“Ex­po­ner­nos en ex­ce­so al sol pue­de cau­sar aler­gias, que­ma­du­ras, cán­cer de piel…”

AR - - INFO -

Ase­sor Mé­di­co de Eu­ce­rin ¿El sol es el gran enemi­go de nues­tra piel? Sí, por­que una so­bre­ex­po­si­ción sin pro­tec­ción pue­de al­te­rar y oxi­dar el sis­te­ma pro­tec­tor cu­tá­neo, pro­vo­can­do aler­gias so­la­res, man­chas, des­hi­dra­ta­ción, que­ma­du­ras, en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y cán­cer de piel. ¿Có­mo sur­gen las man­chas? La ex­po­si­ción al sol de for­ma mo­de­ra­da y con pro­tec­ción ge­ne­ra la se­cre­ción de me­la­ni­na, pig­men­to que apor­ta el co­lor bron­cea­do a la piel y que ab­sor­be la ra­dia­ción so­lar. Cuan­do la ex­po­si­ción es ex­ce­si­va y sin pro­tec­ción, la me­la­ni­na se con­cen­tra en de­ter­mi­na­das zo­nas dan­do lu­gar a las man­chas. ¿Se pue­den eli­mi­nar? De­pen­de del ti­po de mancha. Al­gu­nas pue­den qui­tar­se con lá­ser y pee­lings quí­mi­cos. En der­mo­cos­mé­ti­ca, exis­ten mo­lé­cu­las que re­du­cen la sín­te­sis de me­la­ni­na, res­pon­sa­ble de que con su so­bre­pro­duc­ción se ori­gi­nen man­chas, como es el B-Re­sor­ci­nol, que re­du­ce los ex­ce­sos de pig­men­to y man­tie­ne uni­fi­ca­do el tono de la piel.

Juan Are­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.