Pa­sión sin lí­mi­tes

AR - - INFO -

La fal­ta de lu­bri­ca­ción y la se­que­dad va­gi­nal ya tie­nen so­lu­ción. ¡No de­jes que arrui­nen vues­tro me­jor mo­men­to!

Con la edad tu cuer­po ga­na en mu­chas co­sas –en se­gu­ri­dad, en co­no­ci­mien­to, en sen­tir­te a gus­to con­ti­go mis­ma...–, pe­ro el pa­so de los años ha­ce que el or­ga­nis­mo vi­va cam­bios hor­mo­na­les que afec­tan a su ca­pa­ci­dad de lu­bri­ca­ción. Es­te pro­ble­ma, que pue­de lle­gar a cau­sar pi­cor ge­ni­tal, flu­jo es­ca­so, in­fla­ma­ción y has­ta in­fec­cio­nes, ya tie­ne so­lu­ción. Los lu­bri­can­tes va­gi­na­les, usa­dos a dia­rio como par­te del cui­da­do cor­po­ral, com­ple­men­tan la lu­bri­ca­ción na­tu­ral de tu cuer­po, ali­vian­do las mo­les­tias pro­du­ci­das por es­te tras­torno. Gra­cias a su tex­tu­ra, que imi­ta las pro­pias se­cre­cio­nes va­gi­na­les, apor­tan una gran sen­sa­ción de con­fort y au­men­tan el ni­vel de sa­tis­fac­ción de las re­la­cio­nes ín­ti­mas. ¡No te resignes!

Sí­gue­los y tu vida se­xual me­jo­ra­rá en muy po­co tiem­po. Usa hi­dra­tan­tes y lu­bri­can­tes va­gi­na­les a dia­rio; pe­ro, so­bre to­do, an­tes del ac­to se­xual. Mi­ma tu hi­gie­ne ín­ti­ma con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­ta par­te

del cuer­po. Evi­ta los ja­bo­nes per­fu­ma­dos y, so­bre to­do, no ol­vi­des lim­piar bien la zo­na ca­da día. ¡Quie­re sin mie­do! Por­que una vida se­xual

ac­ti­va ayu­da a dis­mi­nuir la se­que­dad va­gi­nal. Co­mén­ta­lo con tu gi­ne­có­log@. Te ofre­ce­rá un tra­ta­mien­to

per­so­na­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.