Un tes­ti­mo­nio con­mo­ve­dor

AR - - CINE - Kristin Scott Tho­mas

La pe­lí­cu­la Sui­te fran­ce­sa es­tá ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Irè­ne Né­mi­rovsky, una jo­ya li­te­ra­ria lle­na de sen­si­bi­li­dad que di­bu­ja el pai­sa­je co­ti­diano de una Fran­cia ocu­pa­da. La au­to­ra, una ju­día ru­sa re­fu­gia­da en es­te país, pu­do es­cri­bir so­lo dos par­tes de las cin­co que iban a com­po­ner es­ta no­ve­la, an­tes de ser de­por­ta­da a Ausch­witz, don­de mu­rió. El pró­lo­go, es­tre­me­ce­dor, son sus ano­ta­cio­nes so­bre có­mo ella mis­ma vi­vió la ocu­pa­ción (Ed. Sa­la­man­dra).

Ha anun­cia­do su re­ti­ro en va­rias oca­sio­nes por­que es­tá “can­sa­da” de que siem­pre la lla­men pa­ra in­ter­pre­tar los mis­mos per­so­na­jes y así dar ca­ché a cier­tas pro­duc­cio­nes. Y eso a pe­sar de que ella mis­ma ha ca­li­fi­ca­do de “desas­tre” la fal­ta de pa­pe­les pa­ra las ac­tri­ces ma­yo­res de cin­cuen­ta años. Y es que con su ta­len­to uno no se pue­de con­for­mar con cual­quier pa­pel.

Afor­tu­na­da­men­te, si­gue ha­bien­do per­so­na­jes muy go­lo­sos de in­ter­pre­tar, como es el ca­so del que en­car­na en Sui­te fran­ce­sa. Ba­sa­da en la ex­ce­len­te no­ve­la de Irè­ne Né­mi­rovsky, Kristin Scott Tho­mas se con­vier­te en la con­tro­la­do­ra y as­fi­xian­te sue­gra de la pro­ta­go­nis­ta, Lu­ci­le Age­llier (Mi­che­lle Wi­lliams). El fil­me cuen­ta la si­tua­ción que mu­chas fa­mi­lias vi­vie­ron du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na de Fran­cia al ser obli­ga­das a con­vi­vir con sus enemi­gos en el mis­mo pue­blo e, in­clu­so, ba­jo el mis­mo te­cho. Scott, una or­gu­llo­sa fran­ce­sa que se re­be­la con­tra es­ta si­tua­ción, nos trae a la me­mo­ria una ac­tua­ción tan me­mo­ra­ble como la de Gos­ford Park.

Tras es­te es­treno, la ac­triz se­gui­rá sin po­der aban­do­nar el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción, pues­to que ha de asu­mir la im­por­tan­tí­si­ma la­bor de su­ce­der a He­len Mi­rren en The Au­dien­ce, la famosa obra de tea­tro so­bre la rei­na Isabel II: “To­do un re­to”, como le di­jo la pro­pia so­be­ra­na du­ran­te la ce­re­mo­nia en la que Kristin fue nom­bra­da da­ma del Im­pe­rio bri­tá­ni­co. Se­gu­ro que una vez más de­mues­tra cuán­to se equi­vo­ca­ron quie­nes en 1986 la no­mi­na­ron como peor es­tre­lla emer­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.