“El ri­za­dor per­mi­te crear va­rie­dad”

AR - - BELLEZA -

La on­da per­fec­ta se nos re­sis­te a to­das: ¿có­mo pon­go la te­na­ci­lla? ¿Y el pe­lo? ¿On­da gran­de o pe­que­ña? ¡La lis­ta de du­das es in­ter­mi­na­ble! Va­ya­mos pa­so a pa­so de la mano de Ca­ro­li­na Ca­po: Una vez de­ci­di­do el ta­ma­ño de la on­da, que de­pen­de del diá­me­tro de la te­na­ci­lla, co­ge un me­chón que no so­bre­pa­se los dos o tres cen­tí­me­tros. Ojo con la tem­pe­ra­tu­ra: 170 ºC es lo ideal pa­ra pe­lo grue­so, 160 ºC pa­ra el nor­mal y 150 ºC pa­ra el fino. Cui­da­do tam­bién con el tiem­po que de­ja­mos la he­rra­mien­ta: “De­be per­ma­ne­cer diez se­gun­dos”. La po­si­ción de las ma­nos es clave pa­ra di­ri­gir la on­da: “Hay que po­ner el me­chón en­ro­lla­do ha­cia de­lan­te o ha­cia atrás se­gún que­ra­mos el ri­zo en una di­rec­ción u otra”. “Des­pués se suel­ta el ri­za­dor sin des­li­zar, pa­ra con­se­guir una on­da per­fec­ta”. El to­que fi­nal son los pro­duc­tos de aca­ba­do. Tras apli­car cre­ma de­fi­ni­do­ra de ri­zos, le to­ca el turno al spray tex­tu­ri­zan­te: fi­ja­ción sua­ve o me­dia pa­ra las me­le­nas mol­dea­bles, y fuer­te pa­ra las la­cias o me­nos fá­ci­les de do­mi­nar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.