Por Ana Rosa Quin­ta­na

AR - - SUMARIO AR -

Aho­ra que mu­chas ma­dres son ma­dres y pa­dres –y mu­chos pa­dres son ma­dres– ca­si siem­pre de ge­me­los. Aho­ra que las fa­mi­lias son en mu­chos ca­sos eso que se lla­ma ‘nue­vas fa­mi­lias’, que la fa­mi­lia tra­di­cio­nal no se sa­be cuán­do de­ja­rá de ser­lo –pue­de ser que des­pués de las va­ca­cio­nes de ve­rano o de Na­vi­dad, fe­chas de­li­ca­das pa­ra pa­re­jas en cri­sis–. Aho­ra que na­da es lo que era, que vi­vi­mos más y me­jor, que to­do se re­tra­sa, que hay tiem­po pa­ra las se­gun­das opor­tu­ni­da­des e in­clu­so pa­ra las ter­ce­ras. Aho­ra que des­pués de 40 años de ma­tri­mo­nio pa­pá y ma­má se di­vor­cian.

Aho­ra, las ma­dres ne­ce­si­ta­mos más que nun­ca esa pos­tal con un di­bu­jo lleno de pur­pu­ri­na, el ra­mo con flo­res a Ma­ría y la co­mi­da ro­dea­das de nues­tros po­llue­los. Pre­ci­sa­men­te aho­ra.

Tam­bién las nue­vas ma­dres, las que sa­be­mos que con­vi­vi­mos con nues­tras ca­ren­cias, siem­pre co­rrien­do, lu­chan­do con­tra el re­loj. Las que lle­ga­mos ta­co­nean­do cuan­do la fun­ción es­co­lar es­tá a pun­to de em­pe­zar, no asis­ti­mos a las reu­nio­nes de la aso­cia­ción de pa­dres, compramos por In­ter­net, re­vi­sa­mos los de­be­res ago­ta­das y que­re­mos re­cu­pe­rar to­do el tiem­po ro­ba­do du­ran­te el fin de se­ma­na.

Las ma­dres que lle­gan a to­do y creen que a na­da, y car­gan con la cul­pa de no lle­var­los al co­le­gio por la ma­ña­na o de no es­tar cuan­do re­gre­san. Las ma­dres que cree­mos que no so­mos per­fec­tas, como lo eran las nues­tras. Las que es­ta­mos equi­vo­ca­das, por­que so­mos unas mag­ní­fi­cas ma­dres, y nues­tros hi­jos, en cuan­to cre­cen un po­co, es­tán or­gu­llo­sos y son cons­cien­tes del so­bres­fuer­zo que su­po­ne ser una pro­fe­sio­nal, una mu­jer y una ma­dre.

Me gus­ta el Día de la Ma­dre, aun­que cuan­do me des­pier­te el domingo de nue­vo sen­ti­ré ese va­cío en el es­tó­ma­go que me acom­pa­ña des­de el mes de ju­lio. Un po­co más hon­do, un po­co más agudo. Es­te es mi primer domingo de ma­yo sin ma­dre, un año en el que to­do es au­sen­cia en ca­da fe­cha se­ña­la­da. Mi ter­ce­ra ci­ta con la año­ran­za, día de nos­tal­gia y de re­cuer­do, sin lla­ma­da a pri­me­rí­si­ma ho­ra, sin pri­sas pa­ra com­prar un re­ga­li­to, sin re­ser­va en su res­tau­ran­te fa­vo­ri­to. Creo que por eso es­te año el día de la ma­dre es tan im­por­tan­te pa­ra mí.

Así, de re­pen­te, soy la úni­ca ma­dre de mi ca­sa, y es­pe­ro que se cum­plan to­das las tra­di­cio­nes.

Fe­li­ci­da­des.

“Tam­bién es el día de las nue­vas ma­dres, las que con­vi­vi­mos con nues­tras ca­ren­cias, siem­pre co­rrien­do,

lu­chan­do con­tra el re­loj”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.