lla se­rie– y ha­cien­do de de­lin­cuen­te, lo que re­cuer­da en par­te a su úl­ti­mo pa­pel. Y es que Hugh se con­vier­te en un sol­da­do hos­co y mal­va­do, con un pe­lo na­da fa­vo­re­ce­dor, en Chap­pie, un fil­me que se es­tre­na el 13 de mar­zo y que man­tie­ne ex­pec­tan­tes a los aman­tes de la ciencia fic­ción, ya que es lo nue­vo del di­rec­tor que re­vo­lu­cio­nó el gé­ne­ro con Dis­trict 9.

Po­co po­día ima­gi­nar aquel chico, que en­ton­ces so­bre­vi­vía con 120 dó­la­res se­ma­na­les –“el al­qui­ler eran 55 dó­la­res, otros 50 en co­mi­da y me so­bra­ban 15”–, que lle­ga­ría a te­ner un sueldo de 20 mi­llo­nes de dó­la­res por con­ver­tir­se en un per­so­na­je de có­mic. O que ga­na­ría un Glo­bo de Oro y se­ría no­mi­na­do al Ós­car por su Jean Val­jean de Los mi­se­ra­bles. Cla­ro que po­cos como él pue­den afron­tar un pa­pel que re­quie­re de do­tes tea­tra­les y bue­na voz pa­ra el can­to. To­do un pa­seo pa­ra quien ha triun­fa­do va­rias ve­ces en Broad­way. De he­cho, su ac­tua­ción en The Boy from Oz le va­lió el Tony (los Ós­car del tea­tro) al me­jor ac­tor de mu­si­cal en 2004. Cu­rio­sa­men­te, un año más tar­de fue pre­mia­do como el me­jor pre­sen­ta­dor de la ga­la.

Y es que Hugh bor­da su pa­pel de show­man. El ac­tor con­quis­ta con su buen hu­mor por­que es na­tu­ral, es­pon­tá­neo. Fue así como ‘enamo­ró’ a to­dos los asis­ten­tes a la 68ª edi­ción de los Tony en 2014,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.