Por qué nos gus­ta tan­to

AR - - INFO -

‘La tem­plan­za’, su nue­va no­ve­la, pro­me­te ser tan exi­to­sa como ‘El tiem­po en­tre cos­tu­ras’. Es­tas son las cla­ves de un li­bro inol­vi­da­ble.

Un per­so­na­je mas­cu­lino muy atrac­ti­vo. Es la pri­me­ra no­ve­la de Ma­ría Due­ñas pro­ta­go­ni­za­da por un hom­bre. Se lla­ma Mau­ro La­rrea y, a pe­sar de su ori­gen es­pa­ñol, es­tá “más me­xi­ca­ni­za­do que el cas­ti­llo de Chapultepec”, es­cri­be la au­to­ra. Te­me­ra­rio, con un to­que sal­va­je, apa­sio­na­do y ro­mán­ti­co, nos ha­ce sus­pi­rar to­da la no­ve­la al ima­gi­nar­nos en­tre sus bra­zos fuer tes. Si es­ta his­to­ria se lle­va­ra al ci­ne, a Ma­ría le gus­ta­ría que lo in­ter­pre­ta­ra el ac­tor Be­ni­cio del To­ro. Una gran his­to­ria de amor, in­tri­gas de fa­mi­lia y de­rro­tas. Cuan­do una mu­jer como So­le­dad Mon­tal­vo, la ele­gan­te y per­tur­ba­do­ra es­po­sa de un mar­chan­te de vi­nos, se cru­za con un hom­bre como Mau­ro La­rrea, pue­de pa­sar de to­do. Que sal­ten chis­pas, que cam­bie el des­tino de am­bos pa­ra siem­pre o que nos enamo­re­mos de por vida. Glo­rias, de­rro­tas, ven­gan­zas y via­jes a ciu­da­des tan exó­ti­cas como la es­plén­di­da Ha­ba­na co­lo­nial lo­gran des­per­tar en no­so­tras gran­des emo­cio­nes que nos man­ten­drán has­ta el fi­nal en­ca­de­na­das a una his­to­ria tan apa­sio­nan­te como de­li­ca­da y adic­ti­va. El ex­qui­si­to mun­do del vino. Cuen­ta Ma­ría que cu­rio­sa­men­te la idea pa­ra es­ta no­ve­la sur­gió en el trans­cur­so de un via­je a Lon­dres. De­lan­te de ella via­ja­ba una pa­re­ja que no de­ja­ba de be­ber je­rez. Fue así como es­te vino se con­vir tió en uno de los pro­ta­go­nis­tas de la no­ve­la y, con él, la ciu­dad que le da nom­bre y que du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX se con­vir tió en un en­cla­ve cos­mo­po­li­ta gra­cias a su co­mer­cio con In­gla­te­rra. Si eres una bue­na afi­cio­na­da al vino, te gus­ta­rá aso­mar­te a es­tas pá­gi­nas pa­ra pa­sear en­tre vi­ñe­dos, vi­vir por un mo­men­to ese apa­sio­nan­te mun­do de la vi­ti­cul­tu­ra y la eno­lo­gía y lle­gar a de­gus­tar has­ta un Ro­ma­née-Con­ti, uno de los vi­nos más ex­qui­si­tos y ca­ros del mun­do. De nue­vo, la mo­da. Sin te­ner el pro­ta­go­nis­mo de El tiem­po en­tre cos­tu­ras, la mo­da vuel­ve a co­lar­se en­tre las pá­gi­nas de una no­ve­la de Ma­ría Due­ñas. Y lo ha­ce de la mano de esas fies­tas y esas ci­tas en el tea­tro or­ga­ni­za­das por la al­ta bur­gue­sía del si­glo XIX. Ves­ti­dos de ter­cio­pe­lo o de sa­tén de hom­bros des­cu­bier­tos, her­mo­sos ru­bíes y fal­das que su­su­rran dis­cre­ción a ca­da pa­so son al­gu­nas de los to­ques más fe­me­ni­nos e im­pres­cin­di­bles. Ma­ra­vi­llo­sas des­crip­cio­nes de pa­la­cios. A la escritora la sub­yu­gan es­tos her­mo­sos edi­fi­cios y le en­can­ta des­cri­bir­los. Así en­tra­mos en es­tan­cias de en­sue­ño con den­sas al­fom­bras, ja­rro­nes lle­nos de flo­res fres­cas so­bre pies de ala­bas­tro o so­ber­bios re­lo­jes so­bre chimeneas en­cen­di­das. To­do un mun­do que ha­ce que La tem­plan­za des­ti­le en­can­to, ma­gia y gla­mour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.