¿Por qué rom­pe­mos?

AR - - PSICC -

Dos de ca­da mil españoles es­tán se­pa­ra­dos o di­vor­cia­dos, es­pe­cial­men­te en Ca­na­rias, Ceu­ta y Ca­ta­lu­ña, que son las co­mu­ni­da­des con más ta­sa de adio­ses le­ga­les. Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of Fa­mily and Eco­no­mic Is­sues, las prin­ci­pa­les cau­sas de rup­tu­ra son:

El di­ne­ro. Que­da feo dis­cu­tir por eu­ros, pe­ro lo ha­ce­mos, es­pe­cial­men­te en las pri­me­ras fa­ses de la re­la­ción. Lo de “con­ti­go pan y ce­bo­lla” se lo de­ja­mos al re­fra­ne­ro.

La co­mu­ni­ca­ción. Al prin­ci­pio in­ten­ta­mos po­ner siem­pre bue­na ca­ra pa­ra que to­do va­ya como la se­da, pe­ro ¿cuán­to de real tie­ne es­ta si­tua­ción? Si no so­mos ca­pa­ces de de­cir con res­pe­to lo que pen­sa­mos y lo que que­re­mos, mal va­mos.

La in­fi­de­li­dad. Ay, el aco­mo­da­mien­to. Pa­sa­do el subidón de se­ro­to­ni­na ini­cial, nos vol­ve­mos va­gos en la se­duc­ción y buscamos fue­ra lo que no te­ne­mos en ca­sa.

Las ta­reas del ho­gar. Se­gún los ex­per­tos, cuan­to ma­yor es la par­ti­ci­pa­ción de un hom­bre en es­ta la­bor tan pro­sai­ca, más ar­mo­nio­sa es la re­la­ción de pa­re­ja.

Los hi­jos. Son fuen­te de con­flic­tos tan­to a la ho­ra de plan­tear si se tie­nen como, una vez na­ci­dos, cuan­do re­par­ti­mos las ta­reas del cui­da­do y la crian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.