Có­mo ser fe­liz en ca­da des­tino

AR - - 100 % AR -

Via­je­ro por vo­ca­ción, es­te pe­rio­dis­ta ha vi­vi­do cin­co in­ten­sos años en Áfri­ca, de don­de ha traí­do mi­les de fo­to­gra­fías e his­to­rias. Aho­ra vi­ve en Mé­xi­co, don­de es co­rres­pon­sal de El Mun­do, tam­bién allí di­ce ser fe­liz.

y

Via­ja por pla­cer. “El mun­do es tan be­llo, du­ro, in­com­pren­si­ble, sin­gu­lar... Yo no via­jo por los de­más: via­jo por una ab­so­lu­ta e in­fan­til fe­li­ci­dad pro­pia. De pron­to te des­cu­bres en un si­tio y pien­sas: ‘¡Qué afor­tu­na­do soy por ver es­to!’”.

Dis­fru­ta de la gen­te. “La que lle­vas a tu la­do o la que vas a co­no­cer. Las per­so­nas ha­cen un si­tio inol­vi­da­ble. Lue­go hay lu­ga­res tan es­pec­ta­cu­la­res que te so­bra to­do el mun­do, has­ta tú”.

Sien­te.. “Una no­che, en el la­go Ma­laui, oí a unos pes­ca­do­res que can­ta­ban una can­ción tan me­lan­có­li­ca, tan afri­ca­na que me sen­té a es­cu­char­les en ab­so­lu­to y emo­cio­na­do si­len­cio. Pa­re­cía que llo­ra­ba el la­go”.

Sin pre­jui­cios. “Via­jar me ha en­se­ña­do que en el mun­do hay mu­cha más gen­te bue­na que ma­la. Hay más po­si­bi­li­da­des de que, si te que­das ti­ra­do o te pier­des, al­guien lle­gue pa­ra ayu­dar­te y no pa­ra ro­bar­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.