Nues­tro Lan­nis­ter fa­vo­ri­to

AR - - INFO -

El 13 de abril lle­ga a las pan­ta­llas la quin­ta tem­po­ra­da de ‘Jue­go de tro­nos’, y con ella Ty­rion, uno de sus per­so­na­jes más gran­des.

Cuan­do se mi­de 1,34 me­tros no es fá­cil pa­sar des­aper­ci­bi­do. Cuan­do se es Ty­rion Lan­nis­ter, de Jue­go de tro­nos, es di­rec­ta­men­te im­po­si­ble.

Con ca­si vein­te mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res por ca­pí­tu­lo en EE.UU. y en­car­nan­do al per­so­na­je más que­ri­do (ca­ri­ño que au­men­tó an­te el te­mor de que mu­rie­se en la fic­ción), la fa­ma de Pe­ter Din­kla­ge no de­ja de su­bir. Qui­zás por eso, a sus 42 años, pre­fie­ra la tran­qui­li­dad de vi­vir con su mu­jer, di­rec­to­ra tea­tral, su hi­ja de tres años y su pe­rro en una ca­sa en las mon­ta­ñas cer­ca de Nue­va York. Le­jos que­da ya cuan­do vi­vía en una ca­sa “con el horno lleno de ra­tas”, cuen­ta. Sí, sus co­mien­zos fue­ron es­pe­cial­men­te du­ros.

Re­co­no­ce que su al­tu­ra “de ado­les­cen­te me amar­ga­ba y me en­fa­da­ba”, pe­ro aho­ra com­par­te con Ty­rion es­tas pa­la­bras: “O te es­con­des en un rincón os­cu­ro o alar­deas de ello y lo uti­li­zas como es­cu­do”. Y es­to úl­ti­mo es jus­to lo que hi­zo, acos­tum­bra­do a que sus pa­dres, de es­ta­tu­ra nor­mal, le hi­cie­ran es­for­zar­se por al­can­zar to­do lo que qui­sie­ra, por muy al­to que es­tu­vie­se, y ha­bla­mos en sen­ti­do li­te­ral. Qui­zás por eso no ha per­mi­ti­do que su ta­lla le de­fi­na, y siem­pre ha re­cha­za­do los pa­pe­les es­cri­tos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra enanos, ex­cep­to en Las cró­ni­cas de Nar­nia: el prín­ci­pe Cas­pian. Fil­mes tan in­tere­san­tes como Li­ving in Oblivion (su de­but en 1995) o The Sta­tion Agent ya de­ja­ban in­tuir que su ta­len­to era de­ma­sia­do gran­de como pa­ra en­ca­si­llar­se. Su su­bli­me in­ter­pre­ta­ción de Ty­rion Lan­nis­ter, con la que ha lo­gra­do un Glo­bo de Oro y un Emmy al me­jor de ac­tor de re­par­to, lo de­mues­tra: “Creo que Ty­rion es un hé­roe tran­qui­lo. Y eso me gus­ta”, afir­ma Pe­ter. Cree­mos que a él le su­ce­de lo mis­mo, y por eso nos gus­ta. Es­te mis­mo mes pue­des ver­le en El hom­bre más en­fa­da­do de Brooklyn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.