Ellos cru­za­ron la lí­nea ro­ja

AR - - TESTIMONIC -

Cuan­do Emi­lia Soria se en­con­tró en la ca­lle una tar­je­ta de cré­di­to no lo du­dó: com­pró pa­ñales y po­ti­tos pa­ra su hi­ja... una ac­ción que la jus­ti­cia cas­ti­gó con un año y me­dio de pri­sión y que gra­cias a la mo­vi­li­za­ción so­cial en torno a su jui­cio en 2013, la con­de­na se que­dó en 30 días de ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad. ¿Has­ta dón­de lle­ga una ma­dre por dar de co­mer a sus hi­jos? Si bien un de­li­to es un de­li­to y la jus­ti­cia de­be­ría ser igual pa­ra to­dos, la opi­nión pú­bli­ca ejer­ció tan­ta pre­sión so­bre el ca­so que el juez re­du­jo en lo po­si­ble la pe­na. La si­tua­ción de in­de­fen­sión an­te la Jus­ti­cia fue lo que lle­vó a Juan Hol­ga­do a mo­vi­li­zar­se: su hi­jo fue ase­si­na­do en la ga­so­li­ne­ra don­de tra­ba­ja­ba ha­ce 18 años en Je­rez de la Fron­te­ra por una ban­da or­ga­ni­za­da cu­yos in­te­gran­tes nun­ca fue­ron in­cri­mi­na­dos. Pa­ra con­se­guir jus­ti­cia, Jor­ge lle­gó a dis­fra­zar­se e in­fil­trar­se en­tre los ase­si­nos de su hi­jo y así con­se­guir prue­bas. Su his­to­ria lle­gó a la pe­que­ña pan­ta­lla de la mano de Pa­dre co­ra­je, una exi­to­sa pro­duc­ción en la que Be­ni­to Zam­brano re­crea­ba la odi­sea de un hom­bre en bus­ca de jus­ti­cia. Hol­ga­do cru­zó la lí­nea ro­ja, pu­so su vida en pe­li­gro y de­mos­tró has­ta dón­de lle­ga el amor de un pa­dre que bus­ca que se ha­ga jus­ti­cia con los inocen­tes y las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.