PE­PA BUENO,

“Las pla­yas de Cá­diz son mi re­pre­sen­ta­ción del pa­raí­so”

AR - - 100 % AR -

Es una de las pe­rio­dis­tas más res­pe­ta­das de nues­tro país. Al fren­te de Hoy por hoy des­de el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, Pe­pa Bueno ha vuel­to a la te­le­vi­sión pa­ra po­ner­se a los man­dos del pro­gra­ma de en­tre­vis­tas Via­jan­do con Ches­ter. La ra­dio y la te­le la man­tie­nen ocu­pa­da ca­si las 24 ho­ras del día, pe­ro ella tam­bién sa­be dis­fru­tar de su po­co tiem­po li­bre en esos lu­ga­res don­de sa­be que va a ser fe­liz...

Pe­pa, ¿te gus­ta via­jar?

Sí... He si­do muy via­je­ra, pe­ro aho­ra ten­go tan po­co tiem­po que cuan­do ten­go días li­bres don­de quie­ro via­jar es a mi ca­sa y a mi so­fá. Pe­ro he via­ja­do mu­cho, y me en­can­ta.

¿Y cuál es el lu­gar que más fe­liz te ha he­cho, don­de me­jor te has sen­ti­do?

Mi­ra, pa­ra mí la re­pre­sen­ta­ción del pa­raí­so son las pla­yas de Cá­diz. Allí voy des­de que era muy pe­que­ña. Ten­go mu­chos re­cuer­dos y fa­mi­lia... Se­gún voy con­du­cien­do y acer­cán­do­me a Cá­diz se me va di­bu­jan­do la son­ri­sa.

¿Vas a me­nu­do?

Me­nos de lo que qui­sie­ra, pe­ro se­gu­ro un par de ve­ces al año. Es­tar allí un mes me des­co­lo­ca y me re­car­ga las pi­las. Me pon­go el pa­reo y el bi­qui­ni y me ol­vi­do del mun­do. Pa­ra mí no hay ve­rano si no voy a Cá­diz. El año que, por los mo­ti­vos que sea, no pue­do ir mu­cho tiem­po, al me­nos ten­go que re­ser­var­me tres o cua­tro días. En cuan­to pi­so sus pla­yas se me po­ne ‘cuer­po de ve­rano’.

¿Qué pla­yas son tus pre­fe­ri­das?

To­das. He re­co­rri­do su cos­ta a lo lar­go de mi vida, des­de Ta­ri­fa has­ta Cá­diz ca­pi­tal, y he ido cam­bian­do se­gún evo­lu­cio­na­ban y cre­cían los pue­blos. Yo co­no­cí Co­nil cuan­do era un pue­ble­ci­to de pes­ca­do­res... Igual que Ca­ños de Me­ca, Bo­lo­nia o San­cti Pe­tri. Ten­go ami­gos y fa­mi­lia­res por to­do el li­to­ral ga­di­tano.

¿Qué tie­nen de es­pe­cial?

Me gus­ta, so­bre to­do, su luz, tan blan­ca y un po­co ce­ga­do­ra. Soy muy atlán­ti­ca. Me en­can­ta la pri­me­ra luz de la ma­ña­na, cuan­do sue­lo ba­jar a la pla­ya. Y tam­bién la luz de úl­ti­ma ho­ra de la tar­de. ¡Qué te voy a con­tar de los atar­de­ce­res! Y si es­tás en Zaha­ra de los Atu­nes un día des­pe­ja­do y ves Áfri­ca... ¡po­ca co­sa más se pue­de pe­dir! Y en ese en­torno, una bue­na co­mi­da, ami­gos, gen­te que quie­ro, ri­sas, no pri­sas, una lar­ga so­bre­me­sa pa­ra arre­glar el mun­do... y ya es­tá el cua­dro com­ple­to.

¿Eres de las que va­lo­ran el des­tino o la com­pa­ñía?

Una co­sa es via­jar y otra es­tar de va­ca­cio­nes. Y a mí tam­bién me gus­ta ser via­je­ra, no tu­ris­ta. Y de­cir: “¡Vá­mo­nos a Es­ta­dos Uni­dos!”, y re­co­rrer un lu­gar sin na­da pla­nea­do o co­ger el co­che, pa­sar los Pi­ri­neos y lle­gar has­ta don­de se lle­gue. Si es­toy de va­ca­cio­nes pre­fie­ro ro­dear­me de los míos y dis­fru­tar con ellos.

¿Cuá­les son los lu­ga­res del mun­do que más te han im­pac­ta­do?

Cam­bo­ya me im­pac­tó po­de­ro­sa­men­te. Fui con un pro­yec­to so­li­da­rio, Es­cue­la pa­ra To­das, que in­ten­ta­ba fa­ci­li­tar una educación de ca­li­dad a ni­ñas que ha­bían si­do ex­plo­ta­das se­xual­men­te. Es un país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.