En pri­me­ra per­so­na

AR - - MODA -

“To­dos los si­tios ven­den la his­to­ria de co­no­cer gen­te, ha­cer ami­gos, y qui­zá en­con­trar a tu pa­re­ja”, nos cuen­ta Pe­pa Mar­cos, au­to­ra del blog El amor en los tiem­pos del Tinder: “Des­de la ex­pe­rien­cia, os di­go que na­die, na­die, bus­ca ‘amis­tad’. Se sue­le po­ner lo de ‘amis­tad, re­la­ción o lo que sur­ja’, pe­ro la reali­dad es que la gen­te va a bus­car pa­re­ja o se­xo. Pa­ra ami­gos ya es­tá Fa­ce­book o un cur­so de fo­to­gra­fía. Mee­tic y eDar­ling son apps más so­fis­ti­ca­das don­de re­lle­nas cues­tio­na­rios in­ter­mi­na­bles so­bre pre­fe­ren­cias fí­si­cas, in­te­lec­tua­les y has­ta ni­vel ad­qui­si­ti­vo…, y ob­tie­nes un lis­ta­do de can­di­da­tos. Es cier­to que aquí sa­len mu­chas pa­re­jas. En teo­ría Tinder es pa­ra gen­te que quie­re se­xo, y ya. A mí no me ha ido mal. Me he lle­va­do al­gu­na de­cep­ción, por­que los tíos en­ga­ñan con la edad y con las fo­tos. Si ha­ces un match [es de­cir, tú po­nes que te gus­ta y él a su vez po­ne que le gus­tas tú], ya pue­des cha­tear. Si os caéis bien, os in­ter­cam­biáis el mó­vil, y la con­ver­sa­ción con­ti­núa por What­sapp. Es la fa­se 2. Que­dar en per­so­na de­pen­de de ti. Es arries­ga­do, pe­ro no más que co­no­cer a al­guien en un ga­ri­to a las dos de la ma­ña­na. Lo cier­to es que ayu­da el te­ma de la in­me­dia­tez, lo de sal­tar­se las mi­ra­di­tas en el bar, y sa­lir, que es ca­rí­si­mo, pe­ro hay que ser rea­lis­tas y te­ner la ca­be­za fría pa­ra ju­gar a es­te jue­go. En re­su­men, si quie­res en­con­trar pa­re­ja: eDar­ling o Mee­tic. No hay ga­ran­tías, pe­ro son más ‘de­cen­tes’. Si lo que quie­res es se­xo, Ba­doo, Tinder o Lo­vo. En cual­quie­ra de ellas pue­des en­con­trar ‘al­go más’, pe­ro, de en­tra­da, no es­pe­ra­ría mi­la­gros. Me­nos aún, ami­gos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.