Una fa­mi­lia, pe­se a to­do

AR - - CINE -

cuan­do sal­tó al es­ce­na­rio pa­ra can­tar un rap (tie­nes el ví­deo en Youtu­be y es im­pa­ga­ble). Pe­ro es que ade­más sa­be reír­se de sí mis­mo y no es na­da di­vo, una fa­ce­ta que le ha ser vi­do pa­ra gra­bar pro­mo­cio­nes tan ori­gi­na­les como la que hi­zo pa­ra X-Men: días del fu­tu­ro pa­sa­do. En esa oca­sión, Hugh en­tre­vis­ta­ba a su yo del pa­sa­do y lle­ga­ba a pre­ve­nir­le pa­ra que no acep­ta­ra el pa­pel que más le aver­güen­za de su ca­rre­ra, el que en Mo­vie 43 le con­ver tía en un hom­bre que te­nía los tes­tícu­los en el cue­llo. Ima­gino lo que es­tás pen­san­do... Es te­rri­ble. Pe­ro to­do se ol­vi­da con el tiem­po, y so­bre to­do con ga­lar­do­nes como el Pre­mio Do­nos­tia que el Fes­ti­val de San Sebastián otor­gó a Hugh en 2013, en re­co­no­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Cán­cer de piel

En su mo­men­to, Hugh Jackman con­fe­só que uno de los epi­so­dios más du­ros de su vida ha­bía si­do pre­ci­sa­men­te no po­der te­ner hi­jos: “In­ten­tar­lo es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro cuan­do te vas dan­do cuen­ta de que eso no va a pa­sar te crea an­sie­dad”. Por eso el ma­tri­mo­nio, que en abril ce­le­bra su 19º aniver­sa­rio, de­ci­dió adop­tar a Oscar y Ava: “Na­da más ini­ciar los trá­mi­tes se pa­só esa an­sie­dad que sen­tía. Ellos son mis hi­jos”. Y si pro­fe­sio­nal­men­te al ac­tor le va más que bien, su vida per­so­nal no le an­da a la za­ga. Fe­liz­men­te ca­sa­do con De­bo­rra-Lee, 13 años ma­yor que él, Hugh se mues­tra enamo­ra­dí­si­mo de su mu­jer: “Mi re­la­ción con Deb es una de las me­jo­res co­sas que ten­go en la vida”, afir­ma. Bueno, ella y sus dos hi­jos adop­ta­dos, Ava y Oscar.

Só­lo una som­bra se cier­ne so­bre tan­ta fe­li­ci­dad: el cán­cer de piel con­tra el que el ac­tor si­gue lu­chan­do –mo­ti­vo por el que apa­re­ce mu­chas ve­ces con una ti­ri­ta en la na­riz–. El pa­sa­do mes de oc­tu­bre tu­vo que ser ope­ra­do por ter­ce­ra vez a con­se­cuen­cia de un car­ci­no­ma de cé­lu­las ba­sa­les. Por eso no se can­sa de acon­se­jar: “¡Usad pro­tec­ción so­lar!”. Y como hom­bre op­ti­mis­ta que es, afir­ma que “lo bueno es que se pue­de pre­ve­nir: es cues­tión de ha­cer­se los che­queos ade­cua­dos”.

Por nues­tra par­te, es­pe­ra­mos se­guir­le vien­do, a po­der ser en papelones tan in­ten­sos como el de Pri­sio­ne­ros o en la piel de per­so­na­jes ro­mán­ti­cos como el de Ka­te & Leo­pold.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.