‘‘

AR - - A FONDO -

Siem­pre he si­do más se­du­ci­do que se­duc­tor. Con Ana

fue así. Fue ella quien pen­só ‘es­te es pa­ra mí’ .

Aquí lo que más se co­no­ce es El rey, pe­ro Jo­sé Al­fre­do tie­ne au­tén­ti­cas jo­yas que ha in­ter­pre­ta­do, por ejem­plo, Cha­ve­la Var­gas, como El úl­ti­mo tra­go. Cha­ve­la, Jo­sé Al­fre­do y Ál­va­ro Ca­rri­llo se que­da­ban días en­ce­rra­dos en el Te­nam­pa [un his­tó­ri­co bar me­xi­cano] be­bien­do, dur­mien­do y es­cri­bien­do can­cio­nes. Y lue­go se me­tían en un cá­di­llac des­ca­po­ta­ble to­tal­men­te be­bi­dos. Cha­ve­la siem­pre de­cía: “Yo no sé có­mo nun­ca nos ma­ta­mos”.

Yo ten­go una ima­gen de Cha­ve­la cuan­do can­ta­ba a dia­rio en un ca­ba­ret en el DF: la sa­ca­ban aga­rra­da, por­que no po­día te­ner­se en pie, la ata­ban a una co­lum­na que ha­bía en el es­ce­na­rio y cuan­do ter­mi­na­ba de can­tar la sol­ta­ban y la lle­va­ban otra vez pa­ra den­tro.

Cha­ve­la con­ta­ba que be­bía por el te­rror que le pro­du­cía sa­lir al es­ce­na­rio. Has­ta que un día un doc­tor le Yo ha­bía he­cho Di­vi­nas pa­la­bras en Ga­li­cia y al año si­guien­te en La To­ja me in­vi­ta­ron a dar el pre­gón. Y lo hi­ce con una con­di­ción, que in­vi­ta­ran tam­bién a mi ma­dre, por­que ella se pa­só los tres años de gue­rra ci­vil en Ga­li­cia. Sa­lió con unas co­lo­nias de ni­ñas el 17 de ju­lio, el 18 ce­rra­ron las co­mu­ni­ca­cio­nes con Ma­drid y no con­si­guió re­unir­se con mis abue­los has­ta que ter­mi­nó. Ella era muy pe­que­ña y con­ta­ba que le ha­bían en­co­men­da­do que cui­da­ra de un ni­ño de cua­tro o cin­co años al que da­ba la co­mi­da, el desa­yuno... Y es­tan­do allí dan­do el pre­gón ese ni­ño se pre­sen­ta a mi ma­dre. Un se­ñor ma­yor. No sa­bes la emo­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.