Agen­daAR

AR - - INFO - Ma­don­na

No sa­be­mos qué es lo que más ha in­cen­dia­do las re­des: que de nue­vo ha­yan ‘hac­kea­do’ su re­cién es­tre­na­do ál­bum Re­bel Heart (ya le pa­só con el an­te­rior, MDNA); sus de­cla­ra­cio­nes so­bre 50 som­bras de Grey: “Es sexy so­lo pa­ra quien nun­ca ha te­ni­do se­xo”, o la es­té­ti­ca de su ví­deo pro­mo­cio­nal Li­ving for Lo­ve.

En él to­rea a sus se­mi­des­nu­dos bai­la­ri­nes, al­go que gus­tó al pú­bli­co de la úl­ti­ma ga­la de los Grammy, pe­ro que otros han cri­ti­ca­do por su ex­tra­va­gan­te es­té­ti­ca ero­ti­co­tau­ri­na. Una atre­zo na­da nue­vo, por­que ya lo ha usa­do va­rias ve­ces (como cuan­do se ro­deó de ma­ta­do­res pa­ra La is­la bo­ni­ta en la gi­ra de Who’s That Girl).

Da igual de dón­de ven­gan las lla­mas: la di­va siem­pre se ha pues­to el mun­do por mon­te­ra. A sus 56 años, con más de 300 mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos y una for­tu­na de 800 mi­llo­nes de dó­la­res, Ma­don­na sa­be que lo im­por­tan­te es que ha­blen de ella: la pro­mo­ción man­da... y la ¿ma­la? suer­te ayu­da (su ba­ta­ca­zo en los Brit Awards fue tren­ding to­pic mun­dial en se­gun­dos). Ade­más, tras el fra­ca­so de su MDNA de­bía echar el res­to, y lo ha he­cho pa­ra su muy bai­la­ble nue­vo dis­co, que “mues­tra la par­te más re­bel­de y ca­na­lla que lle­vo den­tro y tam­bién la más ro­mán­ti­ca”, ex­pli­ca. Es­tá cla­ro que ¡Ma­don­na ha vuel­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.