“Hay que re­don­dear las pun­tas”

AR - - BELLEZA -

Pa­ra lo­grar un buen ali­sa­do, la pre­mi­sa es cla­ra: hay que plan­char, no abra­sar. La clave es­tá en con­se­guir que el ca­be­llo pa­rez­ca prác­ti­ca­men­te li­so de na­ci­mien­to, no que lo ha­ya­mos tra­ba­ja­do a con­cien­cia: “Con el pe­lo se­co, co­ge un me­chón cu­yo an­cho no so­bre­pa­se el de la plan­cha. Así bas­ta­rá con pa­sar­la una vez”, ase­gu­ra Ca­ro­li­na. ¿La tem­pe­ra­tu­ra? En­tre 150 ºC y 170 ºC, de­pen­dien­do del gro­sor ca­pi­lar. “No hay que de­jar la plan­cha quie­ta, pues que­ma­ría la fi­bra. Me­jor des­lí­za­la con cier­ta len­ti­tud de la raíz a las pun­tas”, ex­pli­ca la es­ti­lis­ta. A la ho­ra de dar for­ma, hay que huir a to­da cos­ta de las pun­tas es­tá­ti­cas: “Pa­ra que no que­den rígidas, al lle­gar a ellas gi­ra la plan­cha li­ge­ra­men­te ha­cia den­tro, como ha­rías con un ce­pi­llo re­don­do cuan­do uti­li­zas secador”. Por úl­ti­mo, hay que pro­te­ger la fi­bra: pa­ra ello, apli­ca un pro­tec­tor tér­mi­co pul­ve­ri­zan­do so­bre ca­da me­chón a unos diez cen­tí­me­tros: “Como mu­cho usa dos pul­sa­cio­nes, de­pen­dien­do del lar­go: si pu­sie­ras más, se sa­tu­ra­ría, no se eva­po­ra­ría el pro­duc­to al pa­sar la plan­cha y el pe­lo pa­re­ce­ría su­cio y sin vida”, fi­na­li­za la ex­per­ta. ¿No­tas que la me­le­na te que­da en blo­que y no se mue­ve? “Si es­to ocu­rre es por­que es­tá de­te­rio­ra­da o es muy ri­za­da. La so­lu­ción no es­ta­ría en la plan­cha, sino en un ali­sa­do ja­po­nés”, di­ce Ca­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.