A mí tam­bién me enamo­ra ALE­JAN­DRO

AR - - EN NUESTRO BUZÓN - Ma­ría Moñino Ele­na Gar­cía-Cam­ba Mª Car­men Agudo

Creo que te­nía 15 años la pri­me­ra vez que es­cu­ché una can­ción de Ale­jan­dro Sanz. Era no lo ol­vi­da­ré nun­ca. En­ton­ces no sa­bía que a par­tir de ese mo­men­to su mú­si­ca me acom­pa­ña­ría el res­to de mi vida. Por eso ha si­do una gra­ta sor­pre­sa vol­ver a en­con­trar­le en las pá­gi­nas de vues­tra re­vis­ta. Al­gu­nas de sus res­pues­tas me han con­mo­vi­do es­pe­cial­men­te (so­bre to­do cuan­do ha­bla­ba de su ma­dre o de sus hi­jos), y tam­bién me he sen­ti­do muy iden­ti­fi­ca­da con to­do lo que con­ta­ban Sa­ra Car­bo­ne­ro y el res­to de ac­tri­ces. Gra­cias por se­guir enamo­rán­do­nos, Ale­jan­dro. ¡No de­jes de ha­cer­lo nun­ca! UN DÍA PA­RA AGRA­DE­CER Me ha gus­ta­do mu­chí­si­mo el edi­to­rial de Ana Rosa del nú­me­ro 163. Ten­go la gran suer­te de dis­fru­tar to­da­vía de mi ma­dre y ha­ce años que ca­da primer domingo de ma­yo ni mis her­ma­nos ni yo nos ol­vi­da­mos de que re­ci­ba su ra­mo de flo­res. Es un de­ta­lle tí­pi­co, sí, pe­ro tam­bién es una bo­ni­ta for­ma de de­cir “ma­má, te quie­ro” quie­nes, como yo, no so­mos muy da­das a ex­te­rio­ri­zar nues­tros afec­tos y sen­ti­mien­tos. Soy ma­dre y pa­dre de tres hi­jas a las que he sa­ca­do ade­lan­te con la ines­ti­ma­ble ayu­da de mis pa­dres, en es­pe­cial de mi ma­dre. Ce­le­brar ese día es de­cir­le que sin su ayu­da no hu­bie­se po­di­do ha­cer­lo. Gra­cias, ma­má; y gra­cias, Ana Rosa, por ha­cer­me re­fle­xio­nar so­bre ese día tan es­pe­cial. UNA BUE­NA ALIMENTACIÓN Pro­ven­go de una fa­mi­lia que ado­ra la co­ci­na y va­lo­ro mu­cho las re­ce­tas de siem­pre, con pro­duc­tos fres­cos e in­gre­dien­tes bá­si­cos que apor­tan to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Por eso que­ría fe­li­ci­ta­ros por vues­tro re­por­ta­je

del nú­me­ro de ma­yo. ES­CRÍ­BE­NOS A: CORREO: Re­vis­ta AR. Av­da. Car­de­nal He­rre­ra Oria, 3.

28034 Ma­drid EMAIL: co­rreoAR@hearst.es WEB: ar-re­vis­ta.com TWIT­TER: @re­vis­taAR FA­CE­BOOK: fa­ce­book.com/re­vis­taar Con el rit­mo de vida que lle­va­mos, sin tiem­po pa­ra na­da y me­nos pa­ra co­ci­nar, es muy im­por­tan­te sa­ber ali­men­tar­se co­rrec­ta­men­te. De­be­mos ser cons­cien­tes a la ho­ra de ir al su­per­mer­ca­do y ele­gir bien lo que compramos, sa­ber leer los in­gre­dien­tes y ale­jar­nos de lo que no apor­te na­da a nues­tro or­ga­nis­mo. So­mos lo que co­me­mos, y si nos cui­da­mos bien por den­tro nues­tro cuer­po lo re­fle­ja­rá tam­bién por fue­ra. EN­CUEN­TRA TU FE­LI­CI­DAD Des­pués de me­dia vida le­yen­do AR, por fin me he de­ci­di­do a es­cri­bi­ros. Hoy he vis­to a un chico de unos cua­ren­ta años con una son­ri­sa de sa­tis­fac­ción que me ha sor­pren­di­do: iba a ha­cer la com­pra con ca­ra de ilu­sión. Y me he que­da­do sor­pren­di­da al ver que le fal­ta­ba el bra­zo iz­quier­do por com­ple­to. Mi ca­be­za se ha pues­to a ma­qui­nar y a pen­sar en ese chico, en esa son­ri­sa... Me ha he­cho re­fle­xio­nar y me he sen­ti­do fa­tal: sol­te­ra, con 36 años, si­go en ca­sa de mi pa­dre, no ten­go pa­re­ja... De­ma­sia­das pe­lí­cu­las ro­mán­ti­cas uni­das a esa pre­sión de que se me pa­sa el arroz ha­cen que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.