VICKY MAR­TÍN BE­RRO­CAL

“He si­do fe­liz en mu­chos si­tios, pe­ro ten­go de­bi­li­dad por Es­tam­bul”

AR - - 100 % AR -

La die­ña­do­ra y em­ba­ja­do­ra de Ce­bra­lin con­fie­sa que Sevilla es su lu­gar en el mun­do, pe­ro tam­bién re­co­no­ce que dis­fru­ta y sien­te ca­da des­tino al que via­ja, ca­da nue­vo lu­gar que des­cu­bre...

Vicky, ¿cuál es ese lu­gar del mun­do en el que has si­do más fe­liz?

Siem­pre que me ha­cen es­ta pre­gun­ta ha­blo de Es­tam­bul... Aun­que he si­do fe­liz en mu­chos otros si­tios: yo he he­cho via­jes a Nue­va York má­gi­cos y re­co­rri­dos con mi hi­ja que tam­bién han si­do ma­ra­vi­llo­sos, pe­ro lo cier­to es que ten­go una de­bi­li­dad es­pe­cial por esa ciu­dad. Hay una mez­cla de cul­tu­ras que me emo­cio­na, y cuan­do voy vi­vo co­sas inol­vi­da­bles. Y como siem­pre pi­do, sue­ño y exi­jo que me pa­sen co­sas, Es­tam­bul me lle­na en ese sen­ti­do. La pri­me­ra vez que fui no que­ría vol­ver.

¿Por la gen­te o por el lu­gar?

Por las dos co­sas, la ver­dad... Me gus­tan sus mu­je­res, có­mo vis­ten, su sen­sua­li­dad... Y me en­can­tan los hom­bres, que son muy hom­bres, muy va­ro­ni­les.

¿Cuán­tas ve­ces has ido?

Mu­chas, mu­chas ve­ces... La úl­ti­ma vez que es­tu­ve fue ha­ce cin­co me­ses. Allí ten­go muy bue­nos ami­gos, como mi com­pa­ñe­ra de cuar­to en el co­le­gio de Sui­za don­de es­tu­dia­ba. Es tur­ca y una de mis gran­des ami­gas. Eso es muy im­por­tan­te: los si­tios tam­bién los ha­ce la gen­te. De to­dos ellos he apren­di­do mu­cho: su vida, sus cos­tum­bres... He de re­co­no­cer que son mis gran­des com­pa­ñe­ros de via­je en épo­cas muy im­por­tan­tes de la vida.

¿Tie­nes al­gún rincón fa­vo­ri­to?

La pri­me­ra vez que ate­rri­cé era muy tar­de y mis ami­gos me fue­ron a bus­car y me lle­va­ron a ce­nar y a to­mar unas co­pas. Ver San­ta So­fía de ma­dru­ga­da, ese lu­gar tan má­gi­co, se me que­dó pa­ra siem­pre... Tam­bién me apa­sio­na el Gran Ba­zar, por­que me en­can­ta com­prar pash­mi­nas, jo­yas... Me pier­do en­tre los pues­tos. y los co­lo­res... Aun­que te di­ré que te en­cuen­tras tan­tos españoles que al­gu­nas ve­ces es im­po­si­ble per­der­te.

Há­bla­nos de otros via­jes que re­cuer­des con es­pe­cial ca­ri­ño...

Mi lu­na de miel en Bo­ra-Bo­ra... Es un via­je con una gran his­to­ria por­que nos pi­lló el fe­nó­meno El Ni­ño. Fue­ron días trá­gi­cos, y de he­cho en un mo­men­to da­do tu­vi­mos que sa­lir hu­yen­do de la is­la. Y cla­ro, Nue­va York... ¿Quién no dis­fru­ta en esa ciu­dad? Cuan­do lle­gué por pri­me­ra vez sen­tí que ya ha­bía es­ta­do allí y no me da­ba mie­do lan­zar­me so­la a la ca­lle, a pe­sar de que nor­mal­men­te me sien­to in­có­mo­da si ten­go que es­tar so­la en un si­tio que no co­noz­co.

¿Por dón­de se pue­de ver pa­sear a Vicky en Nue­va York?

Me gus­ta la ciu­dad de ca­bo a ra­bo. Pe­ro me en­can­tan el Soho y la Quin­ta Ave­ni­da por­que dis­fru­to pa­sean­do y ‘bi­chean­do’ por las tien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.